Desorden autoinmune

Enfermedad de Hashimoto o tiroiditis de Hashimoto: causas, factores de riesgo, síntomas, tratamiento

La enfermedad de Hashimoto o la tiroiditis de Hashimoto es un trastorno autoinmune en el que nuestro propio sistema inmune comienza a atacar la glándula tiroides. La glándula tiroides se encuentra en la base de nuestro cuello y su función es producir hormonas que ayudan a equilibrar las diferentes actividades de nuestro cuerpo. La enfermedad de Hashimoto produce inflamación y esta condición también se denomina tiroiditis linfocítica crónica. Comúnmente resulta en hipotiroidismo, lo que significa una glándula tiroides poco activa. Las mujeres de mediana edad corren un mayor riesgo; aunque cualquiera puede verse afectado por ello. El tratamiento comprende la terapia de reemplazo de la hormona tiroidea.

Causas de la enfermedad de Hashimoto o la tiroiditis de Hashimoto

La enfermedad de Hashimoto es una afección médica en la que el propio sistema inmunitario comienza a producir anticuerpos que atacan y glándula tiroides. La causa exacta de esto no está clara. Según la investigación, se cree que una bacteria o un virus es responsable; mientras que algunos investigadores creen que puede haber un error genético en juego. Hay varios factores que determinan las posibilidades de que una persona desarrolle esta condición, como la edad, el sexo y factores hereditarios.

Factores de riesgo para la enfermedad de Hashimoto o la tiroiditis de Hashimoto

  • Las mujeres corren un mayor riesgo de tener la enfermedad de Hashimoto.
  • Las personas de mediana edad son más propensas a desarrollar la enfermedad de Hashimoto.
  • El riesgo de desarrollar la enfermedad de Hashimoto es mayor si hay antecedentes familiares de problemas de tiroides o trastornos autoinmunes.
  • Tener un trastorno / enfermedad autoinmune previo (artritis reumatoide) , lupus, diabetes tipo 1, etc.) aumenta la probabilidad de tener la enfermedad de Hashimoto.

Signos y síntomas de la enfermedad de Hashimoto o la tiroiditis de Hashimoto

Inicialmente, los signos o síntomas pueden no ser visibles; puede haber algo de hinchazón en la región anterior de la garganta donde está presente la glándula tiroides. La enfermedad de Hashimoto progresa gradualmente a lo largo de los años y conduce al daño crónico de la tiroides. Los signos y síntomas comprenden principalmente hipotiroidismo (glándula tiroides poco activa). Los síntomas comunes del hipotiroidismo son:

  • Debilidad, cansancio, letargo.
  • Hipersensibilidad al frío.
  • Piel seca y palidez.
  • Constipación.
  • Hinchazón o hinchazón facial.
  • Ronquera.
  • Aumento de peso involuntario.
  • Dolor en los músculos junto con rigidez y sensibilidad; particularmente en las caderas y los hombros.
  • Dolor y rigidez en las articulaciones con hinchazón en las rodillas o las articulaciones de manos y pies.
  • Debilidad de la debilidad muscular, particularmente en las piernas.
  • Menorragia, que es prolongada o excesiva sangrado menstrual.
  • Ansiedad y depresión.

Investigaciones para la enfermedad de Hashimoto o la tiroiditis de Hashimoto

  • Se realizan exámenes hormonales / análisis de sangre para verificar la cantidad de hormonas producidas por la glándula pituitaria y la glándula tiroides. Si hay tiroides poco activa, el nivel de la hormona tiroidea es bajo.
  • Al mismo tiempo, aumenta la TSH o el nivel de la hormona estimulante del tiroides, ya que la glándula pituitaria estimula la glándula tiroides para producir una mayor cantidad de hormona tiroidea.
  • Se realiza una prueba de anticuerpos para detectar anticuerpos anormales.
  • Una prueba de TSH sensible es útil para diagnosticar los trastornos tiroideos en una etapa más temprana, incluso antes de que el paciente haya desarrollado algún síntoma.

Tratamiento para la enfermedad de Hashimoto o tiroiditis de Hashimoto

Dependiendo de la condición del paciente, el tratamiento se compone de observación y medicamentos. Si el paciente no padece ninguna deficiencia hormonal y la función tiroidea es normal, entonces no hay necesidad de medicamentos de inmediato y su médico puede proponer un enfoque de esperar y ver. Si la tiroides no está funcionando normalmente; y si el paciente tiene síntomas, se inician los medicamentos y, en la mayoría de los casos, es necesario tomarlos de por vida. Se administran los siguientes medicamentos:

Hormonas sintéticas para la enfermedad de Hashimoto o tiroiditis de Hashimoto

Como hay una deficiencia de la hormona tiroidea, la terapia de reemplazo se realiza con hormona tiroidea sintética, como levotiroxina (Synthroid, Levoxyl etc.) que es una hormona tiroidea sintética. La levotiroxina sintética es igual a la tiroxina, que es producida naturalmente por la glándula tiroides. La levotiroxina sintética ayuda a restaurar los niveles normales de hormonas y revierte o anula los síntomas de hipotiroidismo.

Monitoreo de dosis

Dependiendo del nivel de TSH, que se debe controlar cada seis a 12 meses, la dosis debe cambiarse en consecuencia. Es muy importante controlar la dosificación de levotiroxina. Para hacer esto, su médico controlará su nivel de TSH unas semanas después de comenzar el tratamiento, ya que el exceso de hormona tiroidea provoca un aumento en la pérdida ósea, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis. La sobredosis de levotiroxina también puede provocar arritmias (trastornos del ritmo cardíaco).

En pacientes con enfermedad coronaria o CAD, el médico comenzará el tratamiento con una dosis baja del medicamento y aumentará lentamente la dosis, de modo que el corazón pueda adaptarse al metabolismo Cuando se usa en la cantidad correcta de dosis, literalmente no hay efectos secundarios de Levothyroxine. Es importante continuar con la misma marca e informar al médico si ha cambiado la marca. También es importante tomar la dosis regularmente y no omitir ninguna dosis o suspender el medicamento abruptamente, ya que esto provocará la recurrencia de todos los signos y síntomas de esta enfermedad.

Interacción con otros medicamentos

Hay algunos suplementos, medicamentos y grupos de alimentos que pueden afectar la forma en que se absorbe la levotiroxina. Para evitar esto, levothyroxine se debe tomar por lo menos un mínimo de cuatro horas después o antes de tomar otros medicamentos. Es importante informarle a su médico si está tomando una gran cantidad de una dieta alta en fibra o productos de soja o alguna de las siguientes cosas:

  • Suplementos, como calcio y hierro; y multivitaminas que contienen hierro.
  • Medicamento para reducir el nivel de colesterol en la sangre, como Prevalite (colestiramina).
  • Antiácidos que contienen hidróxido de aluminio.
  • Medicamento utilizado para prevenir niveles altos de potasio en la sangre, es decir, sulfonato de poliestireno sódico .
  • Sucralfato, que es un medicamento administrado para el tratamiento de las úlceras.
Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment