¿Puede la hematuria desaparecer por sí sola?

La hematuria es una condición en la cual la sangre está presente en la orina. El propio paciente puede ver su presencia en la orina, y luego se llama hematuria macroscópica. Sin embargo, en algunos casos, está presente en la orina, pero no se ve a simple vista, se llama hematuria microscópica. Las causas de la hematuria pueden ser traumatismos, infecciones en el tracto urinario, ejercicios vigorosos y medicamentos como la aspirina, antibióticos, etc., cálculos renales y muchos más. La mayoría de sus casos son sin signo ni síntoma. Sus síntomas incluyen decoloración rosada o marrón rojiza de la orina, dolor en la espalda o vejiga.

¿Puede la hematuria desaparecer por sí sola?

La hematuria es una condición caracterizada por la presencia de glóbulos rojos en la orina. No es una condición grave en todos los casos. Pero puede indicar una enfermedad grave en algunos casos. Afecta tanto a personas jóvenes como a personas mayores.

La mayoría de los casos de hematuria no son graves y pueden desaparecer por sí solos. Depende totalmente de sus causas subyacentes. La hematuria resultante de ejercicios vigorosos se resuelve en 24 a 48 horas. La hematuria causada por un cálculo en el tracto urinario termina cuando se elimina o se retira el cálculo.

Ejercicios : a veces, los ejercicios extenuantes pueden provocar hematuria. La causa exacta detrás de esto no está clara; Puede deberse a un traumatismo de la vejiga, deshidratación o degradación de los glóbulos rojos.

Medicamentos : los antibióticos, los anticoagulantes, como la aspirina, los medicamentos contra el cáncer, como la ciclofosfamida, etc., pueden causar sangrado en el tracto urinario y provocar hematuria.

Los anticoagulantes como la heparina pueden causar sangrado en la vejiga urinaria.

UTI o infección del tracto urinario : la infección bacteriana puede comenzar desde la uretra y extenderse al resto del cuerpo, lo que puede ocasionar ardor durante la micción, orina de olor fuerte y dolor en la parte inferior del abdomen. Esto puede resultar en sangre en la orina.

Infecciones renales : las infecciones también pueden viajar desde el cuerpo a través de la sangre hasta el riñón, lo que puede causar fiebre, dolor en el flanco y hematuria.

Piedras en los riñones: las piedras en los riñones son pequeñas y, a menudo, indoloras. Es posible que no tengan ningún síntoma. Pero cuando causan un bloqueo, pueden resultar en un sangrado macroscópico o microscópico.

Afecciones de la próstata: las infecciones de la próstata pueden causar infecciones en la uretra y la sangre resultante en la orina.

Enfermedades del riñón : la inflamación del riñón puede provocar un sangrado microscópico. Esta inflamación puede ser el resultado de una enfermedad sistémica como la diabetes.

Tumores o cáncer : los tumores o el crecimiento canceroso en el riñón, la vejiga o la próstata pueden provocar un sangrado urinario grave. Puede que no cause otros signos o síntomas de cáncer.

Trastornos hereditarios : algunas enfermedades hereditarias que se infiltran, como la anemia falciforme o el síndrome de Alport, pueden provocar la infiltración de glóbulos rojos a través de los glomérulos. Esto puede llevar a un sangrado visible o macroscópico en la orina.

Tipos de hematuria

La hematuria es de dos tipos, hematuria macroscópica o microscópica.

Hematuria macroscópica : cuando la sangre es visible en la orina a simple vista, esta condición se conoce como hematuria macroscópica.

Hematuria microscópica : cuando los glóbulos rojos se ven solo bajo un microscopio, se llama hematuria microscópica. Se detecta mediante pruebas de orina en un chequeo de rutina.

La hematuria es en sí misma un síntoma de otro trastorno. Rara vez representa un síntoma que no sea la coloración roja, marrón o rosada de la orina. Si el flujo en el tracto urinario está bloqueado, la sangre puede formar coágulos en la orina y es doloroso. Otros síntomas como fiebre, rigidez, dolor, hinchazón, etc. también pueden aparecer debido a sus causas subyacentes.

Conclusión

Hematuria significa la presencia de glóbulos rojos en la orina. Puede afectar a cualquier persona niños, adolescentes, adultos o ancianos. Suele ser de corta duración y desaparece por sí solo. Depende de la causa. Si hay una enfermedad grave como cálculos renales, tumores, cáncer, etc., se requiere tratamiento y, a veces, tratamiento de emergencia.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment