¿Qué precauciones se recomiendan después de la cirugía de glaucoma?

La cirugía en caso de glaucoma consiste básicamente en bajar la presión intraocular y estabilizarla para que no presente oscilaciones.

Esto se hace gracias a la apertura de una nueva forma para la salida del humor acuoso, una sustancia incolora que se encuentra en la cámara anterior del ojo y cuya función principal es oxigenar y nutrir áreas del globo ocular que no tienen suministro de sangre.

Hay algunos consejos para la cirugía postoperatoria del glaucoma. Los pacientes deben seguir una serie de recomendaciones básicas:

Solo 20 o 30 días después de la cirugía, podemos saber si esto ha sido un éxito o no, o por el contrario, no ha dado los resultados esperados, ya que es el tiempo estimado para la curación de la herida.

El riesgo de cierre de la fístula que comunica el espacio intraocular con el espacio subconjuntivo siempre existirá, tanto en los días posteriores a la operación como mucho después. Por lo tanto, es muy recomendable visitar a nuestro oftalmólogo regularmente para saber si la presión intraocular está en los valores adecuados en cada caso.

La infección y el sangrado son los principales riesgos después de la cirugía de glaucoma. Ambos dependen en gran medida de la capacidad de nuestros tejidos para renovarse y permitir una recuperación completa y óptima.

El especialista se encargará básicamente de evaluar el estado de la fístula, la evolución de la cicatriz y el aspecto general del área de los ojos. Cuando sea apropiado, realice maniobras que aumenten o disminuyan la curación y mitiguen los efectos de la fase postoperatoria de la operación.

A pesar de los importantes avances tecnológicos de las últimas décadas, todavía no existe una técnica de cirugía de glaucoma que garantice resultados óptimos. Esto dependerá del tipo de glaucoma y del estado del globo ocular de cada paciente. También está influenciado por la experiencia del especialista que realiza la cirugía y, por supuesto, el tipo de técnica utilizada durante la operación.

  • Hoy en día existen varias técnicas de cirugía de glaucoma cuyo objetivo es reducir la presión intraocular mediante la apertura de una especie de drenaje de humor acuoso.
  • Entre los más destacados se encuentran la canalostomía o canaloplastia, la escleroctomía profunda no penetrante, la trabeculectomía y los implantes de drenaje, que pueden realizarse con o sin sistemas valvulados.
  • Para lograr un proceso postoperatorio menos traumático, en muchas de estas técnicas los pacientes reciben sustancias anti curativas. El propósito de estos es limitar la capacidad del ojo para sellar la fístula que se ha abierto durante la operación.
  • Desde hace un par de años, una serie de técnicas, llamadas MIGS, están en estudio. Realizan la misma operación para filtrar el humor acuoso pero de forma menos agresiva y, por lo tanto, generan menos complicaciones en el período postoperatorio.

Tiempo de recuperación

Se recomienda que los pacientes, durante al menos una semana después de la cirugía, intenten evitar el contacto con el agua en el ojo. Es posible realizar la mayoría de las actividades diarias. Sin embargo, es importante evitar conducir, leer, reclinarse y levantar objetos pesados.

Es posible que haya habido cambios en la calidad visual, como visión borrosa, durante aproximadamente seis semanas después de la cirugía.

El ojo se verá rojo e irritado inmediatamente después de la cirugía, y es posible rasgarlo. El líquido interno del ojo fluye a través del orificio creado en la cirugía y forma una pequeña protuberancia similar a una ampolla llamada ampolla de filtro. La ampolla filtrante, generalmente en la superficie superior del ojo, está cubierta por el suelo y generalmente no es visible.

Después de la cirugía, es posible que necesite cambiar sus lentes de contacto o anteojos. Podrías usar lentes de contacto blandas o gases permeables. Sin embargo, es posible que la ampolla del filtro cause problemas cuando se coloque, y se debe tener especial cuidado para evitar infectar la ampolla del filtro.

Conclusión

Esta etapa suele ser tediosa e incómoda para la gran mayoría de los pacientes, ya que la cicatrización de las heridas es diferente en cada caso y, por lo tanto, la atención debe ser personalizada y tener en cuenta la historia de cada persona.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment