¿Qué puede causar la pericarditis crónica?

El corazón está rodeado por un saco avascular delgado y protector conocido como pericardio, que contiene una cantidad insignificante de líquidos. Cualquier inflamación del pericardio se denomina “pericarditis”. El síndrome de pericarditis puede ser agudo, subagudo, crónico o recurrente. La forma aguda es el síndrome inflamatorio más frecuente en la práctica clínica, que generalmente dura no más de 6 semanas. La forma crónica es el síndrome inflamatorio de larga duración (> 6 meses) que se caracteriza por una mayor acumulación de líquido y engrosamiento del saco pericárdico. Es infrecuente, generalmente precedido por la forma de pericarditis aguda. El paciente muestra dificultad para respirar acompañado de tos, cansancio, dolor agudo en el pechoy el dolor posiblemente ocurra en los hombros, cuello o manos. La tos y la respiración anormal ocurren debido a la alta presión en los vasos sanguíneos de los pulmones y el cansancio ocurre porque el pericardio restringe la acción normal de bombeo del corazón.

¿Qué puede causar la pericarditis crónica?

La pericarditis crónica puede ser causada por muchos factores. Varios casos son idiopáticos, es decir, no se han encontrado causas identificables después de las pruebas de rutina, pero muchos factores conocidos causan pericarditis, como patógenos virales, bacterianos o fúngicos. Casi el 80% de los casos son causados ​​por una infección viral en el país desarrollado. Los virus incluyen coxsackievirus, echovirus y adenovirus; pero en los países del tercer mundo, el VIH , la pericarditis tuberculosa, la histoplasmosis, el Aspergillus, la Candida y la Coccidioides son la causa más frecuente de pericarditis. El 20% en reposo es causado por cierta enfermedad como la enfermedad autoinmune ( lupus eritematoso sistémico y fiebre reumática), infarto de miocardio , traumatismo del corazón, uremia (pericarditis urémica) y Cáncer a veces, un fenómeno muy raro también responsable de esta afección que incluye medicamentos (isoniazida, ciclosporina, hidralazina y anticoagulantes) y radiaciones.

Tipo de pericarditis crónica

La pericarditis efusiva crónica y la pericarditis constrictiva crónica son los dos tipos clave de pericarditis crónica.

En la pericarditis efusiva crónica, el líquido entre las dos capas (serosa y fibrosa) comienza a acumularse lentamente y se convierte en una cantidad excesiva en el espacio pericárdico. En condiciones normales, el líquido generalmente cuenta con 30 a 50 ml, lo que ayuda al corazón a locomote libremente dentro del saco pericárdico. La mayoría de los casos son idiopáticos, mientras que los factores conocidos incluyen tuberculosis, cáncer de mama y pulmón, hipotiroidismo, hipertensión arterial, enfermedad coronaria, cardiomiopatía, trastorno de la válvula cardíaca y bradicardia. Una biopsia de los pacientes puede determinar la causa de la pericarditis crónica, por ejemplo, la tuberculosis. El paciente muestra malestar al respirar, dolor detrás del esternón y, a veces, siente pesadez y plenitud en el pecho.

La pericarditis constrictiva crónica es una afección excepcional, generalmente sus efectos en cicatrices como las formas de tejido fibroso en todo el pericardio. El tejido fibroso tiende a contraerse con el paso de los años, comprimiendo el corazón. La compresión del tejido inhibe al corazón para realizar su función normal, lo que lleva a insuficiencia cardíaca, abdomen inflamado, dificultad para respirar (disnea), hinchazón de las piernas y debilidad general. A veces la inflamación se produce sin síntomas. El motivo principal de esta afección incluye virus, pericarditis bacteriana de TB, posquirúrgica (incluida la cateterización cardíaca), traumatismo hereditario, químico y trastornos del tejido conectivo.

La pericarditis constrictiva crónica puede curarse con cirugía, pero existen varios riesgos asociados que pueden provocar la muerte. La muerte debida a una cirugía representa del 5 al 15% de los pacientes cuya condición es grave.

Diagnóstico, Tratamiento y Manejo.

La ecocardiografía puede detectar el exceso de líquido y la formación de tejido cicatricial que rodea el corazón. También ayuda en el diagnóstico de taponamiento cardíaco, también llamado taponamiento pericárdico, una condición crónica de pericarditis efusiva cuando el líquido se forma en exceso y da como resultado la compresión del corazón. A veces, una radiografía de tórax es de apoyo y puede detectar la acumulación de calcio en el pericardio. El cateterismo cardíaco, la resonancia magnética o la tomografía computarizada se pueden usar para determinar el pericardio.

La eliminación del líquido mediante el drenaje con aguja o el drenaje quirúrgico puede ayudar a los pacientes a aliviar los síntomas. La restricción de la sal y los medicamentos diuréticos también alivian los síntomas, especialmente en la pericarditis constrictiva crónica.

La pericarditis recurrente es la complicación más perturbadora de la pericarditis que se presenta en un año en el 30% de los pacientes después del primer incidente de pericarditis aguda. Puede causar taponamiento cardíaco o pericarditis constrictiva crónica en algunos pacientes.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment