¿Qué tan común es el liposarcoma?

Sarcoma y carcinoma, ambos términos se utilizan para el cáncer. Pero, hay una diferencia entre los dos. Y la diferencia está en el sitio donde ocurren. Un carcinoma es un cáncer de células de tejido que recubren los órganos internos de nuestro cuerpo, como los pulmones y el hígado, mientras que un sarcoma es un cáncer que se produce en el tejido conectivo del cuerpo. El tejido conectivo es nervios, vasos sanguíneos, grasa, músculos, huesos, etc.

Los carcinomas son más comunes en comparación con los sarcomas. Un sarcoma ocurre bastante raro y el liposarcoma es aún más raro. De los numerosos casos de cáncer diagnosticados cada año, muy pocos pertenecen a la categoría de sarcomas y aún menos pertenecen a la categoría de liposarcoma. Como resultado, se observa particularmente que los sarcomas son difíciles de tratar y curar, en comparación con los carcinomas.

El liposarcoma se ve más en adultos de 40 años o más. El liposarcoma es un tumor maligno de la grasa del tejido blando. La razón para el desarrollo de liposarcomas es desconocida. A veces, la exposición a la radiación puede ser la historia detrás de la aparición de este cáncer. Algunos otros ponen en duda una historia familiar de síndromes de cáncer. Algunos incluso culpan a ciertos químicos por causar este cáncer.

Síntomas del Liposarcoma

Los signos y síntomas de las personas que padecen este tipo de cáncer varían considerablemente. Básicamente, depende del sitio del origen del tumor y de cuán lejos se ha diseminado en el cuerpo. El progreso de la enfermedad decide qué órganos se verán afectados, aparte del sitio real donde se originó. Y eso a su vez decidirá los síntomas que exhibirá este cáncer.

Se sabe que el liposarcoma ocurre en el abdomen o en las extremidades. Si se desarrolla en las extremidades, los síntomas generales pueden incluir un bulto blando o una hinchazón, debilidad de esa extremidad, dolor intenso debido a la compresión de un nervio cercano, restricción en los movimientos debido al dolor intenso y, a veces, venas varicosas, incluso. Si se desarrolla un liposarcoma en el abdomen, los síntomas generalmente muestran un aumento de peso, que no parece muy anormal, ya que el abdomen parece estar abultado debido al aumento de peso normal. Pero, de hecho, es el tumor el que crece y causa el aumento de peso. Si crece demasiado, puede dificultar el funcionamiento normal de los órganos en el abdomen. Puede afectar el funcionamiento de los riñones, si crece hacia el retro-peritoneo. La persona puede sufrir de dificultad para orinar y dolor severo debido a la compresión de los uréteres. Puede haber insuficiencia renal. Puede haber síntomas relacionados con el sistema digestivo, como movimientos sueltos oel estreñimiento .

Diagnóstico de Liposarcoma

El diagnóstico de liposarcoma generalmente incluye un examen físico primero, en el que el tamaño del tumor, ya sea profundo o superficial, si se mueve o es firme, es duro o blando, todos estos parámetros se miden. Si el médico encuentra alguno de los signos sospechosos, puede recomendar técnicas de imagen, como rayos X , tomografía computarizada y resonancia magnética . Después de la obtención de imágenes, se debe realizar la intervención histopatológica, lo que significa que hay una solicitud de biopsia. Una vez más, el especialista decidirá el tipo de biopsia que se realizará (ya sea biopsia con aguja o biopsia quirúrgica). El tipo de biopsia influye en el curso del tratamiento y el nivel de pronóstico.

Una vez que se confirma el liposarcoma, el oncólogo que se especializa en liposarcomas decidirá el tratamiento adecuado, que puede ser cualquiera de los tres métodos principales: cirugía, radioterapia o quimioterapia; o una combinación de dos o más de dos tratamientos.

El liposarcoma es el más raro de los tipos raros de cáncer. No es tan común. El pronóstico del liposarcoma depende en gran medida del tipo de liposarcoma, el sitio de su desarrollo y la etapa a la que ha progresado. Debido a las grandes posibilidades de recurrencia de este cáncer, es necesario controlar estos casos con mucha frecuencia después de la finalización del tratamiento y durante toda su vida.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment