¿Quién puede estar atrapado con la enfermedad de Parkinson?

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson se refiere a un trastorno progresivo del sistema nervioso que afecta la forma en que se mueve un individuo, incluida su forma de hablar o escribir y otras actividades diarias. Los síntomas de este problema se desarrollan gradualmente e incluso pueden comenzar con temblores leves en cualquiera de las dos manos. Las personas que padecen este problema pueden incluso lidiar con la rigidez de los músculos y enfrentar dificultades para llevar a cabo sus movimientos corporales rápidamente. Además, en algunos casos, los músculos de un paciente se vuelven débiles, mientras que él experimenta una postura corporal inusual. El problema se categoriza así mismo bajo los trastornos del movimiento.

¿Quién puede quedar atrapado con la enfermedad de Parkinson?

Hasta ahora, los médicos tienen evidencia clara de los siguientes factores de riesgo asociados con la enfermedad de Parkinson.

La edad avanzada de una persona

La mayoría de los estudios de investigación han revelado que el problema generalmente ocurre en los seres humanos durante los años intermedios o posteriores de la vida humana. Además, el riesgo asociado con la enfermedad de Parkinson continúa, a medida que una persona envejece. Pocos investigadores han supuesto incluso que las personas que padecen la enfermedad de Parkinson sufrieron daños neuronales debido a factores ambientales o genéticos, que empeoran con la edad.

Hombres o mujeres

Los hombres tienen más probabilidades de padecer la enfermedad de Parkinson que los niños hembras Razones probables son que los hombres tienen una mayor exposición a diversos factores de riesgo, como traumatismo craneal o exposición a toxinas. Según las teorías, el estrógeno tiene varios efectos neuroprotectores o si hay predisposición genética, la predisposición de alguien al problema puede vincularse con el cromosoma X.

Antecedentes familiares

Si tiene parientes cercanos que padecen la enfermedad de Parkinson, aumentaría la probabilidad de sufrir el problema respectivo, pero en un grado relativamente bajo. Esto respalda el concepto de vínculo genético en el desarrollo de la enfermedad de Parkinson.

Disminución de los niveles de estrógenos

Las personas posmenopáusicas que no utilizan la terapia de reemplazo hormonal siempre tienen un riesgo enorme de padecer la enfermedad de Parkinson, similar a personas que padecen el problema de las histerectomías.

Trabajo agrícola

La exposición constante a diversas toxinas ambientales, como herbicidas y pesticidas y otras mientras se hace trabajo agrícola crea un riesgo relativamente mayor de causar la enfermedad de Parkinson entre hombres y mujeres. Incluso algunas de estas toxinas inhiben la producción de dopamina en las células nerviosas del cerebro humano y promueven daños de los radicales libres. Debido a esto, los individuos involucrados en actividades agrícolas y agrícolas a menudo expuestos a toxinas dañinas y por lo tanto, tienen una prevalencia relativamente más alta de los problemas de Parkinson así como síntomas relacionados.

Factores genéticos

Estudio internacional realizado por algunos investigadores médicos ha destacó el papel del gen alfasinuclein en la probabilidad de desarrollar la enfermedad de Parkinson. Los estudios han revelado que las personas que poseen un gen activo relativamente más alto permanecen en más de 1,5 veces el gran riesgo relacionado con el desarrollo de la enfermedad de Parkinson. Estos hallazgos incluso respaldaron el hecho relacionado con el desarrollo de alfa-sinucleína para suprimir terapias, que pueden volverse lentas o detener el problema en el futuro.

Niveles bajos de ácido fólico o vitamina B

La mayoría de los médicos, nutricionistas y Los investigadores han identificado que los humanos que enfrentan la deficiencia de Vitamina B, conocida comúnmente como Ácido Fólico, probablemente lidiarán con los síntomas severos de la enfermedad de Parkinson, mientras que otros con niveles regulares no lo tratan.

Trauma en la cabeza

Últimas investigaciones Un estudio ha resaltado un vínculo entre los daños causados ​​al cuello, la cabeza o la parte superior de la columna cervical y la enfermedad de Parkinson. Durante el año 2007, los médicos realizaron un estudio de 60 pacientes diferentes, todos los cuales mostraron evidencia relacionada con trauma cerebral / craneal que induce daños cervicales superiores. Pocos de los pacientes han recordado con éxito un incidente en particular, mientras que otros no pudieron memorizarlo. Sin embargo, en algunos casos, los síntomas de Parkinson requieren algunas décadas más.

La mayoría de las personas puede tratar solo con uno o dos de los factores de riesgo antes mencionados, pero nunca experimentan ningún síntoma específico relacionado con los problemas. Sin embargo, un importante factor de riesgo que cada uno de nosotros posee es el avance de la edad.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment