Healthy Living

Tratamiento para la Inmunodeficiencia Variable Común (CVID): Terapias, Dieta

La inmunodeficiencia variable común (IDCV) es una amalgama de un grupo de trastornos inmunológicos de etiología inexplicada. Una vez que la persona se ve afectada por inmunodeficiencia variable común (IDCV), él o ella experimenta una disminución repentina en el nivel sérico de inmunoglobulina G (IgG) acompañado por una disminución posterior en el nivel de IgA (inmunoglobulina A) también. En algunos casos, los niveles de IgM (inmunoglobulina M) son bajos.

En este artículo aprenderá sobre el tratamiento para la inmunodeficiencia variable común (IDCV), terapias involucradas en inmunodeficiencia variable (IDCV), factores de riesgo, complicaciones y pruebas para la inmunodeficiencia variable común (IDCV).

Tratamiento de la inmunodeficiencia variable común (IDCV)

La inmunodeficiencia variable común (IDCV) requiere una estrategia de tratamiento integral en el parte de los especialistas médicos. Los médicos podrían ocuparse de los trastornos relacionados con la sangre, mientras que los gastroenterólogos y los neumólogos tratarían los problemas con el intestino y los pulmones, respectivamente. Los inmunólogos también forman un componente integral del equipo para tratar el trastorno.

Como parte del procedimiento de tratamiento para la inmunodeficiencia variable común (IDC), las inmunoglobulinas junto con los anticuerpos del fluido sanguíneo se inyectan a través de las venas o se administran por vía oral. a los pacientes Va muy lejos en la eliminación de los casos de infecciones recurrentes y también síntomas relacionados

Pocos pacientes podrían sufrir efectos secundarios debido a la gammaglobulina intravenosa. En este caso, se administran tales medicamentos que pueden bloquear la liberación de histaminas para proporcionar alivio al paciente. También se pueden administrar agentes antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para que tengan el efecto deseado. Los AINE son mucho más efectivos en el manejo de los síntomas autoinmunes que los corticosteroides.

Según los especialistas médicos, antes de diagnosticar al paciente con un trastorno autoinmune, también se debe verificar si la persona padece inmunodeficiencia variable común (IDCV). La información puede proporcionar mucha más claridad en la administración de los tipos correctos de medicamentos.

Los antibióticos demuestran ser útiles en las infecciones bacterianas causadas debido a la inmunodeficiencia variable común (IDC). Los pacientes que no pueden absorber la vitamina B12 pueden optar por inyecciones de B12 mensualmente.

Las personas con un conteo reducido de plaquetas en la sangre deben abstenerse de tomar aspirina, ya que puede dificultar el proceso de coagulación de la sangre. Los pacientes que sufren de inmunodeficiencia variable común (IDCV) deben abstenerse de la vacuna del virus porque puede causar estragos con una inmunidad débil. Puede manifestarse en forma de diferentes enfermedades.

Se realizan pruebas de conteo sanguíneo completo y hemograma diferencial para descubrir la evidencia de linfoma. Además, el examen anual de tiroides, la función tiroidea y las pruebas pulmonares se deben realizar de forma continua desde los 8 a los 10 años. Además, las técnicas de imagen para evaluar la enfermedad granulomatosa y la complicación gastrointestinal deben llevarse a cabo regularmente.

Si se nota una deficiencia inmune variable autosómica recesiva (CVID) en el paciente, puede analizar las posibles razones genéticas con el individuo. Los tratamientos se prescriben para manejar los síntomas y proporcionar alivio.

Terapias para la Inmunodeficiencia Variable Común (IDCV)

Terapia de higiene broncopulmonar para la inmunodeficiencia variable común (IDCV)

Los métodos de higiene broncopulmonar junto con terapias físicas eliminan las secreciones del tracto respiratorio y mejoran el nivel de tolerancia de los pacientes que sufren bronquiectasias. Algunas de las técnicas utilizadas para realizar la tarea incluyen el drenaje postural, los eventos de rehabilitación pulmonar y el entrenamiento de los músculos inspiratorios. Los pacientes con inmunodeficiencia variable común (IDCV) deben recibir tratamiento pulmonar intensivo para mejorar la salud.

Terapia de soporte nutricional para la inmunodeficiencia variable común (IDCV)

La terapia de soporte nutricional para la inmunodeficiencia variable común (IDCV) juega un papel crucial en la lucha contra las enfermedades. Los pacientes inmunocompetentes junto con los inmunodeficientes deben centrarse en el consumo de nutrientes porque es esencial para mejorar la inmunidad frente a las enfermedades causadas por la inmunodeficiencia variable común (IDC). Las infecciones intestinales pueden causar desnutrición y causar estragos si se combina con medicamentos inmunosupresores. El efecto acumulativo sería muy útil para debilitar el sistema inmunológico. Los médicos deben tener especial cuidado para abordar las necesidades nutricionales de los pacientes que sufren trastornos gastrointestinales.

Apoyo psicológico y social para pacientes con inmunodeficiencia variable común (CVID) y sus familias

El apoyo psicológico y social es una parte crucial para los pacientes con inmunodeficiencia variable común (CVID) y sus familiares. Una de las principales prioridades de los médicos es mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren de inmunodeficiencia variable común (CVID). Son más vulnerables que los pacientes que sufren diabetes mellitus y artritis. El deterioro en los pacientes con inmunodeficiencia variable común (IDCV) probablemente esté relacionado con el desempleo junto con problemas relacionados con la enfermedad. La deficiencia de anticuerpos hace que el cuerpo sea el anfitrión de un gran número de enfermedades.

La inmunodeficiencia variable común (IDC) debe monitorearse regularmente y el seguimiento médico es necesario para proporcionar un alivio continuo a los pacientes. El apoyo psicológico es absolutamente esencial para la persona infectada con inmunodeficiencia variable común (IDCV) y también los familiares asociados. Es importante cumplir estrictamente con la estrategia de tratamiento para obtener resultados a largo plazo.

Suplementos nutricionales para la inmunodeficiencia variable común (CVID)

La nutrición y los suplementos nutricionales desempeñan un papel importante en los pacientes de inmunodeficiencia variable común (IDVC) ) Es importante que los pacientes de inmunodeficiencia variable común (CVID, por sus siglas en inglés) usen suplementos nutricionales para estimular el sistema inmunitario del cuerpo. El ajo junto con los ácidos grasos y vegetales de mar podrían recorrer un largo camino en la transmisión de bacterias naturales en el intestino para una mejor digestión de los alimentos. También proporcionan vitamina A junto con C como antioxidantes para eliminar los radicales libres y aumentar la inmunidad en muchas muescas. Las víctimas de inmunodeficiencia variable común (CVID) pueden hacer uso de esto.

El zinc juega un papel instrumental en la mejora del sistema inmune. Las bebidas verdes junto con las cebadas ayudan a eliminar las impurezas en la sangre y proporcionan suficientes nutrientes para la reparación del tejido. El paciente no debe consumir alcohol, drogas o café porque pueden causar más daño que beneficio. Tomar estrés puede conducir a un deterioro en la funcionalidad de las células sanguíneas. Las terapias alternativas incluyen YOGA y otros ejercicios que reducen el estrés.

Dieta para la Inmunodeficiencia Variable Común (CVID)

Se puede obtener un sistema inmunológico saludable cuando se lucha con inmunodeficiencia variable común (IDCV) con la ayuda de una dieta impecable acompañada de suplementos adecuados. Las frutas y verduras frescas desempeñan un papel muy importante en la estimulación del sistema inmunitario del cuerpo a fin de combatir la inmunodeficiencia variable común (IDCV). Los alimentos crudos son fuentes ricas de enzimas que ayudan en la digestión. La fibra ayudaría a mejorar el mecanismo de resistencia del paciente. Las nueces, los huevos, las semillas y el tofu se pueden consumir regularmente en una pequeña cantidad. Se deben evitar los dulces en combinación con azúcar. Los suplementos vitamínicos también aumentan el recuento de glóbulos blancos en la sangre y también la capacidad de frustrar la inmunodeficiencia variable común (IDCV).

Factores de riesgo para la inmunodeficiencia variable común (IDCV)

Tanto hombres como mujeres corren el mismo riesgo para la inmunodeficiencia variable común (IDCV). La inmunodeficiencia variable común (IDCV) es frecuente en hombres y mujeres con una tasa de uno en 30,000 personas. Los consultores médicos no aconsejan la prueba de inmunodeficiencia variable común (IDC) para niños menores de 4 años. Pueden ser síntomas de algunos otros problemas genéticos. A veces, el sistema débil se debe a la inmadurez fisiológica. Por lo tanto, debe haber diagnósticos en el grupo de edad correcto de 20 a 40.

Complicaciones en la inmunodeficiencia variable común (CVID)

La terapia con IG es fundamental para reducir las posibilidades de infecciones bacterianas, pero no puede detener la propagación progresiva de enfermedades relacionadas con los pulmones y el intestino. Además, también es ineficaz para trastornos que incluyen enfermedad granulomatosa, autoinmunidad, hiperplasia linfoide junto con síndrome infiltrante y cáncer. Se consideran como las principales causas de muerte en pacientes que padecen inmunodeficiencia variable común (IDCV).

Inmunodeficiencia Variable Común (CVID) que conduce a la muerte

La mayoría de los pacientes mueren debido a fallas respiratorias o infecciones linfoides u otras infecciones. A veces, la principal causa de muerte es la malignidad o la propagación incesante de la infección. La probabilidad de que un paciente con inmunodeficiencia variable común (CVID) muera debido a complicaciones aumenta 11 veces en comparación con el estado en que la enfermedad se encuentra solo en la etapa de infección.

Expectativa de Vida de Inmunodeficiencia Variable Común (CVID)

Durante un período de 20 años, el 64% de los machos podría sobrevivir mientras que el 67% de las hembras pasarían. Según los investigadores, la supervivencia esperada para los hombres sería del 92% y para las mujeres del 94%. La fatalidad ocurre debido a otras razones.

Cirugía por inmunodeficiencia variable común (CVID)

La cirugía en la inmunodeficiencia variable común (IDCV) se debe realizar en combinación con el tratamiento de reemplazo de IG. Debe administrarse una dosis única antes de la cirugía y otra después de la operación.

La resección pulmonar debe realizarse en una escala limitada, porque si se realiza de forma extensa, puede causar bronquiectasias. La cirugía para infecciones de oído, nariz o incluso sinusales solo debe realizarse si los métodos no invasivos no son efectivos.

La médula ósea y otros tipos de trasplantes de órganos no han tenido éxito en la mayoría de los casos de inmunodeficiencia variable común (IDCV).

Manejo multidisciplinario para la inmunodeficiencia variable común (CVID)

El tratamiento de inmunodeficiencia variable común (CVID) necesita un enfoque holístico debido a la presencia de diferentes fenotipos. Se requiere la cooperación de un aluvión de especialistas que incluyen neumólogos, gastroenterólogos, reumatólogos y muchos más. Además, todo el esfuerzo debe ser dirigido por el médico y el inmunólogo clínico. La inmunodeficiencia variable común (IDCV) se considera un trastorno crónico que debe controlarse en pie de guerra.

Pruebas para diagnosticar la inmunodeficiencia variable común (IDCV)

Se diagnostica inmunodeficiencia variable común (IDC) según hallazgos clínicos detallados acompañados de los síntomas y hallazgos físicos. Además, el médico también estudia los antecedentes del paciente en detalle para detectar patrones en el deterioro del sistema inmune. Los antecedentes familiares de inmunodeficiencia variable común (IDCV) y las pruebas de laboratorio también desempeñan un papel importante en el diagnóstico de inmunodeficiencia variable común (IDCV).

Si los niveles de ciertas inmunoglobulinas disminuyen, el individuo puede estar sufriendo de una variable común inmunodeficiencia (CVID). De hecho, el nivel bajo de concentración de suero sanguíneo (IgG) debe oscilar entre 100mg / dl y aproximadamente 500-1200 mg / dl en un adulto.

El paciente puede tener células B menores circulando en la sangre. Pocos de ellos podrían enfrentar hipo en la maduración de plasma capaz de producir anticuerpos. Los síntomas mencionados anteriormente son visibles en las pruebas de laboratorio.

Más pruebas son fundamentales para encontrar la categoría exacta a la que pertenece el síndrome de inmunodeficiencia. Puede ser una célula B, una célula T auxiliar o una combinación de ambas.

El análisis de rayos X del intestino delgado o incluso la biopsia pueden desentrañar el crecimiento no natural de los ganglios linfáticos. La afección se denomina hiperplasia linfoide nodular. Una combinación de pruebas de imagen, biopsia seguida del examen de la célula a través del microscopio confirmaría la presencia de nódulos inflamatorios en forma de gránulos en varios tejidos de órganos.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment