Intestino

Qué es la enterocolitis: causas, síntomas, tratamiento, dieta

La enterocolitis es la inflamación del revestimiento interno del intestino delgado y grueso. La palabra enteritis se denomina inflamación del intestino delgado y la colitis se denomina inflamación del intestino grueso. La enterocolitis a menudo resulta de alteraciones en el sistema digestivo y se presenta con frecuentes alteraciones en las evacuaciones intestinales.

La enterocolitis ocurre comúnmente en bebés prematuros o en bebés que no han estado sanos. Si la enterocolitis también produce la muerte de los tejidos del intestino, se denomina enterocolitis necrosante. Otro tipo de enterocolitis se llama colitis pseudomembranosa, en la cual hay inflamación del intestino grueso. Es causado por una infección bacteriana, siendo el agente bacteriano Clostridium Difficile. Otros trastornos del intestino, como la enfermedad del intestino irritable, los trastornos intestinales inflamatorios como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, también se pueden considerar como otras variantes.

Causas de la enterocolitis

 

Algunas de las causas comunes de enterocolitis son las infecciones diarreicas causadas por varios patógenos. Estos son principalmente agentes bacterianos como Salmonella, E.coli, Shigella, etc. agentes virales como rotavirus, enterovirus, adenovirus, etc. agentes parasitarios que causan giardiasis, disentería amebiana, etc. y agentes fúngicos que causan candidiasis y otras infecciones fúngicas.

Las personas con un sistema inmune suprimido, aquellos que consumen regularmente ciertos medicamentos o aquellos que han tomado un curso prolongado de antibióticos tal vez tengan un mayor riesgo de tales trastornos gástricos. Otros factores de riesgo incluyen trastornos autoinmunes, viajes de larga distancia, viajar a áreas diseminadas de enterocolitis, saneamiento deficiente, manejo de alimentos antihigiénicos, exposición al agua contaminada y al medio ambiente o personas que padecen enterocolitis.

Ciertos medicamentos como el cloranfenicol, toxinas o productos químicos pueden contribuir a las alteraciones intestinales y aumentar las posibilidades de enterocolitis. A veces, las reacciones alérgicas a ciertos alimentos u otras sustancias también pueden causar malestar gástrico e inflamación del colon. Otras modalidades de tratamiento como la radioterapia, ciertos suplementos de hierbas, etc. también pueden causar enteritis.

Síntomas de enterocolitis

Los síntomas comunes de la enterocolitis incluyen, cambios intestinales, hinchazón abdominal, diarrea, heces con sangre pueden estar presentes a veces, paso doloroso de heces o moco como descarga con heces, dolor abdominal con cólicos, náuseas y vómitos. También se observa con frecuencia pérdida de apetito, alimentación deficiente en niños, fiebre, escalofríos, fatiga y deshidratación.

Enterocolitis necrosante (NEC)

Se ve comúnmente en bebés enfermos o prematuros. Los bebés a menudo muestran poca tolerancia a la alimentación, abdomen hinchado o hinchado, movimientos flojos, pueden estar presentes con el paso de la sangre, vómitos repetidos, irritabilidad, letargo o sensación de debilidad.

Los bebés con mayor riesgo de enterocolitis necrosante son aquellos nacidos prematuramente, aquellos que reciben transfusiones de sangre, bebés con fórmula concentrada para lactantes y aquellos expuestos en guarderías donde las posibilidades de propagación de infecciones son más altas.

Diagnóstico de enterocolitis

La enterocolitis puede sospecharse por la naturaleza de las evacuaciones intestinales y es observable síntomas. Puede haber una historia cuidadosa de exposición a personas o áreas infectadas, el examen clínico revela hinchazón del abdomen y otros signos de deshidratación deben ser evaluados.

Las investigaciones incluyen análisis de sangre para determinar infección, pruebas de marcadores inflamatorios, examen de orina y heces para evaluar la presencia de organismos causales se puede hacer. Si es necesario, se pueden realizar más estudios para determinar la condición del tracto gastrointestinal, como radiografías abdominales o escaneo, colonoscopia y enema de bario.

Tratamiento de la enterocolitis

La enterocolitis se trata según los síntomas de presentación. Se debe suspender la ingesta regular de alimentos orales y se administran líquidos por vía intravenosa para mantener el equilibrio electrolítico. Los antibióticos y los medicamentos antidiarreicos se administran según el organismo causal de la enterocolitis.

Se administran medicamentos que ayudan a liberar los gases para reducir la hinchazón abdominal. Se puede colocar un tubo en el estómago para eliminar el líquido o el aire en el intestino. Se considera el soporte respiratorio, según corresponda. Estos son más necesarios en caso de enterocolitis necrosante en bebés. El tratamiento y la mejoría se controlan con exploración y análisis de sangre necesarios.

En los casos graves de enterocolitis, que han resultado en perforación o inflamación en el intestino, pueden ser necesarios procedimientos quirúrgicos. La cirugía tiene como objetivo eliminar el tejido muerto en el intestino y corregir el daño causado al intestino. La atención médica inmediata en casos graves de enterocolitis puede ayudar a preservar la función digestiva. El tratamiento oportuno, agresivo y apropiado puede ayudar a proteger vidas y mejorar el resultado.

Complicaciones de la enterocolitis

Los bebés prematuros, los bebés enfermos y los niños pequeños tienen un mayor riesgo de enterocolitis y sus complicaciones. En caso de infección severa en enterocolitis, diarrea y vómitos frecuentes pueden causar una pérdida excesiva de agua y pueden aumentar el riesgo de deshidratación. Si los síntomas persisten por mucho tiempo y persiste una infección crónica, puede causar más daño al sistema digestivo y presentar un problema de salud grave. La infección severa aumenta el riesgo de perforación intestinal, sepsis, inflamación del intestino y estenosis intestinal, lo que puede crear una emergencia médica.

Dieta para la enterocolitis

En el caso de los ancianos, una comida sana y equilibrada puede ayudar a proteger el intestino. Se requiere el consumo regular de probióticos como yogur, suero de leche para mejorar la digestión. Algunos investigadores también sugieren que el consumo regular de grasas saludables, aceites de pescado, nueces, aceite de oliva, etc. puede ayudar a mantener el intestino saludable. Puede ser útil evitar alimentos y estimulantes picantes, aceitosos o fritos, alcohol, cafeína y carne, dependiendo de la condición individual.

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment