Apendicitis: Clasificación y Tipos, Epidemiología, Fisiopatología, Causas, Factores de Riesgo, Síntomas, Signos, Tratamiento, Pruebas La apendicitis se clasifica ampliamente en las siguientes categorías

¿Qué es la apendicitis?

El apéndice es un órgano vestigial ubicado en la unión del intestino delgado y el colon. La base del apéndice generalmente se puede marcar en la superficie en el punto de McBurney, que se encuentra en la unión de la 1/3 lateral y la 2/3 medial de la línea que une la espina ilíaca anterosuperior y el ombligo. Aunque varía en tamaño, la longitud promedio del apéndice es de aproximadamente 10 cm en adultos.

Loading...

La apendicitis es la hinchazón del apéndice. Los síntomas típicos son dolor en el abdomen, en el punto de McBurney, que empeora gradualmente durante varias horas.

Las causas más comunes de apendicitis son infección y obstrucción,

Clasificación y tipos de apendicitis

La apendicitis se clasifica ampliamente en las siguientes categorías:

  1. Apendicitis aguda.
  2. Sub-aguda Apendicitis.
  3. Apendicitis crónica.
  4. Apendicitis recurrente.
  5. Apendicitis no obstructiva.

Apendicitis aguda: La apendicitis aguda es una afección en la que un individuo puede experimentar una inflamación repentina del apéndice. Esto generalmente es causado por la obstrucción de la luz que resulta en la invasión de la pared del apéndice por la flora intestinal. La materia infectada y fecal puede ingresar al peritoneo lo que puede llevar a una peritonitis potencialmente mortal en casos de ruptura del apéndice. Esta condición se ve comúnmente en el grupo de edad de 20-30 años, pero puede ocurrir en todas las edades. Esta afección se observa con mayor frecuencia en las adolescentes, pero no hay mucha diferencia en la incidencia sexual.

Loading...

Apendicitis sub-aguda: Algunos de los episodios de apendicitis aguda tienden a desaparecer espontáneamente antes de llegar a la etapa aguda. Tales casos se denominan apendicitis subaguda. Esta es una condición recurrente probable. Se presume que la obstrucción de la luz debida a hipertrofia linfoide o fecolito blando desaparece espontáneamente permitiendo el hundimiento de la inflamación y sus síntomas.

Apendicitis crónica: El examen patológico del apéndice a veces puede revelar cicatrización y engrosamiento que sugieren una edad , inflamación aguda curada. Esto se llama apendicitis crónica. Esta condición a menudo conduce a quejas de dolor persistente en la parte inferior derecha del abdomen. El apéndice resecado muestra evidencia de ulceración y cicatrización de la mucosa antigua, fibrosis de la pared apendicular e infiltración por células inflamatorias crónicas.

Apendicitis recurrente: Si la apendicitis no alcanza un estado completo, el apéndice puede precipitar ataques recurrentes. Esta condición se conoce como apendicitis recurrente. Estos ataques son más leves y los pacientes permanecen sin síntomas entre los ataques. También el examen físico durante tales períodos libres de síntomas es normal.

Apendicitis no obstructiva: Esta es una afección menos crítica, que como su nombre indica, no implica obstrucción y no hay mucha distensión, pero cuando el la membrana serosa está involucrada, la peritonitis localizada se desarrolla, lo que lleva a quejas de dolor en el fosa ilíaca derecha. Dicha inflamación generalmente termina por gangrena, supuración de fibrosis o resolución. En muchos casos, la apendicitis no obstructiva es una etapa inicial de una apendicitis subaguda, crónica o recurrente.

Epidemiología de la apendicitis

La apendicitis generalmente se observa en personas de entre 10 y 30 años, pero puede afectar a personas de cualquier edad. Aproximadamente 250,000 apendicectomías se realizan cada año en los Estados Unidos. Puede ocurrir tanto en la población masculina como femenina por igual.

Fisiopatología de la apendicitis

Una inflamación del revestimiento interno del apéndice vermiforme que se disemina a sus otras partes se define como apendicitis. La apendicitis es causada por la obstrucción de la luz apendicular por una variedad de causas diferentes. Cualquier tipo de obstrucción causa una mayor presión dentro de la luz. Este aumento de la presión es el resultado de la secreción y el estancamiento continuo de los fluidos y el moco de la mucosa. Las bacterias intestinales dentro del apéndice comienzan a multiplicarse, lo que lleva a la activación de los glóbulos blancos y a la formación de pus que posteriormente conduce a una mayor presión dentro del lumen. Si la obstrucción persiste, la presión intraluminal finalmente se eleva por encima de la de las venas apendiculares que conduce a la obstrucción del flujo venoso. Esto conduce a una isquemia de la pared del apéndice que da como resultado una pérdida de integridad epitelial y permite la invasión bacteriana de la pared apendicular. Esta afección localizada puede empeorar en unas pocas horas debido a la trombosis de la arteria y las venas apendiculares que conducen a la perforación y la gangrena del apéndice. La continuación de este absceso conduce a un absceso periappendicular o peritonitis.

Causas y factores de riesgo de la apendicitis

La causa exacta de la apendicitis no está del todo clara, sin embargo, las dos causas más comunes son:

  • Infección, posiblemente infección del estómago que ha viajado al sitio del apéndice.
  • Obstrucción como un trozo duro de heces que quedan atrapadas en el apéndice y ocasionan infección del apéndice.

En caso de obstrucción, cuando las bacterias ingresan en el apéndice, se multiplican rápidamente y el apéndice se llena de pus y se hinchan. Si la apendicitis no se trata, el apéndice estallará y las bacterias se liberarán infectando otras partes del cuerpo como el revestimiento del abdomen o la sangre.

Signos y síntomas de la apendicitis

Los síntomas de la apendicitis generalmente comienzan con dolor en el abdomen. El dolor se desarrolla de repente y aumenta en gravedad a lo largo de varias horas. El dolor puede ser en diferentes lugares del abdomen en las primeras etapas, pero gradualmente tiende a asentarse en el lado inferior derecho del abdomen, por lo general en el punto de McBurney. La aplicación de presión en el área empeora el dolor así como caminar y toser.

La apendicitis también puede conducir a otros síntomas, que incluyen:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea
  • Estreñimiento.
  • Pérdida del apetito.
  • Alta temperatura.

Tratamiento para la apendicitis

En los casos de apendicitis leve, los antibióticos pueden ser útiles para tratar la inflamación. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se requiere la extirpación quirúrgica del apéndice. El procedimiento para extraer el apéndice es como una apendicectomía.

Laparoscopía: El laparoscopio es un pequeño tubo que contiene una luz y una pequeña cámara de video. La laparoscopía implica hacer una serie de pequeñas incisiones en el abdomen, a través de las cuales se inserta el laparoscopio. El laparoscopio le permite al cirujano visualizar el interior del abdomen con gran detalle sin tener que realizar grandes incisiones. El apéndice se puede extraer a través de estas pequeñas incisiones.

La apendectomía laparoscópica causa cicatrices mínimas y tiene un tiempo de recuperación más rápido que la apendicectomía tradicional.

Apendicectomía tradicional: Puede haber casos en los que la apendicectomía laparoscópica no se requerirá el procedimiento recomendado y, por lo tanto, la apendicectomía tradicional. Una apendicectomía tradicional deja una cicatriz más grande y tiene un mayor tiempo de recuperación. Varios factores que conducen a la apendicectomía tradicional son:

  • Casos en los que el apéndice estalló.
  • Pacientes con tumores en su sistema digestivo.
  • Mujeres en el primer trimestre del embarazo.
  • Pacientes que han tenido cirugía abdominal previa repetida.

Pruebas para diagnosticar apendicitis

La apendicitis no es fácil de diagnosticar. La apendicitis tiene muchos síntomas similares a otras afecciones, como infecciones del tracto urinario y gastroenteritis. Casi la mitad de las personas que sufren de apendicitis no tienen los síntomas típicos y el apéndice en algunas personas se encuentra en diferentes partes del cuerpo, como en la pelvis, detrás del hígado o detrás del colon. Un examen físico completo generalmente ayuda a diagnosticar los síntomas típicos de la apendicitis. Sin embargo, si los síntomas no son típicos, se pueden requerir exámenes adicionales para descartar otras afecciones antes de confirmar el diagnóstico.

Pruebas adicionales pueden incluir:

  • Análisis de sangre.
  • Pruebas de orina.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). La resonancia magnética ha demostrado ser un medio confiable para detectar apendicitis.
  • Tomografía computarizada (TC). La tomografía computarizada también ha demostrado ser un medio confiable para detectar apendicitis.
  • Ultrasonido. Esto se usa generalmente en niños ya que no emite radiación y es más seguro.

 

Leave a Comment