Aorta

¿Qué sucede cuando se rompe un aneurisma aórtico?

La forma rota de un aneurisma aórtico es un tipo fatal de emergencia quirúrgica y tiene una tasa de mortalidad general de 90 por ciento. La mayoría de los aneurismas aórticos se rompen dentro de la cavidad retroperitoneal y conducen a la clásica tríada de dolor, hipotensión y tipo de masa pulsátil. Sin embargo, de acuerdo con el último informe de investigación, los diferentes sitios de rotura de aneurisma aórtico en pacientes indican una amplia gama de presentaciones clínicas comunes y poco comunes. Por lo tanto, cuando los médicos lo reconocen temprano, puede salvar la vida de muchas personas.

Ruptura intraperitoneal anterior: en caso de ruptura intraperitoneal anterior, observará una pequeña rotura en la pared anterior del aneurisma y un dolor y colapso repentinos y severos en la espalda / abdomen. Además, el sangrado resultante dentro de la cavidad peritoneal se vuelve tan rápido que conduce a exanguinaciones o incluso a la muerte y eso también antes de que el paciente ingrese en un hospital.

Ruptura retroperitoneal posterior: la rotura retroperitoneal posterior o una rotura en la pared del aneurisma posterolateral da como resultado una hemorragia retroperitoneal, mientras que se manifiesta como dolor lumbar severo y con o sin ningún otro problema, como hipotensión o dolor abdominal. Sin embargo, la rotura en este caso puede permanecer sellada por algún tiempo para dar tiempo al paciente para trasladarse al hospital y someterse al procedimiento de diagnóstico y tratamiento necesario.

Forma crónica de aneurisma aórtico roto: a pesar de que la mayoría de los pacientes que enfrentan el problema del aneurisma aórtico roto se enfrentan a la presentación aguda, algunos pacientes pueden escapar a la detección durante semanas o meses después de la ruptura del aneurisma. Esto generalmente ocurre cuando la ruptura retroperitoneal resulta en un sangrado progresivo lento para formar un gran hematoma contenido a través de la resistencia de los tejidos periaórticos.

Ruptura dentro de las venas abdominales: en casos raros, el aneurisma aórtico abdominal se rompe dentro de la vena renal izquierda o la vena cava inferior, lo que resulta en la fístula de la aorta, la vena renal izquierda o la aortocava respectivamente.

Ruptura de la fístula aortocaval: la fístula aortocaval espontánea se produce comúnmente cuando cualquier aneurisma aórtico se erosiona o se rompe dentro de la vena cava inferior. En pacientes que enfrentan el problema de la fístula aortocava, las manifestaciones de ruptura dominan principalmente su cuadro clínico y disminuyen de forma significativa cualquier posibilidad relacionada con el diagnóstico preoperatorio.

Las manifestaciones en este caso son incluso variables, ya que dependen principalmente del tamaño de la comunicación entre la vena cava inferior y la aorta. Por lo tanto, el cierre permanente o temporal de esta comunicación a través de cualquier trombo mural aórtico o compresión de aneurisma traerá cambios en el cuadro clínico.

Ruptura de la fístula de la vena renal izquierda de la aorta : según los médicos, la fístula de la vena renal aórtica izquierda es una de las afecciones extremadamente raras con menos de 26 casos. Este problema generalmente ocurre cada vez que la pared de cualquier pared infrarenal que pertenece a un aneurisma aórtico se erosiona dentro de la vena renal izquierda. Esta vena generalmente cruza por delante de cualquier aorta abdominal en el camino hacia la vena cana inferior. La hematuria, el dolor abdominal y el síndrome silente en el riñón izquierdo son algunas de las características clínicas principales asociadas con el problema de la fístula de la vena renal izquierda aórtica.

Fístula aortoentérica: la fístula aortoentérica o la rotura dentro del intestino implican un tipo anormal de comunicación que tiene lugar entre el intestino y la aorta abdominal. El problema puede ser primario o secundario. Cualquier tipo primario de fístula aortoentérica conecta el aneurisma aórtico infra renal hacia el intestino y comúnmente con el duodeno. La forma secundaria de la fístula aortoentérica constituye el tipo de complicación tardía postoperatoria y tiene lugar debido a la erosión en el injerto protésico aórtico presente en el duodeno.

Lea también:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment