Vulvodinia: clasificación, tipos, etiología, factores de riesgo, signos, síntomas, tratamiento, pronóstico

La parte externa de los genitales femeninos se denomina vulva. Cualquier tipo de inflamación en esta área se denomina vulvitis.

La vulvodinia es un tipo de condición de dolor crónico multifactorial, cuyo origen aún no se conoce, que se caracteriza por la quema de la vulva junto con la picazón, la irritación y la sensación de aspereza. Para las mujeres con vulvodinia, los síntomas comunes incluyen dolor constante o ardor junto con picazón de la vulva. Estos síntomas a veces pueden ser tan insoportables que pueden causar dispareunia y hacer que las relaciones sexuales sean extremadamente dolorosas. Prácticamente no hay daño tisular, secreción, infección u hongo, lo que significa que en el examen prácticamente no se observa nada, excepto la inflamación crónica.

Cuando el examen físico muestra solo una inflamación crónica en el vestíbulo, se debe sospechar de vulvodinia. La vulvodinia es un dolor ardiente, irritante, punzante o agudo que se presenta en el vestíbulo. Dicho dolor puede durar poco tiempo o ser persistente, pero la vulvodinia suele definirse como una duración de al menos tres meses. Los síntomas de dolor persistente, ardor y picazón pueden ser tan severos que hacen que las relaciones sexuales sean imposibles o al menos muy difíciles. Los síntomas de la vulvodinia pueden ocurrir en un área pequeña o pueden afectar a toda la zona vulvar. El dolor puede ocurrir antes, durante o después de la actividad sexual, cuando se insertan los tampones, o incluso cuando se usa ropa interior o pantalones. El dolor también puede ocurrir sin ninguna razón aparente.

La vulvodinia no está asociada con enfermedades de transmisión sexual (ETS) o factores de riesgo de ETS, pero las mujeres afectadas a menudo han sido tratadas repetidamente por vulvovaginitis por candidiasis. En el pasado, se teorizaba que el dolor de la vulvodinia se debía a problemas psicológicos. Sin embargo, los datos recientes indican que las mujeres con vulvodinia son psicológicamente comparables a las mujeres sin el trastorno y no son más propensas a ser abusadas. Los niveles de satisfacción marital también son similares.

Hay dos tipos de Vulvodinia: Síndrome de vestibulitis vulvar en el que hay una respuesta dolorosa al tocar alrededor de la abertura vaginal y Vulvodinia disestésica en el que hay un dolor generalizado, que generalmente no está provocado. El dolor vulvar puede afectar a mujeres de cualquier edad.

En el síndrome de vestibulitis vulvar, las hembras experimentan un fuerte dolor punzante en la palpación en ciertos puntos de la abertura vaginal donde se encuentran las glándulas vestibulares principales. En el examen con un instrumento, se observa la sensibilidad del punto localizado.

La vulvodinia disestésica en comparación con el síndrome de vestibulitis vulvar es mucho menos común. En esto, el dolor se presenta en forma de una sensación de ardor espontánea, a veces en toda la vulva e incluso en las piernas. Como a menudo se asocia con la menopausia, por lo tanto, puede tener un componente hormonal.

Epidemiología de la vulvodinia

Se estima que alrededor del 28 al 30% de la población femenina de los EE. UU. Sufre esta condición en algún momento de su vida. Específicamente, las encuestas telefónicas nacionales evaluaron la prevalencia de los síntomas vulvares en un entorno de atención ambulatoria (4%) y la población general (9,9% a lo largo de la vida, 3,8% actual), respectivamente. Estos estudios también identificaron asociaciones entre los síntomas vulvares y otras afecciones crónicas, con un historial de infecciones vulvovaginales crónicas y la depresión como los predictores más fuertes de dolor vulvar. Una encuesta de casos y controles de mujeres con un diagnóstico confirmado de vulvodinia arrojó resultados similares. Una comparación de mujeres sintomáticas y diagnosticadas ilustra aspectos comunes en la historia de salud, las características del dolor y el impacto del dolor en el estilo de vida. lo que indica que la población sintomática identificada de la población general es una buena representación de las mujeres que pueden sufrir de vulvodinia. Los modelos multivariables demuestran que los predictores más fuertes de un diagnóstico basado en los síntomas son una combinación de factores físicos y psicológicos, que incluyen dolor con inserción de espéculo, abstención del coito y temor al coito debido al dolor vulvar. Se anticipa que estos hallazgos servirán como base para desarrollar una herramienta de detección que identifique a las mujeres que experimentan dolor vulvar crónico que puede ser indicativo de vulvodinia. Cuando se consideran en conjunto, estos tres estudios de estudio profundizan la comprensión de la prevalencia de los síntomas vulvares crónicos y proporcionan información sobre los factores predictivos de ambos síntomas y el diagnóstico de vulvodinia en la población general.

Fisiopatología de la vulvodinia

La fisiopatología de la vulvodinia puede relacionarse con la irritación de los tejidos blandos. En tales circunstancias, el cuerpo activa una serie de defensas. El tejido se inflama para evitar un mayor contacto. Las nuevas terminaciones nerviosas crecen y se vuelven hipersensibles para que puedan detectar más contacto y retirarse. Los vasos sanguíneos en el área se contraen para evitar que se propague una posible infección. Finalmente, los músculos producen espasmos en el suelo pélvico que reducen el flujo sanguíneo y producen una inflamación adicional.

Etiología y factores de riesgo de la vulvodinia

La vulvodinia es una condición patológica que tiene antecedentes numerosos y mal definidos. Se sabe muy poco acerca de los procesos biológicos que llevaron al desarrollo de la vulvodinia junto con sus secuelas a largo plazo. Los factores que incitan a una persona a buscar atención y los criterios diagnósticos mediante los cuales un médico formula el tratamiento o la terapia no son constantes. Los pacientes afectados comúnmente experimentan dolor con las relaciones sexuales, irritación vulvar constante junto con ardor y dolor. También puede haber síntomas asociados con las vías urinarias y gastrointestinales. Además, los criterios de diagnóstico que definen las categorías y los subconjuntos de Vulvodynia no están adecuadamente definidos ni utilizados por los médicos. Si bien aún no se conoce la verdadera aparición de Vulvodynia,

  1. Vestibulitis vulvar.
  2. Vulvodinia disestésica.
  3. Dermatitis vulvar.

La vestibulitis vulvar, que se cree que es el subtipo más común, se ha observado en aproximadamente el 15% de las personas en algunos estudios. Si bien los estudios histológicos indican una reacción inflamatoria crónica, la causa exacta de esta inflamación y su importancia siguen sin estar claras. También se ha propuesto en algunos estudios el papel que desempeña una disfunción del suelo pélvico para actuar como un catalizador para el desarrollo de síndromes de dolor vulvar. La vulvodinia disestética es precisa, pero su impacto exacto aún es incierto. Los estudios también hacen un comentario sobre el efecto de los parámetros neurofisiológicos como una asociación potencial que debe tenerse en cuenta.

Signos y síntomas de vulvodinia

Del 10 al 16% de las mujeres se han quejado de dolor vulvar que dura tres meses o más. El dolor vulvar puede afectar a mujeres de cualquier edad. Este dolor puede ser secundario a infecciones por levaduras o herpes, incidentes traumáticos como agresiones sexuales, afecciones patológicas como la enfermedad de Behcet o Crohn, afecciones precancerosas, irritantes como los jabones y anomalías de la piel como dermatitis y psoriasis.

Se dice que entre las muchas teorías sobre qué causa la vulvodinia, la más probable es una respuesta a la anomalía del tejido, posiblemente causada por una infección, irritación o trauma mucho después de que se haya resuelto.

Los síntomas varían mucho entre los pacientes y pueden ser localizados o difusos, superficiales o profundos, y constantes o intermitentes. Los hallazgos patológicos se limitan al eritema vulvar y el diagnóstico es de exclusión.

Tratamiento de la vulvodinia

Se ha informado que la cirugía es una intervención exitosa para casos seleccionados de vestibulitis vulvar y se reserva para mujeres con síntomas graves y de larga duración. Sin embargo, el manejo quirúrgico óptimo aún no está determinado y muy pocos estudios bien diseñados a largo plazo documentan el resultado de los procedimientos quirúrgicos. Además, las terapias farmacológicas y conductuales se beneficiarían de la estandarización del tratamiento y los estudios clínicos prospectivos.

A pesar de los tratamientos con cirugía, terapias farmacéuticas, tratamientos psicológicos, fisioterapia., y la terapia de manejo del dolor como biorretroalimentación y modificación de la conducta, aún no existe un consenso respecto de qué procedimiento o procedimientos brindan el máximo beneficio con la satisfacción del paciente para un individuo afectado. Con frecuencia se utiliza una combinación de terapias y, aunque hay varias opciones disponibles para el tratamiento de la vulvodinia, la mayor parte de la literatura respalda la conclusión de que las curas para la vulvodinia son poco frecuentes y se puede diagnosticar una causa incitante específica en un porcentaje relativamente pequeño de pacientes. La consideración de estos factores debe ser una parte integral del manejo de los pacientes con vulvodinia y esto subraya la necesidad de examinar esta condición en un contexto multidisciplinario.

Pronóstico para vulvodinia

La historia natural de la vulvodinia no está clara. Muchas mujeres se quejan de este trastorno durante años, y tradicionalmente se ha considerado crónica. Sin embargo, los datos recientes sugieren que aproximadamente la mitad de las mujeres que informan haber tenido dolor vulvar prolongado ya no tienen síntomas de vulvodinia. Por lo tanto, es razonable pensar que los síntomas en una proporción sustancial de las mujeres con este trastorno pueden disminuir. El pronóstico para las mujeres que reciben un tratamiento adecuado es bastante bueno. Un estudio de seguimiento de 104 mujeres atendidas en dos clínicas de referencia en una universidad sugiere que la mayoría de las mujeres con vulvodinia experimentan una mejora sustancial con el tratamiento médico.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment