¿Cuáles son los factores de riesgo para la linfadenitis mesentérica?

Cada enfermedad tiene los factores de riesgo que explican la aparición de una enfermedad en una persona y la ausencia en otra. Los factores de riesgo para la linfadenitis mesentérica son los rasgos que, si están presentes en la persona, tienen un mayor riesgo en comparación con la persona que no posee esos rasgos.

Los siguientes son los factores de riesgo más comunes para la linfadenitis mesentérica:

  1. Infancia: los niños son más susceptibles a la linfadenitis mesentérica causada por Y enterocolítica. Los niños tienen un sistema inmunitario relativamente débil en comparación con los adultos y, por lo tanto, tienen mayores posibilidades de contraer una infección.
  2. Género: aunque la condición existe en niños, hombres y mujeres jóvenes, algunos estudios concluyeron que los hombres tienen un riesgo más alto en comparación con las mujeres cuando se trata de padecer linfadenitis mesentérica.
  3. Infección concurrente: la infección concurrente juega un papel importante en el desarrollo de la linfadenitis mesentérica. Los pacientes con infecciones del tracto respiratorio son más vulnerables a la infección del tracto gastrointestinal en comparación con las personas sin ninguna infección.
  4. Ambiente antihigiénico: los agentes causantes de la linfadenitis mesentérica, como bacterias, hongos y virus, existen en el ambiente antihigiénico e infectan a las personas que viven en estos ambientes o que tienen hábitos alimenticios poco higiénicos. Por lo tanto, se debe mantener una higiene adecuada para reducir el riesgo de infección.
  5. Inmunosupresión: la linfadenitis mesentérica se produce cuando los ganglios linfáticos combaten la infección. Por lo tanto, las personas con un sistema inmunitario comprometido tienen un mayor riesgo en comparación con las personas con un sistema inmunitario normal. El sistema inmunológico del paciente puede estar comprometido ya sea debido a alguna enfermedad como el SIDA o debido a ciertos medicamentos como los que se usan en el trasplante de órganos.

Se debe tener el cuidado adecuado de las personas que corren un mayor riesgo, como mantener la higiene adecuada, tomar antioxidantes y suplementos de vitaminas y minerales y tratar cualquier infección que ya esté presente en el cuerpo.

Causas de la linfadenitis mesentérica

La linfadenitis mesentérica es la condición de los ganglios linfáticos inflamados. Las glándulas linfáticas pueden estar inflamadas debido a una variedad de razones, la más importante es la infección causada por Y. enterocolítica. Las siguientes son las razones de la linfadenitis mesentérica:

  1. Infección: la infección es una de las razones principales de la linfadenitis mesentérica. Las bacterias, virus u hongos invaden el cuerpo y los ganglios linfáticos actúan como un sistema de defensa que combate estos patógenos. En este proceso los ganglios linfáticos se inflaman.
  2. Inmunosupresión: la inmunosupresión proporciona un entorno viable a los patógenos para invadir el cuerpo más fácilmente y les permite crecer. En el SIDA, el sistema inmunológico del cuerpo se ve comprometido y aumenta el riesgo de infección.
  3. Cáncer: los cánceres, como el cáncer de páncreas o el cáncer gastrointestinal, también son las causas de la linfadenitis mesentérica.
  4. Inflamación: varias inflamaciones están presentes en el cuerpo, lo que lleva al desarrollo de varios mediadores inflamatorios. Estos mediadores también pueden causar la linfadenitis mesentérica. Las afecciones como la diverticulitis, la enfermedad de Crohn y la pancreatitis son afecciones inflamatorias que causan linfadenitis mesentérica.

Tratamiento para la linfadenitis mesentérica

La linfadenitis mesentérica es generalmente una condición autolimitada. Pero cuando hay alguna infección o dolor, se requiere el tratamiento. El tratamiento, en caso de infección, se realiza a través de antibacterianos para infecciones bacterianas, antivirales para infecciones virales y antifúngicos para infecciones micóticas Además, para tratar el dolor y la inflamación, se utilizan fármacos analgésicos y antiinflamatorios. Las cosas pueden complicarse más cuando la infección de moderada a grave permanece sin tratamiento o se trata de manera inadecuada. Aparte del tratamiento normal, también hay un tratamiento alternativo disponible que actúa como un adyuvante al tratamiento principal. Estos pueden incluir tomar un descanso adecuado, beber suficiente cantidad de líquido, tomar suplementos nutracéuticos y vitaminas y minerales, y proporcionar una compresa tibia al abdomen para mejorar la circulación.

Conclusión

Se definen diversos factores de riesgo para la linfadenitis mesentérica. Estos incluyen a los niños que están en mayor riesgo debido a un sistema inmune inmaduro. Además, algunos estudios concluyen que los hombres tienen mayor riesgo en comparación con las mujeres. Como la infección es la causa principal de la linfadenitis mesentérica, el paciente con infección concurrente y el sistema inmunitario comprometido también tienen un riesgo mayor.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment