¿Es contagiosa la pitiriasis rubra pilaris y cómo se trata? Tipos, causas, síntomas, estadios de la pitiriasis rosada

La pitiriasis rubra pilaris o PRP es una afección en la que se desarrollan manchas rojizas y escamosas en la piel, que cubren partes como codos, rodillas, palmas y plantas. En la mayoría de los pacientes, la pitiriasis rubra pilaris dura solo una semana o unas pocas semanas, sin embargo, en algunos casos puede durar más tiempo, es decir, hasta 6 meses. Alrededor del 2% de los pacientes tienen recurrencia. La prevalencia general de esta afección en los Estados Unidos se ha estimado en 0.13% en hombres y 0.14% en mujeres. La pitiriasis rubra pilar se produce principalmente entre el grupo de edad de 10 a 35 años.

¿Es contagiosa la pitiriasis rubra pilaris?

La pitiriasis rubra pilaris no es una enfermedad contagiosa, ni es una enfermedad infecciosa. Por lo tanto, no se puede adquirir a través del contacto cercano con una persona que padece la enfermedad.

Tipos de pitiriasis rubra pilaris:

Hay seis tipos de pitiriasis rubra pilaris.

Pitiriasis Rubra Pilaris de inicio en el adulto clásico:

Este es el tipo más común de pitiriasis rubra pilaris y ocurre en la edad adulta. Los síntomas suelen desaparecer en pocos años. Sin embargo, en algunos casos los síntomas regresan más tarde.

Pitiriasis Rubra Pilaris de inicio en adultos:

Al igual que la Pityriasis rubra pilaris de inicio en el adulto clásico, la Pityriasis rubra pilaris de inicio en el adulto atípico también comienza en la edad adulta. Sin embargo, en este caso los síntomas pueden durar más de 20 años.

Pitiriasis rubra pilaris de aparición juvenil clásica:

La aparición clásica juvenil de pitiriasis rubra pilaris comienza en la infancia. Los síntomas generalmente desaparecen dentro de un año; sin embargo, pueden volver más tarde.

Pitiriasis rubra pilaris circunscrita de inicio juvenil:

Comienzo juvenil circunscrito La pitiriasis rubra pilaris comienza antes de la pubertad. Este tipo de pitiriasis rubra pilaris afecta las palmas de las manos de los niños, las plantas de los pies, las rodillas y los codos. Los síntomas aquí pueden desaparecer durante la adolescencia.

Pitiriasis de inicio juvenil atípica rubra pilaris:

Este tipo de pitiriasis rubra pilaris a veces se hereda. Es decir, se transmite a través de la familia. Puede estar presente al nacer o puede desarrollarse durante la primera infancia. Los síntomas generalmente duran para toda la vida.

Pitiriasis asociada al VIH Rubra Pilaris:

Un tipo más de Pityriasis rubra pilaris es la Pityriasis Rubra Pilaris asociada al VIH. Está relacionado con el VIH y es muy difícil de tratar.

Causas de la pitiriasis rubra pilaris:

La causa exacta de la pitiriasis Rubra Pilaris aún no está clara y el inicio de la afección a menudo es esporádico. Hay algunos casos en los que la Pitiriasis rubra pilaris existe como una enfermedad hereditaria; Sin embargo, la mayoría de los casos no lo son. La enfermedad se puede heredar parcialmente, donde hay un 50% de probabilidad de que una descendencia pueda contraer la enfermedad de sus padres, que tenían el gen defectuoso. Sin embargo, debe mencionarse que no todos los niños con padres portadores del gen defectuoso sufren de Pitiriasis rubra pilaris. 
La aparición clásica en adultos de la pitiriasis Rubra Pilaris puede estar relacionada con el cáncer de piel subyacente. Es esencial que consulte a su médico y compruebe si tiene cáncer de piel, si tiene un PRP de inicio clásico.

Según el Centro de información de enfermedades raras y genéticas, la pitiriasis rubra pilaris también puede estar relacionada con una respuesta del sistema inmunológico.

Según la Organización Nacional de Trastornos Raros, la Pitiriasis Rubra Pilaris también puede deberse a un problema en la forma en que nuestro cuerpo procesa la Vitamina A. Sin embargo, se requieren más investigaciones para determinar si es cierto.

Síntomas de la pitiriasis rubra pilaris:

La pitiriasis rubra pilaris se caracteriza por el desarrollo de parches en la piel que cubren toda la superficie de la piel o parte del cuerpo, como los codos, las rodillas, las palmas y las plantas. Los parches desarrollados tienen bordes bien definidos y tienen una decoloración de color naranja rojizo o marrón rojizo con un tamaño de cabeza de alfiler.

También hay una severa descamación de la piel que se acompaña con picazón y engrosamiento que crece alrededor de los folículos pilosos. También puede haber cambios en las uñas. Puede producirse una decoloración marrón amarillenta en el extremo distal de las uñas, incluido el engrosamiento de las uñas y la arista longitudinal. En el caso de Pityriasis rubra pilaris, también puede haber cambios o problemas con la visión o los afectados también pueden quejarse de una visión borrosa.

Aparte de esto, la membrana mucosa también presenta cambios debido a la pitiriasis rubra pilaris. El paciente puede tener irritación y dolor en y alrededor de la boca.

Etapas de la pitiriasis rubra pilaris:

Etapa 1: Etapa inicial con signos de inicio previo

Aquí hay signos leves de caspa y cuero cabelludo crujiente y también parches rojos limitados o descamación de la piel. Lentamente, dependiendo del avance de la inflamación, los signos pueden progresar y los parches en la piel comienzan a volverse rojos, rosados ​​o de color rojo anaranjado que generalmente son escamosos. Los parches ocurren con mayor frecuencia en las rodillas, el codo, las manos, los pies y los tobillos. Aparte de esto, la piel de las plantas de los pies y las palmas también se vuelve roja o cerosa y se engrosa con un tono naranja clásico. Los parches escamosos pueden eventualmente extenderse por todo el cuerpo. Además, puede haber un desarrollo de grietas o fisuras dentro de la piel engrosada y pueden ser dolorosas. Las uñas también pueden engrosarse, surcarse, decolorarse e incluso pueden desprenderse. Debido al trastorno en sí, el cabello también puede arrojar.

Etapa 2: Etapa aguda y sus signos:

En la etapa aguda de Pityriasis rubra pilaris, existen signos como piel seca, roja y descamativa, piernas y pies hinchados y pies y manos agrietados y sangrantes. También puede haber un problema grave relacionado con la movilidad, la visión y los ojos con problemas. El prurito, la alteración del sueño y el dolor son algunos de los signos comunes en esta etapa del PRP. Esta etapa plantea el mayor desafío para el cuerpo, la mente y el espíritu y puede durar desde menos de un mes o muchos meses más.

Etapa 3: Etapa de gestión y signos

Después de la etapa aguda, la etapa de manejo llega donde la persona afectada toma un nuevo enfoque, es decir, mitiga y controla los signos y síntomas de la enfermedad. Aquí, puede haber dolor en las articulaciones, oídos tapados y discapacidades también. Para todos, su rutina diaria asociada con la medicación, la hidratación y el manejo de los desafíos del cuerpo, la mente y el espíritu de la persona que sufre de Pityriasis rubra pilaris, no puede ser ignorada.

Tratamientos De Pitiriasis Rubra Pilaris:

Cabe mencionar que actualmente no existe cura para la pitiriasis rubra pilaris. Sin embargo, los tratamientos pueden aliviar la severidad de los síntomas. A continuación, se incluyen algunos de los tratamientos que su médico podría recetarle si tiene Pitiriasis Rubra Pilaris.

Tratamientos médicos para la pitiriasis rubra pilaris:

Retinoides orales: los retinoides orales, como la isotretinoína o la acitretina, se recetan para eliminar los síntomas en la pitiriasis rubra pilaris. Estos son los derivados de la vitamina A que retardan el crecimiento y la eliminación de las células de la piel.

Vitamina A oral: esto puede ser beneficioso en algunas personas que sufren de pitiriasis rubra pilaris, sin embargo, solo en dosis muy altas. Los retinoides son más efectivos y se usan más comúnmente que la vitamina A.

Cremas tópicas: las cremas tópicas que contienen urea o ácido láctico se utilizan para reducir la gravedad de los síntomas en la pitiriasis rubra pilaris. Estas cremas van directamente sobre tu piel.

Metotrexato: este es un medicamento oral que se puede prescribir en caso de que los retinoides no funcionen en el tratamiento de la pitiriasis rubra pilaris.

Inmunosupresores: los inmunosupresores son medicamentos orales que suprimen el sistema inmunológico. La ciclosporina y la azatioprina son algunos de los inmunosupresores.

Biológicos: los biológicos son medicamentos inyectables, intravenosos o intravenosos que afectan su sistema inmunológico. Incluyen los fármacos etanercept, adalimumab e infliximab.

Remedios caseros para la pitiriasis Rubra Pilaris

El objetivo principal en el tratamiento de la pitiriasis Rubra Pilaris es reducir la gravedad de los síntomas, para que la persona afectada se sienta más cómoda. Algunos de los remedios caseros que pueden intentarse para deshacerse de la pitiriasis rubra pilaris incluyen los siguientes.

Cremas y aceites: Se sabe que las cremas emmolientes son útiles para reducir la sequedad. Los aceites vegetales son emolientes efectivos. Puede usar aceite de coco como un remedio casero para lubricar las lesiones escamosas y secas, que pueden causar grietas y fisuras. Es necesario aplicarlo sobre la superficie por la noche para que haya una absorción completa.

Ungüentos: también se sabe que los ungüentos y cremas esteroides son eficaces para aliviar los síntomas de la pitiriasis rubra pilaris. Sin embargo, solo deben utilizarse después de consultar a su médico.

Dieta: Es esencial que consuma alimentos ricos en vitamina A. Debe tomar pescado y otros alimentos de mar, que están cargados con una alta cantidad de vitamina A. Su médico también puede recetarle algunos suplementos de vitamina A.

Luz solar: la exposición a los rayos ultravioleta del sol junto con los medicamentos orales puede ser un remedio casero útil para reducir la gravedad de la afección.

Complicaciones de la pitiriasis rubra pilaris:

Existen algunas complicaciones de la pitiriasis rubra pilaris; e incluyen las afecciones secundarias, los síntomas u otros trastornos causados ​​por la pitiriasis rubra pilaris. Una de las complicaciones es la hiperqueratosis o engrosamiento de la piel debido al exceso de producción de la proteína llamada queratina. Los callos y las verrugas son algunos de los ejemplos de hiperqueratosis. Una complicación más de la pitiriasis Rubra Pilaris incluye el eritema, que es una afección caracterizada por enrojecimiento de la piel causado por la congestión de los capilares.

Conclusión:

Por lo tanto, la pitiriasis rubra pilaris es una afección de la piel que podría tener algunas complicaciones y requerir tratamientos adecuados y remedios caseros para deshacerse de ella. Se debe tener en cuenta que la condición no se puede prevenir, ya que la causa y el inicio de la pitiriasis Rubra Pilaris aún se desconocen. Sin embargo, en caso de que sospeche tener Pitiriasis rubra pilaris, visite a su dermatólogo y comience el tratamiento lo antes posible.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment