¿Puede la miastenia gravis irse sola?

No existe cura para la miastenia gravis y la afección solo se puede controlar brindando un tratamiento óptimo. La enfermedad se divide en una etapa activa y una etapa de remisión, y el objetivo del tratamiento es mantener la enfermedad en la etapa de remisión.

¿Puede la miastenia gravis irse sola?

No existe una cura para la miastenia gravis, sin embargo, se puede manejar de manera efectiva con varios medicamentos y la cirugía también es necesaria en algunos pacientes con mayor gravedad. La condición se divide en dos etapas, la etapa activa y la etapa de remisión. En la etapa activa, el paciente experimenta los síntomas de la enfermedad, como caída del párpado, visión doble., dificultad para comer y tragar, un problema para cerrar la mandíbula, habla borrosa y dificultad respiratoria. Los medicamentos se administran en los pacientes para controlar eficazmente los síntomas de la enfermedad. A través de medicamentos y otras terapias, la etapa activa de la enfermedad se transforma a la etapa de remisión. En esta etapa, la enfermedad pasa al estado latente y el paciente no siente ningún síntoma. La tarea principal de los profesionales médicos es mantener la condición en la etapa de remisión con la ayuda de medicamentos. (1)

En la mayoría de los casos, la enfermedad pasa a la etapa de remisión desde la etapa activa a medida que los pacientes responden positivamente al tratamiento. Sin embargo, en algunos casos, la enfermedad permanece en la etapa activa y se requiere un tratamiento continuo para controlar los síntomas. En casos raros, la condición del paciente mejora y la enfermedad entra en la etapa de remisión sin ningún tratamiento. Esta mejora en la condición es repentina y se complementa con una dieta saludable y un descanso óptimo. (2)

La miastenia gravis es la condición en la cual el cuerpo está siendo atacado por su propio sistema inmunológico. Esto resulta en la reducción de la contracción muscular causando el debilitamiento de los músculos. La afección está relacionada con la glándula del timo y la glándula del timo del paciente está agrandada o el paciente puede sufrir de timoma. El inicio de la afección es repentino, y los músculos más afectados son los ojos y la cara. Las personas que padecen miastenia grave también tienen dificultad para tragar.

La condición se encuentra más comúnmente en hombres y mujeres adultos y rara vez se encuentra en niños. Las mujeres con edad menor de 40 años y los hombres con edad mayor de 60 son comúnmente afectados por la miastenia gravis. El pronóstico es favorable en el paciente sometido a tratamiento y la calidad de vida mejora.

La clasificación de la miastenia gravis se realiza en función de la gravedad de la enfermedad. La enfermedad se clasifica de la clase I a la V a través de la escala de clasificación clínica de Myasthenia Gravis Foundation of America.

El diagnóstico de la enfermedad se realiza mediante diversas técnicas de diagnóstico, como análisis de sangre, evaluación física, técnicas de imagen, electrodiagnóstico, prueba de edrofonio y prueba de función pulmonar. La prueba de función pulmonar se usa para evaluar la salud de los músculos respiratorios, ya que puede conducir a una dificultad respiratoria que puede resultar fatal.

Síntomas de la miastenia grave

La miastenia gravis normalmente afecta los músculos de los ojos, la cara, la garganta y el sistema respiratorio. A continuación se presentan los diversos síntomas de la miastenia gravis:

Ojos : los síntomas relacionados con los ojos incluyen caída del párpado, visión doble y la condición empeora al ponerle tensión a los ojos. Si los síntomas solo se asocian con los ojos, la afección se conoce como miastenia grave ocular. (3)

Hablar : el paciente que sufre de miastenia grave tiene dificultad para hablar y dificultad para hablar. No hay control sobre el tono y el tono de la voz.

Comer : a medida que los músculos de la garganta se debilitan, el paciente experimenta dificultades para tragar.

Síntomas respiratorios : en la etapa avanzada de la enfermedad, el paciente experimenta problemas respiratorios debido al debilitamiento de los músculos respiratorios. (4)

Conclusión

En raras ocasiones, la condición del paciente mejora sin tratamiento. En la mayoría de las afecciones, se requiere tratamiento para controlar los síntomas de la etapa activa o para mantener la etapa de remisión de la enfermedad.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment