¿Quién está en riesgo de tener un tumor de la vaina nerviosa?

Las personas que se han sometido previamente a un tratamiento de radiación tienen mayor riesgo de contraer un tumor de la vaina nerviosa.

Las personas con trastornos de neurofibromatosis tipo 1, neurofibromatosis 2 y schwannomatosis también tienen riesgo de tumores de la vaina nerviosa.

Los tumores benignos de la vaina nerviosa pueden tener lugar en cualquier parte del cuerpo humano, es decir, dentro del sistema nervioso periférico. En consecuencia, tales tumores provienen de la red de nervios que conectan diferentes partes de su cuerpo a la médula espinal y al cerebro. Aunque, en la mayoría de los casos, el tipo de tumor benigno no causa ningún problema, pero si opta por no tratarlos, es posible que tenga que asumir muchos riesgos, como hemos comentado en este artículo.

Formación de tumores de la vaina nerviosa

Los nervios en nuestro cuerpo envían señales con la ayuda de largas fibras cubiertas por la vaina nerviosa o la mielina. La mielina es responsable de brindar protección a varias fibras nerviosas para que no causen ningún daño y mejora la velocidad de señalización del nervio. Sin embargo, las células que lo producen a veces causan un mal funcionamiento y se salen de su control.

Cada vez que las células de la vaina nerviosa experimentan mutación genética, crecen de forma incontrolable y causan un tumor de la vaina nerviosa. La mayoría de los tumores son solitarios y se presentan en pacientes sin causar ningún tipo de predisposición genética para formar tumores esporádicos. Algunos individuos tienen propensión a múltiples tumores y características anormales relacionadas relacionadas con la neurofibromatosis, es decir, un tipo de síndrome genético.

Tumores cancerosos de la vaina nerviosa

En algunos casos, los tumores de la vaina de los nervios periféricos se vuelven cancerosos o malignos. Estos tumores nerviosos crean muchos problemas, causan dolor intenso y crecen de manera rápida. Para mantenerse seguro, es esencial que un paciente se someta a una biopsia con aguja y un estudio especial para saber si tiene un tumor canceroso o uno canceroso. En el caso de un tumor canceroso, los médicos deben realizar una cirugía para extirparlo por completo, junto con una gran parte del nervio afectado. Después de la cirugía, puede perder la función nerviosa con la extirpación del tumor respectivo. Sin embargo, su condición puede mejorar más adelante mediante un trasplante de nervio.

Riesgos de dejar el tumor de la vaina del nervio benigno sin tratar

Si bien los tumores benignos de la vaina nerviosa a menudo no requieren ningún tratamiento, dejarlos sin tratamiento puede conllevar muchos riesgos, que debe considerar cuidadosamente y consultar con su médico sobre los tratamientos disponibles. Los principales riesgos en este caso incluyen:

Crecimiento adicional del tumor

Al igual que otros tipos o formas de tumores, el tumor benigno de la vaina nerviosa puede crecer continuamente en caso de que no lo trate. Incluso si se mantiene benigno y crece a un ritmo lento, gradualmente causa interrupciones en el funcionamiento de los nervios cercanos, lo que provoca un dolor intenso o la pérdida de las funciones neurológicas. En caso de que no se someta a un tratamiento, los médicos sugieren que realice una observación cuidadosa combinada con la MRI de forma regular. En caso de que su tumor crezca con el tiempo, debe optar por la cirugía para su extirpación, ya que puede convertirse en un síntoma en su vida. Debe tener en cuenta que el retraso en la cirugía crea más dificultades y afecta el resultado de su cirugía.

Probabilidad o riesgo de malignidad

Debido a la neurofibromatosis y tumores benignos

La conversión del tumor de la vaina en forma benigna a una forma maligna es rara entre los pacientes con tumores esporádicos o solitarios, mientras que es común en pacientes que sufren de neurofibromatosis. Aunque la cirugía temprana evita el evento desafortunado respectivo, es un caso raro y debido a esto, los pacientes que tratan con neurofibromatosis nunca lo consideran una razón válida para optar por la cirugía. Sin embargo, la conversión maligna es una preocupación primordial relacionada con el tratamiento, especialmente entre los pacientes con neurofibromatosis, ya que por lo general tratan con múltiples tumores seguidos de radiográficamente. Cualquier variación repentina en la apariencia del tumor o su tasa de crecimiento monitoreada regularmente a través de resonancias magnéticas periódicas es capaz de impulsar la respuesta médica de una manera adecuada.

Debido a la radioterapia

Además del tumor maligno de la vaina nerviosa de los benignos o no cancerosos, el tumor maligno de la vaina nerviosa se desarrolla en áreas o áreas tratadas mediante radioterapia después de aproximadamente 10 años a 20 años de tratamiento.

Conclusión

Existe una gran cantidad de factores de riesgo asociados con el problema de los tumores de la vaina nerviosa. Sin embargo, los más comunes son el crecimiento o diseminación del tumor y la conversión a tumores cancerosos de los no cancerosos.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment