¿Qué es la cirugía para el tumor de la vaina nerviosa?

Los tumores de la vaina nerviosa son una clase de tumores de nervio y estructuras circundantes. Para comprender estos tumores, primero es importante comprender la anatomía de los nervios. Un nervio normal consiste en un axón central, rodeado por células de Schwann. El endoneuro está formado por el tejido conectivo de los axones, que comprende células de Schwann, fibroblastos, mastocitos, capilares y colágeno. El perineuro rodea grupos de estos axones junto con células de Schwann denominadas fascículos. Este grupo de fascículos está rodeado de epineuro.

Casi todos los tumores de la vaina nerviosa sintomáticos deben extirparse, ya sea como parte del diagnóstico o tratamiento del tumor. La cirugía debe ser realizada por un neurocirujano experimentado y experto, ya que la mayoría de estos tumores se forman dentro del nervio y están rodeados y entrelazados con fibras nerviosas funcionales que deben preservarse durante la extirpación del tumor.

En la mayoría de los casos, el tumor de la vaina nerviosa se puede extirpar sin parálisis del nervio afectado. Eliminar un schwannoma plantea menos complicaciones de la parálisis, mientras que eliminar un neurofibroma es más complejo. La cirugía para extirpar los neurofibromas plexiformes o un tumor maligno de la vaina nerviosa representa un desafío importante para un neurocirujano, ya que estos tumores de la vaina nerviosa son gruesos, tortuosos y pueden entrelazar estructuras de soporte. Esto se puede visualizar en una imagen de resonancia magnética. Estos tumores a menudo requieren la extirpación del nervio afectado, donde la transferencia de nervios o el injerto juegan un papel importante en la restauración de la función después de la cirugía.

El tratamiento adecuado de un tumor de la vaina nerviosa es la extirpación quirúrgica completa del tumor. Los abordajes quirúrgicos dependen del sitio y el tamaño del tumor de la vaina nerviosa que permite una visión óptima del sitio quirúrgico con una disección mínima. Las nuevas técnicas, los avances y los instrumentos permiten que los neurocirujanos alcancen los sitios de tumores a los que antes no se podía acceder. La microcirugía es un avance quirúrgico que utiliza microscopios de alta potencia, que facilitan la distinción entre un tumor y un tejido no tumoral. También facilita el monitoreo de la función nerviosa durante el proceso quirúrgico, que es vital en la preservación del tejido sano.

La radiocirugía estereotáctica se puede recomendar para los tumores de nervios periféricos o tumores que se encuentran dentro o alrededor del cerebro. El SRS utiliza energía de alta potencia dirigida a un área pequeña para destruir el tumor sin necesidad de ninguna incisión. Las complicaciones de la radiocirugía estereotáctica incluyen debilidad y / o entumecimiento del área tratada y, en ocasiones, falla del tratamiento, es decir, crecimiento continuo del tumor de la vaina nerviosa.

La radioterapia y la quimioterapia se usan como un complemento de la cirugía, ya que en ocasiones la extirpación completa del tumor no es posible con la cirugía sin comprometer los tejidos sanos circundantes y dañar el nervio. En tales casos, la radioterapia y / o la quimioterapia se pueden usar para limitar el crecimiento del tumor de la vaina nerviosa.

Después de la cirugía, el paciente con tumor de la vaina nerviosa puede necesitar rehabilitación física. El paciente puede necesitar una abrazadera o una férula para mantener las extremidades en posición durante el tiempo de curación. La fisioterapia también podría ser necesaria para la recuperación de la función y la movilidad perdida debido al daño al nervio o la amputación de la extremidad.

Presentación clínica de los tumores de la vaina nerviosa

Los tumores de la vaina nerviosa son en su mayoría benignos (no cancerosos) y no hacen metástasis a otras partes del cuerpo. Estos son de crecimiento lento que se forman dentro de la sustancia del nervio y conducen a la expansión gradual del nervio. Esto puede provocar una masa o crecimiento de tejido blando en el área del nervio afectado junto con dolor y síntomas neurológicos, como entumecimiento, debilidad, parestesias y, en el peor de los casos, parálisis o pérdida de función de la parte afectada del nervio afectado.

Los neurofibromas son tumores que surgen dentro del nervio o axón, por lo tanto, para extirpar este tipo de tumor, el nervio también debe extirparse. Los schwannomas son tumores que surgen de las células de Schwann que rodean el axón; Por lo tanto, el tumor se puede extirpar sin dañar el nervio afectado. En general, los tumores de la vaina nerviosa son tumores benignos y los neurofibromas y los schwannomas son el tipo más común de tumores benignos. En raras ocasiones, estos tumores pueden ser malignos conocidos como tumores malignos de la vaina del nervio periférico (MPNST), que incluyen el schwannoma maligno, el neurofibrosarcoma y el sarcoma neurogénico.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment