10 Cambios en el cuerpo durante el embarazo

El embarazo trae muchos cambios físicos y emocionales en el cuerpo de una mujer. Este es uno de los regalos más bellos de la naturaleza que se le da a una mujer. El proceso produce cambios no solo en el tamaño de su panza sino también en la velocidad a la que late su corazón. Estos cambios ocurren en parte debido a los cambios hormonales que sufre la mujer embarazada y en parte por el peso y la tensión física de llevar un peso extra en el cuerpo.

Una mujer embarazada compra ropa nueva, sujetadores y busca diversas maneras para aliviar sus tobillos hinchados. También puede jadear después de subir unos pocos pasos e incluso puede experimentar una visión borrosa.

10 Cambios en el cuerpo durante el embarazo

A continuación se muestra una visión completa de lo que las mujeres pueden anticipar al comenzar su viaje hacia la maternidad: –

# 1. Cambios hormonales en el cuerpo durante el embarazo

Una mujer embarazada experimenta varios cambios fisiológicos u hormonales. Las hormonas del embarazo son básicamente estrógeno y progesterona. De las diversas otras hormonas producidas durante el embarazo, estas dos son las principales hormonas del embarazo que son más activas durante el embarazo. La progesterona y las hormonas estrogénicas son responsables de los siguientes cambios en una mujer embarazada: –

Crecimiento del feto: Las hormonas del embarazo facilitan el desarrollo del feto.

Resplandor del embarazo: La hormona del embarazo da como resultado un “resplandor” del embarazo en la cara de la futura madre

Flexibilidad corporal: Una mujer embarazada es testigo de una disminución en la flexibilidad del cuerpo debido a las alteraciones en el nivel de Progesterona y Estrógeno.

Cambios inducidos por la hormona estrogénica en una mujer embarazada

El cuerpo femenino produce más estrógeno durante el embarazo que durante toda la vida.

Desarrollo del feto: La hormona ayuda al bebé a desarrollarse y madurar. También facilita la formación de vasos sanguíneos en el feto. Por lo tanto, es responsable del apoyo general al crecimiento del bebé en desarrollo.

Náuseas: El nivel de estrógeno aumenta constantemente durante el embarazo y alcanza su punto máximo durante el tercer trimestre. La sensación de náuseas asociadas con el embarazo también se debe a cambios en los niveles de estrógenos.

Conductos lácteos: La hormona también ayuda a la madre en el desarrollo del conducto de la leche y la ampliación de los senos.

Nutrición: Transferencia de nutrientes al feto a través de la placenta

Cambios inducidos por la hormona progesterona en una mujer embarazada

La progesterona es otra hormona con niveles de producción extraordinariamente altos durante el embarazo. A continuación se detallan algunos de los cambios que ocurren en el cuerpo debido a cambios en los niveles de progesterona: –

Articulaciones y ligamentos: Los cambios en los niveles de progesterona provocan el aflojamiento de los ligamentos y de las articulaciones. Puede dificultar el ejercicio de una mujer. Los ligamentos sueltos pueden causar esguinces y distensiones en el tobillo o la rodilla. Los cambios, como la tensión del ligamento redondo aumentan el tamaño del útero y la inestabilidad pélvica.

Útero: La hormona también cambia las estructuras internas, como el útero, en donde se produce un cambio significativo haciéndolo crecer desde un pequeño tamaño de par hasta un tamaño que puede acomodar a un bebé adulto.

Cambios posturales: Las hormonas de progesterona provocan varios cambios posturales en el cuerpo de una mujer como: –

Abdomen: Se observan cambios en la región del abdomen a medida que pasa de plano a convexo

Mama: Se produce un aumento en el tamaño de la mama

Atrás: Aumento en la parte posterior se produce la curvatura.

Balance del cuerpo: El efecto combinado de una transformación tan significativa también puede cambiar su sentido del equilibrio.

# 2. Aumento de peso, retención de líquidos y actividad física

El cuerpo de la mujer embarazada gana peso drásticamente. Este aumento en el peso corporal combinado con el efecto gravitacional aumenta la carga de trabajo para el cuerpo. Tal condición también provoca cambios en la circulación sanguínea del cuerpo. Esto hace que el cuerpo femenino retenga los fluidos corporales y eventualmente produzca hinchazón en la cara y las extremidades. El líquido retenido disminuye la capacidad y la flexibilidad del cuerpo para el ejercicio.

La hinchazón debida a la retención de líquido generalmente se observa durante la fase de transición desde el segundo trimestre hasta el tercer trimestre. El líquido corporal es la razón principal detrás del aumento de peso significativo durante el embarazo.

Formas de disminuir la retención de líquidos corporales durante el embarazo

La mujer embarazada puede tomar la ayuda de algunos de los consejos que se mencionan a continuación:

Descansa: Evita los períodos de larga duración. Tome suficiente cantidad de descanso en el medio.

Evite el sodio o la cafeína: El sodio y la cafeína facilitan el proceso de retención de agua en el cuerpo y por lo tanto deben evitarse durante el embarazo.

Potasio: Aumenta la ingesta dietética de potasio para expulsar el exceso de líquido del cuerpo

# 3. Cambios sensoriales en el cuerpo durante el embarazo

Una mujer embarazada puede experimentar cambios radicales en los sentidos. El embarazo puede afectar su vista, sabor y sentido del olfato.

Cambios en la visión

Near Sightedness: Este es uno de los cambios sensoriales que experimenta una mujer. La mujer embarazada experimenta miopía en este momento y este fenómeno desaparece después del parto. Esto todavía está bajo la controversia para los investigadores y todavía necesita más estudio.

Blurriness: La mujer también se enfrenta a una ligera visión borrosa e incomodidad usando lentes de contacto.

Presión intraocular: Algunos la mujer también experimenta una presión intraocular.

Desprendimiento de retina: Además, una mujer que tiene preeclampsia o diabetes gestacional es vulnerable a algunos problemas oculares poco frecuentes, como desprendimiento de retina o incluso pérdida de visión.

Cambios en el gusto y el olfato

Cambios en la sensación del gusto: El cambio en el gusto es bastante común durante el embarazo. Una mujer embarazada puede preferir comidas un poco picantes. Los alimentos con sal añadida o azúcar añadido también están entre sus preferencias.

Disgeusia: Una mujer embarazada también puede experimentar una disminución en la capacidad de sabor. La enfermedad que causa tal situación médica se conoce como Disgeusia. Esta afección puede ocurrir durante el primer trimestre del embarazo.

Pérdida temporal de sensación de sabor: Las preferencias de sabor pueden diferir a medida que el cuerpo femenino se somete a diferentes fases del embarazo. La pérdida de los sentidos del gusto puede ocurrir para algunas mujeres durante un período corto. Sin embargo, ganan sentidos de sabor completo poco después del parto.

Gusto metálico: Algunas mujeres también pueden desarrollar un sabor metálico en la boca durante el embarazo. Tal situación indica desequilibrio y puede causar náuseas. Los profesionales de la salud identifican esta condición como un desequilibrio en los nutrientes del cuerpo.

Cambios en la sensación de olor: Los cambios en el sentido del olfato también se identifican en muchas mujeres embarazadas. Reportan un fuerte sentido del olfato en este momento para los diferentes olores. Algunas investigaciones también sugieren que ciertos olores identificados por la mujer embarazada son irreconocibles por el grupo de mujeres no embarazadas.

# 4. Cambios en la mama y el cuello uterino durante el embarazo

Cambios en el nivel de hormonas, preparar el cuerpo de la madre para el embarazo. Los cambios hormonales comienzan a ocurrir en el primer trimestre del embarazo. Estos cambios afectan a todas las actividades de apoyo del cuerpo humano, como el parto y la lactancia.

Cambios en el pecho:

Un cuerpo de mujer embarazada necesita alimentar a su hijo en el futuro. El cuerpo se prepara para este proceso durante el embarazo. Algunos de estos cambios se enumeran a continuación:

Pigmentación de la piel: Las hormonas del embarazo que afectan la pigmentación de la piel oscurecen la areola. Las venas alrededor de los pezones desarrollan un tono oscuro y sobresalen más en comparación con el estado no preñado.

Tamaño del pezón: El tamaño de los pezones aumenta durante el embarazo.

Tamaño del seno y Sensibilidad: Las mamas crecen durante el embarazo y la mujer también puede experimentar una sensibilidad aumentada

Las estrías: Cuando las mamas experimentan cambios rápidos de tamaño, algunas mujeres pueden desarrollar estrías en los senos.

Topetones: La mujer embarazada también podría desarrollar pequeñas protuberancias alrededor de areolas.

Producción de leche: La producción de leche comienza a ocurrir durante las últimas etapas del embarazo, que actúa como una fuente de nutrientes para el bebé recién nacido. En ciertos casos, la leche comienza a “escaparse” en cantidades diminutas en forma de líquido amarillento espeso, especialmente durante el segundo trimestre. Esta sustancia es el calostro.

Conductos lácteos: Los conductos lácteos en los senos comienzan a expandirse para ayudar a alimentar al recién nacido fácilmente.

Bultos en los tejidos mamarios: Bloqueado los conductos de la leche pueden causar pequeños bultos en el tejido mamario. Estos bultos a menudo desaparecen después de unos días de actividades de masaje y calentamiento. Si aún persisten, los médicos los examinan para proporcionar más ayuda en el diagnóstico.

Cambios en el cuello uterino

La entrada al útero, conocida como cuello uterino, experimenta algunos cambios significativos durante el embarazo y el parto. Algunos de estos cambios son: –

Engrosamiento del cuello uterino: En la mayoría de las mujeres embarazadas, el tejido del cuello uterino se espesa y se vuelve firme y glandular.

Ablandamiento de los tejidos del cuello uterino : Hasta las pocas semanas de dar a luz, el tejido del cuello uterino se vuelve blando y se dilata a medida que el bebé aumenta la presión.

Release of Mucus Plug: En la etapa temprana del embarazo, el cuello uterino produce un tapón de moco espeso para sellar el útero. Este tapón se expulsa durante las últimas etapas del embarazo o en el momento del parto. Este evento ocurre cuando la mucosidad veteada con flujo sanguíneo prepara al cuerpo para el parto.

# 5. Cambios relacionados con el embarazo en el cabello, la piel y las uñas

El embarazo puede provocar algunos cambios en la apariencia; alguna mujer puede observar cambios en su piel. La mayoría de estos cambios son temporales, sin embargo, algunos pueden resultar en un cambio permanente. Por ejemplo, las estrías desarrolladas durante el embarazo pueden dejar algunas cicatrices permanentes en la piel.

Cambios en el cabello y las uñas durante el embarazo

Los cambios hormonales durante el embarazo pueden causar una caída excesiva del cabello o pérdida de cabello. Esto generalmente ocurre cuando una mujer tiene antecedentes familiares de alopecia femenina. El crecimiento de las uñas también se ve afectado durante el embarazo. Los siguientes son algunos de los cambios en el cabello y las uñas que ocurren durante el embarazo:

Crecimiento excesivo del cabello: Al contrario que la caída del cabello, algunas mujeres también pueden experimentar un crecimiento excesivo o engrosamiento del cabello. Una mujer también puede enfrentar el crecimiento del cabello en algunos lugares no deseados, como la cara, los brazos, las piernas o la espalda. Estos cambios son temporales y desaparecen después del nacimiento del bebé.

Pérdida de cabello: La pérdida de cabello puede continuar, en algunos casos hasta un año. Sin embargo, los cambios hormonales después del parto pueden revertir esta actividad.

Crecimiento de las uñas: También se observa una tasa más rápida de crecimiento de las uñas en algunas mujeres. Una buena dieta y una ingesta adecuada de vitaminas prenatales facilitan este cambio.

Health of Nails: Algunas mujeres embarazadas encuentran que sus uñas mejoran durante el embarazo; sin embargo, en ciertos casos la mujer puede notar amargor, rotura, queratosis y surcos en las uñas. Sin embargo, una dieta saludable puede ayudar a una mujer a aumentar la resistencia de sus uñas y prevenir la rotura.

Cambios en la piel durante el embarazo

Hiper pigmentación: La mayoría de las mujeres, durante el embarazo, experimentan una hiperpigmentación durante la cual el tono de la piel de las distintas partes del cuerpo se oscurece. Notablemente, estos ocurren en las areolas, los genitales y Linea Alba (una línea oscura en el centro del abdomen). Este cambio puede observarse en mujeres de todos los tipos de piel, sin embargo, es más común en mujeres que tienen una tez oscura.

Melasma: En ciertos casos, la piel facial de las mujeres embarazadas se oscurece durante el embarazo porque de una condición médica, “Melasma”, que comúnmente se conoce como la “máscara” del embarazo. En los casos de exposición frecuente al sol o su radiación, el melasma puede empeorar. Por lo tanto, se aconseja a las mujeres embarazadas que usen regularmente un protector solar UVA / UVB de amplio espectro. Generalmente, después del nacimiento del bebé, el melasma se resuelve automáticamente sin intervención médica.

Las estrías: Las estrías gravídicas, comúnmente conocidas como estrías, son el cambio de piel más común que ocurre durante el embarazo. Es el resultado tanto del estiramiento físico como de los cambios hormonales. Más del 90% de las mujeres embarazadas experimentan estrías durante el tercer trimestre. Los cambios a menudo prevalecen en el abdomen y los senos. Las estrías son en su mayoría de color rosado-púrpura y es posible que nunca desaparezcan. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el color de estas marcas se desvanece a la piel circundante. Además, durante el posparto, estas estrías disminuyen de tamaño. Estas estrías a menudo causan picazón y por lo tanto, las mujeres deben aplicar cremas, consultando a un médico, para reducir el picor y proteger la piel del daño.

Mole and Freckles: Los cambios hormonales que causan hiperpigmentación en mujeres embarazadas también causa cambios en las pecas y lunares. Estos cambios incluyen la variación en el tamaño, el color y, en ciertos casos, la forma también. La mayoría de los cambios en los lunares y las pecas durante el embarazo desaparecen o desaparecen después del parto, sin embargo, en ciertos casos, este cambio de color puede volverse permanente. El oscurecimiento de las marcas de nacimiento, las pecas y los lunares puede no representar ningún peligro, es aconsejable consultar a un dermatólogo para evitar confusiones.

Parches oscuros: Los cambios hormonales pueden provocar la aparición de parches oscuros sobre la piel. Estas manchas, a menudo, no se pueden prevenir. La mayoría de los cambios en la pigmentación de la piel durante el embarazo desaparecen o desaparecen después del parto, sin embargo, en ciertos casos, los cambios de color pueden volverse permanentes.

Erupciones y ebulliciones específicas del embarazo: Una muy un pequeño porcentaje de mujeres experimenta cambios específicos en la piel durante el embarazo, como foliculitis, pápulas urticariales pruriginosas y placas de embarazo (PUPPP). Además, las mujeres embarazadas también son testigos de pústulas y protuberancias rojas en los brazos, las piernas, la espalda y el abdomen. A pesar de ser inofensivo, algunos de estos cambios pueden afectar la salud del bebé o provocar un parto prematuro. Algunas de estas afecciones de la piel incluyen Pemphigoid Gestationis y Colestasis intrahepática.

# 6. Cambios en el sistema circulatorio y respiratorio durante el embarazo

Las mujeres embarazadas también enfrentan problemas con el sistema circulatorio. Algunos de los cambios frecuentes experimentados durante el embarazo son los siguientes:

Cambios frecuentes en la presión arterial: Las mujeres embarazadas a menudo producen más sangre debido a la rápida expansión de los vasos sanguíneos. Además, el flujo sanguíneo también aumenta debido al estrés en los pulmones y el corazón.

Mareos: Las mujeres embarazadas a veces pueden experimentar mareos mientras se levantan rápidamente. Esto es una indicación de una posible enfermedad cardíaca y, por lo tanto, se debe consultar a un médico lo antes posible. Generalmente, el mareo comienza después de las 24 semanas de embarazo.

Latido cardíaco y volumen de sangre durante el embarazo: El corazón de una mujer embarazada en reposo funciona hasta un 50% más durante su segundo trimestre. Es porque durante el embarazo se libera un mayor volumen de sangre con cada latido del corazón, lo que aumenta el trabajo del corazón. Durante el embarazo, la frecuencia cardíaca puede aumentar del 15 al 20 por ciento.

Además, durante el segundo trimestre, el ritmo cardíaco alcanza rápidamente de 90 a 100 latidos por minuto frente a la frecuencia cardíaca normal de 60 latidos por minuto. Durante los últimos días del embarazo, el volumen de la sangre aumenta progresivamente. Además, la masa de glóbulos rojos aumenta en un 20 a 30 por ciento y el volumen de plasma aumenta en un 40-50 por ciento. Como resultado de estos cambios, surge la necesidad de un mayor consumo de ácido fólico y hierro.

Impacto del ejercicio en la presión arterial: El ejercicio frecuente durante el embarazo inicia dos tipos de cambios circulatorios; pérdida de tono en los vasos sanguíneos, así como una disminución en el flujo sanguíneo al útero.

Pérdida de tono en los vasos sanguíneos: Las hormonas del embarazo a veces resultan en la pérdida del tono de la sangre vasos que causa mareos y pérdida de conciencia. Sucede porque la pérdida de presión restringe el flujo de sangre al cerebro y al sistema nervioso central, lo que provoca inestabilidad y vértigo.

Durante la hipertensión, el ejercicio puede ser peligroso para una mujer embarazada ya que los vasos sanguíneos pueden acortarse, restringiendo el flujo de sangre a uterino. Como resultado, el suministro de sangre y oxígeno al feto puede dejar de conducir a su muerte.

Disminución del flujo sanguíneo al útero: Además, el ejercicio vigoroso aumenta el flujo sanguíneo hacia los músculos, por lo tanto , reduciendo el flujo de sangre al útero. Cabe destacar que este flujo sanguíneo desviado no tiene un impacto significativo en la salud del bebé, ya que facilita el déficit de oxígeno a través del útero. Por el contrario, el régimen de ejercicio regular durante el embarazo mejora el suministro de sangre a la placenta, lo que ayuda al crecimiento fetal y al aumento de peso

Mareos y desmayos: Acostarse boca arriba o sobre una pelota en el gimnasio puede causar mareos durante el embarazo. Sucede porque, al estar acostados, los grandes vasos sanguíneos que van desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón se comprimen. Reduce el flujo de sangre hacia y desde el corazón, lo que reduce drásticamente la presión sanguínea y ocasiona pérdida de la conciencia. Generalmente, este tipo de mareo comienza después de las 24 semanas de embarazo. Sin embargo, en algunos casos debido al embarazo multifetal y al aumento de los líquidos amnióticos, comienza en una etapa temprana. Por lo tanto, no es aconsejable hacer ejercicios que impliquen acostarse boca arriba después del primer trimestre. Sin embargo, acostarse sobre el lado izquierdo evita el mareo y, por lo tanto, es una posición de sueño saludable.

Niveles de oxígeno en sangre y respiración: Una mujer en embarazo puede enfrentar diferentes patrones de respiración. El volumen de aire que entra y sale, durante la respiración, aumenta de 30 a 80 por ciento. Una de las razones detrás de esto es la necesidad de mayores volúmenes de oxígeno por parte de la madre y del feto. Esto también puede causar que algunas mujeres tengan dificultades para respirar profundamente. Estos cambios en el cuerpo pueden causar dificultad para respirar incluso cuando la mujer no está haciendo ejercicio. Las mujeres embarazadas pueden sentir como bufidos y bocanadas mientras respiran, mientras suben las escaleras.

# 7. Cambios en las tasas metabólicas durante el embarazo

La cantidad de energía que el cuerpo consume mientras descansa aumenta significativamente durante el embarazo. El término que define dicho fenómeno se conoce como tasa metabólica basal o en reposo (RMR). Se define como la cantidad de oxígeno utilizada cuando el cuerpo humano está en reposo total. Esto ayuda a estimar la cantidad total de consumo de energía requerida en cualquier momento para mantener o ganar peso.

Para una mujer embarazada, se recomienda un aumento en el consumo de calorías debido a los cambios en las tasas metabólicas durante el embarazo que acentuar el requerimiento de energía. Esto sucede cuando el cuerpo sufre varios cambios y también proporciona nutrición al bebé. La tasa metabólica cae ligeramente después del parto, sin embargo, poco después del parto, las tasas metabólicas aumentan nuevamente cuando una mujer amamanta a su bebé. Una vez que la madre deja de amamantar al bebé, la tasa metabólica puede comenzar a normalizarse gradualmente.

Los siguientes son algunos de los cambios asociados con la tasa metabólica que ocurren en el cuerpo de la mujer embarazada: –

Hipoglucemia: las tasas metabólicas a veces pueden aumentar a una tasa exponencial. La tasa generalmente alcanza su punto máximo durante el tercer trimestre cuando el crecimiento del feto es máximo. No poder cumplir con los requerimientos calóricos del cuerpo puede colocar a la mujer embarazada en un mayor riesgo de Hipoglucemia, que también se conoce como un estado de bajo nivel de azúcar en la sangre.

Cambios respiratorios y metabólicos: El embarazo causa un aumento en la demanda de sangre en los vasos sanguíneos. Además, al mismo tiempo, la demanda de oxígeno aumenta en el cuerpo. Una demanda tan alta de sangre y oxígeno aumenta las tasas metabólicas y, por lo tanto, requiere que la mujer mejore la ingesta de nutrientes y se mantenga extremadamente cautelosa al realizar cualquier actividad física.

# 8. Cambios en la temperatura corporal durante el embarazo

Uno de los principales signos de embarazo es un aumento en la temperatura basal del cuerpo. El cuerpo experimenta una temperatura ligeramente alta durante todo el embarazo. Por lo tanto, la mujer embarazada enfrenta un alto riesgo de hipertermia y deshidratación. Esto podría requerir que aumente la ingesta de agua para equilibrar el aumento de la temperatura corporal.

# 9. Hipertermia: sobrecalentamiento durante el embarazo

El ejercicio aumenta la temperatura corporal, lo que resulta en estrés térmico. Este estrés por calor tiene un impacto significativo en la salud de las mujeres embarazadas, así como en el crecimiento del feto.

En ciertos casos durante el embarazo, el aumento en la temperatura corporal puede ocurrir incluso sin hacer ejercicio, sin embargo, en la mayoría de los casos En los casos, las mujeres pueden no notarlo ya que el aumento de la temperatura es manejado de manera eficiente por el mecanismo de autorregulación del cuerpo. Para equilibrar el aumento de la temperatura, el cuerpo empuja la sangre hacia la piel, lo que hace que el calor del cuerpo se escape fácilmente.

A continuación se presentan algunos consejos que ayudarán a las mujeres embarazadas a lidiar con la hipertermia fácilmente, especialmente durante el ejercicio : –

Evite la ropa ajustada: Para evitar la hipertermia, es aconsejable que durante el embarazo las mujeres eviten hacer ejercicio con ropa apretada, especialmente en climas cálidos y húmedos. Adorne la ropa suelta y de color claro.

Acondicionador de aire: Se recomienda usar ventiladores y aires acondicionados durante el ejercicio para mantener el cuerpo de la mujer embarazada, fresco.

Pool: En lugar de hacer ejercicio en el gimnasio, se recomienda ingresar a una piscina y realizar algunos ejercicios de acondicionamiento físico. Sin embargo, se recomienda tener un cuidado extra mientras se encuentre en las instalaciones de la piscina, ya que siempre hay altas probabilidades de resbalarse y lastimarse a sí mismo, así como al feto.

# 10. Deshidratación

Sentarse en un clima caluroso y húmedo, durante el embarazo, puede provocar una sudoración excesiva. La pérdida de fluidos corporales en forma de sudoración conduce a una disminución en el flujo sanguíneo hacia el útero, los músculos y otros órganos. Esta condición se conoce como deshidratación, ya que puede dar lugar a contracciones prematuras. Para un crecimiento saludable del feto, es necesaria una ingesta equilibrada de agua, minerales y otros nutrientes.

Conclusión

El embarazo es el regalo más hermoso de la naturaleza. De ambos sexos, es la mujer que ha sido elegida por la naturaleza para nutrir la vida del bebé. Por lo tanto, es esencial realizar un seguimiento de todos los cambios discutidos y, por lo tanto, consultar a su médico de vez en cuando para tener un bebé sano y recién nacido.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment