Hígado

Cirrosis descompensada: síntomas, tratamiento, expectativa de vida, pronóstico

¿Qué es la cirrosis descompensada?

Cuando se habla de cirrosis descompensada, se necesita entender qué es exactamente la cirrosis. La cirrosis es una afección médica en la que el hígado, que es un órgano extremadamente importante del cuerpo, se cicatriza debido a la formación de tejido cicatricial. Esto ocurre gradualmente durante años y la causa más común es el abuso de alcohol. Cuando todo el hígado se cicatriza, se encoge y comienza a funcionar mal, lo que resulta en complicaciones graves. El daño causado al hígado en esta etapa es permanente y no es reversible. Hay cuatro etapas de la cirrosis de las cuales la cuarta etapa es la más mortífera y prácticamente incurable. Esta cuarta etapa de la cirrosis se llama cirrosis descompensada. Una vez que un paciente es diagnosticado con cirrosis y no se trata adecuadamente con medicamentos y cambios en el estilo de vida y modificaciones dietéticas estrictas, el hígado comienza a descompensarse rápidamente y causa daño permanente al hígado con la única opción de tratamiento para el trasplante hepático.

¿Cuáles son los síntomas de la cirrosis descompensada?

Los síntomas que pueden apuntar hacia la progresión de la cirrosis a una cirrosis descompensada son:

Varices hemorrágicas: Este es uno de los muchos síntomas potencialmente mortales de la vida una cirrosis descompensada. Como resultado de un hígado severamente dañado, los grandes vasos sanguíneos también conocidos como varices en el esófago se agrandan y como la condición de la enfermedad empeora con el tiempo estas varices agrandadas se rompen y comienzan a sangrar. Debido a esto, el paciente que sufre de cirrosis descompensada puede comenzar a vomitar sangre o puede tener heces negras alquitranadas. Esta es una condición emergente y necesita tratamiento de inmediato para tomar las medidas adecuadas para detener el sangrado. La hemorragia normalmente se detiene mediante el uso de betabloqueantes y, si no son efectivos, se lleva a cabo un procedimiento de bandas en el que las varices agrandadas se agrupan para detener el sangrado.

Ascitis: como síntoma de la cirrosis descompensada: Como el el daño al hígado empeora debido a la cirrosis y el paciente se desliza hacia una cirrosis descompensada, la presión en las venas del hígado aumenta varias veces. Esto resulta en otra condición peligrosa para la vida conocida como Ascites . En esta condición, hay una acumulación de líquido en el abdomen que lleva a la ampliación del abdomen, lo que resulta en una disminución del apetito, ya que hay poco o ningún espacio para la comida en el estómago. También puede haber acumulación de líquido en las piernas que causa hinchazón de las piernas que puede causar dificultad con la deambulación. Debido a esto, las respiraciones también se vuelven difíciles, especialmente con el sueño. Además de todo esto, Ascites se convierte en una causa básica de infección que es, con mucho, la que más amenaza la vida si no se identifica y se trata a tiempo. Por lo general, los diuréticos se recetan para que Ascites elimine el exceso de líquido acumulado en el cuerpo, pero en casos extremos puede ser necesaria la aspiración del líquido para tratar Ascites.

Encefalopatía hepática: Esta condición es otro síntoma que tiende a ocurrir cuando un paciente con cirrosis pasa a una cirrosis descompensada. Dado que el hígado en tales pacientes con cirrosis descompensada está extremadamente dañado y prácticamente no funciona, no elimina las toxinas del cuerpo como el amoníaco que luego puede entrar al cerebro y causar lo que se llama encefalopatía hepática que causa confusión, disminución de las habilidades motoras finas, estado de ánimo frecuente cambios, patrones de sueño alterados, capacidades de concentración disminuidas, y en algunos casos incluso pueden causar coma. Un paciente con encefalopatía tendrá dificultades para realizar actividades como conducir, escribir, hacer cálculos y realizar otras actividades de la vida diaria. El médico normalmente recomienda lactulosa para el tratamiento de la encefalopatía ya que aumenta la frecuencia de los movimientos intestinales y ayuda a eliminar el amoníaco del cuerpo.

Ictericia grave: Dado que el hígado no funciona adecuadamente en pacientes con cirrosis descompensada es un aumento significativo en los niveles de bilirrubina que le da al cuerpo un tinte amarillento. Si no se trata, esta es una afección potencialmente mortal.

Tratamiento para la cirrosis descompensada

Una vez que un paciente ha sido diagnosticado con cirrosis descompensada, el único tratamiento disponible es el trasplante de hígado. Mientras el paciente está esperando un trasplante, hay ciertas cosas que se pueden hacer para el paciente con el objetivo principal de hacer que el paciente se sienta cómodo. Esto se hace intentando que los pacientes con cirrosis descompensada se mantengan lo más asintomáticos posible y eviten complicaciones. También se hacen esfuerzos para mejorar la calidad de vida ya que los pacientes con cirrosis descompensada tienen una calidad de vida bastante baja. Las complicaciones como sangrado interno, ascitis e ictericia deben ser tratadas agresivamente con medicamentos, cambios en el estilo de vida y modificaciones dietéticas.

¿Cuál es el pronóstico y esperanza de vida de la cirrosis descompensada?

El pronóstico general es bastante sombrío para las personas que sufren de descompensación cirrosis con una expectativa de vida de un máximo de tres años y un mínimo de un año, pero esto depende de la edad y la salud general del paciente, cualquier otra enfermedad concurrente, comorbilidades, prevención de complicaciones, respuesta a los tratamientos proporcionados y qué tan severos son los síntomas se deben a la cirrosis descompensada.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment