Cirugía de bullectomía y diferentes afecciones médicas en las que se realiza una bullectomía

Una cirugía de bullectomía es útil para pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) . Esta cirugía es para pacientes que han sufrido cierto tipo de daño pulmonar causado por enfisema.. La cirugía se realiza para extirpar áreas de los sacos de aire dañados en los pulmones. La bullectomía se realiza generalmente en grandes áreas de tejido dañado. Estos sacos de aire dañados en los pulmones tienden a combinarse y luego forman espacios más grandes dentro de la cavidad pleural, la cavidad que contiene sus pulmones. El enfisema puede ser de muchos tipos diferentes, y hay un tipo en particular que comúnmente afecta la parte superior de sus pulmones. Este tipo de enfisema, a medida que avanza, destruye las paredes de los diminutos sacos de aire que están presentes en los pulmones. Conocidos como alvéolos, cuando las paredes de estos millones de pequeños sacos de aire se destruyen, estos pequeños sacos se combinan para formar sacos de aire más grandes conocidos como ampollas. Veamos cómo esto afecta nuestra salud y lo que implica una cirugía de bullectomía.

¿Qué es una cirugía de bullectomía?

Una bullectomía es un procedimiento quirúrgico que se realiza para extraer los sacos de aire dañados en los pulmones. Estos pequeños sacos de aire se juntan formando un espacio dentro de los pulmones llamado cavidad pleural. Este tipo de cirugía se utiliza para ayudar a los pacientes que sufren de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). La EPOC es una enfermedad pulmonar causada por el hábito de fumar o la exposición a humos de gas durante un período prolongado.

La bullectomía es útil para los pacientes que han sufrido daño pulmonar causado por enfisema. Hay muchos tipos diferentes de enfisema y hay un tipo particular que afecta los alvéolos de los pulmones. Este tipo de enfisema destruye las paredes de millones de pequeños sacos de aire que cubren nuestros pulmones, conocidos como alvéolos. Cuando las paredes de estos alvéolos se destruyen, estos sacos se combinan para formar sacos de aire más grandes conocidos como ampollas. Las ampollas no tienen ningún papel que desempeñar en el funcionamiento de los pulmones y, en cambio, solo ocupan espacio en los pulmones, presionando sobre las secciones más sanas de los pulmones que lo rodean. Esta presión hacia abajo evita que la sangre fluya hacia las partes más saludables de los pulmones y también puede impedir que esas secciones funcionen tan bien como deberían absorber oxígeno. Este fenómeno a menudo causa un empeoramiento de los síntomas de la EPOC.

¿Cuándo se realiza una cirugía de bullectomía?

Si las ampollas que se forman en los pulmones son más grandes que 1 centímetro, entonces se usa una cirugía de bullectomía para extirparla. Cuando las ampollas comienzan a ejercer presión sobre las secciones sanas de los pulmones, esto dificulta la respiración y también empeora los síntomas de la EPOC, lo que provoca lo siguiente.

  • Tensión en el pecho .
  • Sibilancias .
  • Cianosis.
  • Sentirse cansado o fatigado con frecuencia.
  • Hinchazón de pies, piernas y tobillos.
  • Tos frecuente de moco, especialmente en las primeras horas de la mañana.

Después de que se retiren las ampollas a través de una bullectomía, podrá respirar fácilmente y algunos de estos síntomas de EPOC también se reducirán en gravedad. La bullectomía también es necesaria porque también pueden surgir complicaciones con las ampollas. Si las ampollas comienzan a liberar aire, puede hacer que los pulmones se colapsen. Si esta complicación ocurre más de una vez, entonces su médico le recomendará que se someta a una bullectomía. También es necesaria una bullectomía si las ampollas comienzan a ocupar más del 30 por ciento del espacio en sus pulmones.

¿Cuáles son las diferentes condiciones médicas en las que se realiza la bullectomía?

Una bullectomía también es útil en las siguientes condiciones.

  • Síndrome de Marfan. Esta es una condición que debilita los tejidos de conexión en los huesos, ojos, vasos sanguíneos y el corazón.
  • Enfisema asociado al VIH. Ser VIH positivo aumenta el riesgo de desarrollar enfisema y la cirugía de bullectomía ayuda a aliviarlo.
  • Sarcoidosis Esta es una condición en la cual secciones de inflamación, llamadas granulomas, comienzan a crecer en sus pulmones, ojos y piel.
  • Síndrome de Ehlers-Danlos. Esto también es similar al síndrome de Marfan, y también causa el debilitamiento de los tejidos conectivos en sus articulaciones, vasos sanguíneos y piel.

Preparación para una cirugía de bullectomía

Para empezar, su médico primero realizará un examen físico completo para asegurarse de que está sano para someterse a la cirugía de bullectomía. Su médico también realizará las siguientes pruebas de imagen de su pecho.

  • Tomografía computarizada. Esta prueba de imágenes utiliza rayos X y computadoras para tomar fotos de sus pulmones. Las tomografías computarizadas se utilizan porque proporcionan imágenes más detalladas en comparación con las radiografías.
  • Radiografía. Esta prueba utiliza cantidades mínimas de radiación para tomar imágenes del interior de su cuerpo.
  • Angiografía. Esta prueba de imágenes utiliza un colorante de contraste para permitir que sus médicos vean sus vasos sanguíneos y midan qué tan bien están funcionando con sus pulmones. Una vez que se completen estas pruebas de diagnóstico por imágenes, su médico programará algunas visitas preoperatorias con usted para hablar sobre los detalles de la cirugía de bullectomía. Un punto importante es que tendrá que dejar de fumar antes de someterse a una bullectomía. Además, concédete la cantidad adecuada de tiempo de recuperación para que puedas sanar adecuadamente. También es recomendable que alguien lo acompañe el día del procedimiento, ya que no podrá conducir inmediatamente después del procedimiento de cirugía de bullectomía. Además, no debe comer ni beber nada al menos 12 horas antes de la cirugía de bullectomía.

¿Cómo se realiza la cirugía de bullectomía?

Se administra anestesia general para que se quede dormido y no sienta ningún dolor durante el procedimiento de cirugía de bullectomía. Luego, su cirujano toma los siguientes pasos.

  • Se hace un pequeño corte cerca de la axila para abrir el pecho. Esto se llama una toracotomía. Si es necesario, su cirujano también puede hacer varios cortes pequeños en el tórax para realizar una toracoscopia asistida por video (VATS).
  • Se insertan un toracoscopio y herramientas quirúrgicas para explorar el interior de sus pulmones en una pantalla de video. Si su cirujano está realizando VATS, este procedimiento podría involucrar una consola desde donde su cirujano realizará la cirugía usando brazos robóticos.
  • Se eliminan las ampollas, junto con cualquier otra parte dañada de su pulmón.
  • Los cortes se cierran con suturas.

¿Cómo se ve la recuperación de la bullectomía?

Después de despertarse de su cirugía de bullectomía, notará que tiene un tubo de respiración en su pecho junto con un tubo intravenoso. Esto causará algunas molestias, pero con la administración de medicamentos para el dolor, la mayor parte del dolor se puede manejar después de la cirugía de bullectomía. Un procedimiento de bullectomía no es un procedimiento ambulatorio y requerirá una hospitalización durante al menos una semana. Sin embargo, una recuperación completa de la bullectomía toma algunas semanas más después de la finalización del procedimiento. Tenga en cuenta lo siguiente durante su período de recuperación.

  • No se pierda ninguna cita de seguimiento programada con su médico.
  • Complete cualquier terapia cardíaca si su médico lo recomienda.
  • Debe evitar fumar, ya que fumar aumenta el riesgo de que vuelvan a formarse ampollas.
  • Se recomienda una dieta alta en fibra después de la cirugía para prevenir el estreñimiento de cualquier medicamento.
  • No aplique lociones o cremas en el sitio de la incisión hasta que todas hayan cicatrizado correctamente.
  • Seque su sitio de incisión con palmaditas después de tomar una ducha El agua en esa zona aumenta el riesgo de infección.
  • No regrese al trabajo ni comience a conducir hasta el momento en que su médico lo autorice.
  • No levante objetos pesados ​​durante las próximas tres o cuatro semanas.
  • Evite los viajes en avión durante unos meses después de la cirugía de bullectomía.

Notará que podrá reanudar sus actividades cotidianas normales dentro de unas pocas semanas después de su cirugía de bullectomía. Se requiere un descanso adecuado para que su cuerpo tenga el tiempo de curarse adecuadamente después de la cirugía de bullectomía.

Complicaciones de una bullectomía

Una bullectomía es generalmente una cirugía segura, que tiene pocas complicaciones en la mayoría de los casos. Sin embargo, en aproximadamente el 1 al 10% de las personas, una bullectomía puede causar complicaciones. Su riesgo de complicaciones también aumenta si tiene EPOC en etapa tardía o si fuma. Algunas de las complicaciones que pueden surgir de una bullectomía incluyen.

  • Pérdida de peso.
  • Fiebre por encima de 101oF (38oC).
  • Infecciones en el sitio quirúrgico.
  • Enfermedad del corazón.
  • Insuficiencia cardiaca
  • Aire que se escapa del tubo torácico.
  • Los niveles de dióxido de carbono presentes en la sangre se vuelven anormales.
  • Hipertensión pulmonar.

Si observa alguna de estas complicaciones, debe informar a su médico y buscar ayuda médica de inmediato.

Conclusión

Su médico puede recomendar una bullectomía si sufre de EPOC o cualquier otra afección respiratoria. Si bien hay algunos riesgos asociados con una bullectomía, también tiene muchos beneficios, el principal beneficio es que la bullectomía puede ayudarlo a respirar mejor después de la cirugía. La bullectomía también le dará una mejor calidad de vida y también puede ayudar a algunas personas a recuperar la capacidad pulmonar.

Leave a Comment