¿Cómo se trata el linfedema en las piernas?

Aunque el linfedema no es completamente curable, existen ciertos tratamientos a través de los cuales se pueden controlar los síntomas y se puede mantener bajo control la progresión de la enfermedad. El tratamiento puede depender de la gravedad de la enfermedad y de la etapa en la que exista la afección.

Aunque el linfedema en las piernas una vez desarrollado no se puede curar, es importante controlar los síntomas para evitar más daños y complicaciones en los tejidos. El linfedema se divide en 4 etapas y el objetivo de la terapia es controlar la condición y detener su progresión a la siguiente etapa. Además, el tratamiento también depende de la causa de la condición, es decir, si la condición es primaria o secundaria. El volumen del órgano del paciente se examina para determinar la extensión de la enfermedad mediante el examen de las piernas, los brazos y el abdomen y la pared torácica.

A continuación se detallan las estrategias de tratamiento adoptadas por los profesionales médicos en función de la gravedad de la enfermedad:

Terapia linfática descongestiva (DLT) para tratar el linfedema en las piernas

La terapia linfática descongestiva o DLT es la estrategia de manejo más recomendada para el linfedema, ya que comprende los pasos principales que ayudan a aliviar los síntomas. La fase inicial de la DLT es la fase de reducción en la cual el fluido se reduce y sale de la parte afectada. La siguiente fase es una fase de mantenimiento que ayuda a mantener la cantidad de líquido. Los siguientes son los componentes de DLT-

Compresión : el objetivo de usar la compresión en las piernas es eliminar el exceso de líquido. La compresión se realiza con la ayuda de vendajes de compresión que ayudan a eliminar el líquido a través de movimientos musculares. Las medias y las mangas también se pueden usar para este propósito que imparte la presión sobre el fluido.

Ejercicios : los ejercicios también desempeñan un papel importante en el alivio de los síntomas del linfedema en las piernas, ya que tienen un efecto en los músculos. La respiración profunda es un ejercicio efectivo que ayuda a aumentar el flujo de la linfa. Además, la elevación de las piernas también ayuda al flujo del líquido linfático. Los otros ejercicios incluyen ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. Los aeróbicostambién tienen una ventaja en la promoción del flujo linfático. Los ejercicios que involucran el sistema muscular como el ciclismo o la natación también pueden ser aconsejados.

Masaje : el masaje creado especialmente para esta afección se conoce como drenaje linfático manual. Lo realiza una persona entrenada y es especialmente útil cuando el linfedema ocurre en las piernas. Cuando el masaje se combina con la compresión, los resultados son buenos. La cantidad de sesiones de masaje depende de la cantidad de líquido recolectado en el tejido subyacente.

Cuidado de la piel: el cuidado de la piel es una estrategia importante para evitar cualquier infección, ya que la linfa recolectada se considera un entorno favorable para el crecimiento bacteriano. La infección puede llevar a complicaciones y algunas veces puede tener consecuencias fatales.

Cirugía para tratar el linfedema en las piernas

Cuando el DLT no proporciona los resultados adecuados y no logró mejorar los síntomas, el médico puede recomendar la cirugía para el linfedema en las piernas. El tipo de cirugía depende del objetivo a alcanzar. La cirugía puede ser de los siguientes tipos:

  1. Cirugía que se realiza para conectar los vasos linfáticos al sistema circulatorio sanguíneo cercano.
  2. Cirugía de liposucción que se realiza para eliminar el exceso de grasa del tejido subyacente.
  3. Cirugía, que se realiza para extirpar el tejido de la piel dañado y endurecido para reducir el riesgo de celulitis .

Terapia adyuvante para tratar el linfedema en las piernas

Además de controlar el líquido linfático, la terapia también se enfoca en el manejo de otros síntomas como dolor y entumecimiento en las piernas. Para ello, se administran analgésicos y antiinflamatorios. Para tratar la infección, se prescriben los antibióticos.

Conclusión

La estrategia más recomendada es la terapia linfática descongestiva. Esta terapia tiene dos etapas. La etapa inicial es la etapa de reducción, mientras que la siguiente etapa es la etapa de mantenimiento. Si los síntomas no se manejan con la terapia linfática descongestiva, la siguiente opción es la cirugía de la pierna. Además, el tratamiento también es compatible con la terapia adyuvante, como los analgésicos y los antibióticos.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment