¿Cómo se trata el liposarcoma?

El liposarcoma es un tipo raro de cáncer y se clasifica como sarconoma de tejidos blandos. Este es un crecimiento canceroso que se origina a partir de las células de grasa en el tejido blando profundo en oposición a la capa superficial de células de grasa directamente debajo de su piel o membrana mucosa.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para el liposarcoma? Los liposarcomas se tratan preferiblemente mediante la extirpación quirúrgica del tumor con el objetivo de evitar que vuelva a aparecer e infecte otros tejidos del cuerpo. Sin embargo, la efectividad del procedimiento quirúrgico depende del tamaño y la ubicación de los tumores.

Si el tumor ha progresado y es de un tamaño muy grande, los médicos pueden recomendar la radioterapia para reducir el tamaño del tumor de modo que el tumor sea un tamaño que sea quirúrgicamente operable. En otros pacientes donde el tumor ha comenzado a extenderse a otros tejidos, los pacientes pueden necesitar quimioterapia como seguimiento de la cirugía para asegurarse de que todas las células malignas hayan sido erradicadas. Los pacientes con tumores en sus brazos o piernas no necesariamente requieren una amputación de la extremidad infectada. En general, solo alrededor del 5% de estos pacientes requieren amputación, por lo que el pronóstico suele ser favorable y no debería afectar drásticamente la calidad de vida del paciente.

En algunos casos, el tumor no se puede tratar con cirugía y puede no ser resecable debido a que el tumor se ha convertido en un liposarcoma metastásico o porque el tumor se ha diseminado a órganos internos como los pulmones. En tales casos, los pacientes solo pueden tratarse con una combinación de quimioterapia y terapia sistémica contra el cáncer, pero tales opciones de tratamiento no tienen una tasa tan alta de éxito y remisión en comparación con la cirugía.

¿Cuáles son las causas y el factor de riesgo para desarrollar un liposarcoma?

Los liposarcomas pueden desarrollarse en cualquier lugar del cuerpo, pero generalmente se encuentran en las extremidades y la región abdominal. La causa de este cáncer aún se desconoce. La exposición a ciertos químicos tóxicos como la dioxina, un historial familiar de cáncer, la exposición a la radioterapia durante el tratamiento de otro cáncer o el daño a su sistema linfático pueden aumentar el riesgo de que desarrolle este tipo de cáncer.

Un liposarcoma generalmente se manifiesta como un bulto duro que es visible debajo de su piel. Estos se detectan más a menudo después de que el paciente sufre un trauma o lesión. Sin embargo, el trauma o la lesión generalmente no se consideran un factor de riesgo para desarrollar liposarcoma.

¿Cómo se diagnostican los liposarcomas?

Si su médico sospecha la presencia de un liposarcoma, necesitará una biopsia para investigar esto. Durante un examen de biopsia, se recoge una muestra de su tejido infectado para examinarla bajo un microscopio para detectar la presencia de un crecimiento canceroso por parte de un patólogo. Esta muestra se puede recolectar con una aguja grande y una jeringa o quirúrgicamente.

A veces, las investigaciones pueden revelar que este crecimiento no es canceroso y es benigno, por lo que en realidad es un lipoma (afección médica no grave).

Si se confirma que usted tiene liposarcoma, su médico puede recomendar otras pruebas (como una ecografía o una imagen de resonancia magnética (IRM), para determinar la progresión de la enfermedad y la extensión del cáncer en el cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas de un liposarcoma?

En la mayoría de los casos, el tipo de cáncer liposarcoma no causa síntomas al inicio del ciclo de la enfermedad. El síntoma más común del liposcarcoma sería el bulto físico real que se desarrolla debajo de la piel. Solo después, a medida que avanza la etapa de liposarcoma, este bulto comienza a ser doloroso y sintomático. Algunos de los síntomas que pueden experimentar los pacientes pueden incluir hinchazón o entumecimiento en el área del bulto, sangre en sus vómitos, cólicos o dolor en el estómago o la presencia de sangre y heces fecales.

Debe comunicarse con su médico si tiene un bulto físico en cualquier parte de su cuerpo, especialmente si ese bulto está acompañado por alguno de los síntomas clínicos mencionados anteriormente.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment