6 complicaciones comunes asociadas con la terapia intravenosa

La administración IV es un procedimiento muy común practicado en el mundo médico. Es una herramienta valiosa para los profesionales médicos. Sin embargo, es importante saber que la terapia intravenosa a menudo se asocia con una serie de riesgos y complicaciones.

Las complicaciones más comunes asociadas con la terapia intravenosa se discuten a continuación:

La infiltración como complicación IV:

La infiltración es una complicación causada por la infusión de medicamentos o líquido fuera del espacio intravascular en el tejido blando que rodea el área. Generalmente es causado por la colocación incorrecta de la aguja o el angiocath fuera del vaso. A menudo se observa como una inflamación del tejido blando alrededor del sitio de inserción asociado con la apariencia pálida del área afectada que se siente firme y fresca al tocarla. Si bien la infiltración de una pequeña cantidad de líquido puede no causar un problema grave, la infiltración de una gran cantidad de líquido puede causar complicaciones graves.

Hematoma:

El hematoma se define como una afección cuando hay una fuga de sangre de los vasos sanguíneos hacia los tejidos blandos circundantes. Esto se ve comúnmente después de una IV si el angiocatéter pasa a través de más de una pared de un vaso. También se observa si no se aplica una presión adecuada al retirar un catéter. El hematoma generalmente se acompaña de dolor y se resuelve en 2 semanas. En la mayoría de los casos la aplicación de presión directa resuelve la condición.

Embolia del aire como una complicación IV:

El embolismo aéreo generalmente ocurre cuando una cantidad considerable de aire ingresa a las venas a través de un conjunto de administración IV. Esta es una complicación rara pero puede tener serias consecuencias. El tubo IV estándar tiene una capacidad de contener aproximadamente 13 cc de aire, mientras que un paciente puede tolerar solo 1 cc por kilogramo de peso de aire. Es importante tener en cuenta que los niños tienen un mayor riesgo de embolia por aire después de una IV. La embolia por aire se puede prevenir fácilmente asegurándose de que no haya burbujas de aire en el tubo IV antes de administrar IV

Flebitis y tromboflebitis:

Esta es la complicación más común asociada con la administración IV. La flebitis es causada por la inflamación de la vena debido a un traumatismo local. La tromboflebitis es una forma grave de flebitis asociada con la formación de un trombo. Se ve comúnmente en los brazos de pacientes hospitalizados. Los pacientes mayores son más propensos a esta complicación que los pacientes más jóvenes. El manejo implica la elevación del sitio involucrado, compresas calientes y medicamentos no esteroideos. En la mayoría de los casos, no se requiere el uso de anticoagulantes y antibióticos.

Inyección extravascular:

Esta complicación puede causar una absorción tardía del medicamento, dolor en el lugar e incluso daño al tejido si el pH del líquido que se administra es demasiado bajo o demasiado alto. Si la piel aparece elevada e isquémica después de la administración de una gran cantidad de líquido, se recomienda la infiltración de procaína al 1%. Esto se debe a que la procaína es un vasodilatador potente que mejorará el suministro de sangre en el área y también mejorará el drenaje venoso del área.

Inyección intraarterial como complicación IV:

Esta es una complicación rara, pero si ocurre es muy crítica. La única forma de evitar esto es asegurarse de que la aguja se inserta en una vena. Es importante tener en cuenta que las venas son más superficiales que las arterias. Si aparece sangre roja brillante en el angiocath, esto indica que la arteria se ha perforado y que la aguja debe retirarse de inmediato. Puede causar espasmos arteriales e incluso la pérdida de una extremidad por gangrena.

Conclusión

Las complicaciones de la vía intravenosa pueden ser leves o serias. Es muy importante asegurarse de que no haya una inyección extravascular o intraarterial. En cuanto a las otras complicaciones, se deben tomar las medidas adecuadas para controlar las afecciones de inmediato, sin demora, para evitar el empeoramiento de la afección o cualquier otra complicación.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment