¿Cuál es el tratamiento para la hipertermia maligna?

La hipertermia maligna es un trastorno genético que se asocia con los músculos esqueléticos. La condición se presenta cuando un paciente está expuesto a una dosis de anestésicos, lo que conduce a una serie de reacciones severas. Esto se debe a que los anestésicos afectan los músculos esqueléticos que conducen al hipermetabolismo, de ahí la serie de reacciones graves. Este trastorno se considera potencialmente mortal. Por lo tanto, para evitar complicaciones graves para la salud, es importante que el paciente reciba una respuesta inmediata para aliviar los síntomas resultantes. Si una reacción de hipertermia maligna se trata lo suficientemente temprano, entonces el paciente puede recuperarse completamente de la condición. Sin embargo, es importante recordar que en otra situación, si el paciente recibe anestesia, seguirá respondiendo de la misma manera. Que se proporcione no hay una intervención controlada contra la reacción.

¿Cuál es el tratamiento para la hipertermia maligna?

La hipertermia maligna se trata y se maneja con dantroleno y con cuidados de apoyo para el paciente. Como se mencionó anteriormente, si un paciente muestra signos de hipertermia maligna, es importante que se brinde una respuesta inmediata para evitar más complicaciones. El dantroleno debe administrarse al paciente sin demora y debe continuar administrándose hasta que el paciente se encuentre estable. Eso es hasta que el paciente no muestra síntomas de aumento de la temperatura, rigidez muscular y reacción hipermetabólica.

En caso de retrasos en la administración del tratamiento recomendado para la hipertermia maligna, menores serán las posibilidades de recuperarse completamente de la enfermedad. Durante la cirugía, si un paciente comienza a experimentar signos de hipertermia maligna después de recibir una anestesia, el anestesiólogo debe detener el anestésico desencadenante.

El dantroleno actúa reduciendo el tono muscular y el aumento de la tasa metabólica y, por lo tanto, detiene la liberación de calcio de las células musculares. Si un paciente no responde al medicamento después de la primera dosis, se debe administrar otra dosis después de cinco minutos o menos hasta que el paciente se estabilice. La hipertermia maligna también se puede controlar mediante compresas de hielo o mantas de enfriamiento para ayudar a disminuir la temperatura alta. Alternativamente, la solución salina isotónica fría también se puede administrar por vía intravenosa para enfriar el cuerpo. Estos son los dos procedimientos principales de atención de apoyo que se aplican a menudo durante un episodio reactivo en un paciente que está bajo anestesia. Después de que la crisis ha sido manejada, los médicos deben vigilar de cerca al paciente durante aproximadamente veinticuatro horas hasta que recuperen la normalidad y sus signos vitales se mantengan estables.

¿Cuáles son las reacciones severas de la hipertermia maligna?

Lo primero que sucede cuando se administra anestesia a un paciente susceptible a hipertermia maligna, se libera el calcio almacenado en las células musculares. Esta respuesta es seguida por contracciones musculares y rigidez que ocurren simultáneamente. Al mismo tiempo, el paciente comienza a experimentar un aumento drástico de la temperatura corporal (hipertermia) y un aumento de la tasa metabólica. Un paciente también puede presentar síntomas de taquicardia, sudoración, taquipnea y presión arterial alta, que luego cae bruscamente.

Debido a la hipertermia, la química del cuerpo se ve afectada y el potasio, los fosfatos y el magnesio se filtran en el líquido extracelular, mientras que el sodio fluye hacia las células. A su vez, el aumento continuo en los niveles de potasio afecta al corazón y puede hacer que uno sea hipóxico o hipercárbico. Por otro lado, la contracción muscular continua conduce a la rabdomiolisis, que es la degradación de las fibras musculares. Esto conduce a una fuga de potasio y mioglobina en el torrente sanguíneo. Esta última causa daños a los tubos renales, lo que conduce a una insuficiencia renal aguda.

Conclusión

La hipertermia maligna es difícil de diagnosticar antes de la exposición de los anestésicos, porque un paciente no presenta síntomas en ese momento. Los síntomas predominantes incluyen la liberación de calcio para los músculos esqueléticos, el aumento de la tasa metabólica, las altas temperaturas y la rigidez muscular. Para controlar estos síntomas, se debe administrar con urgencia Dantrolene y otros cuidados de apoyo para el manejo exitoso de la enfermedad. Después de eso, Dantrolene debe continuarse, dependiendo de la respuesta del paciente, hasta que estén estables. Aparte de eso, deben controlarse los niveles de potasio, magnesio, sodio y fosfatos, así como la función renal, en caso de que los efectos de la hipertermia maligna hayan progresado a niveles peligrosos.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment