¿Cuál es la diferencia entre la hepatitis D y E?

La hepatitis D (HDV) y la hepatitis E (HEV) comparten algunas diferencias, pero la más relevante es el mecanismo de transmisión: en el HDV es a través de la permucosa o percutánea, que se denomina vía mucosa o membrana mucosa; mientras que en el caso del HEV típicamente se requiere la transmisión oro-fecal, causada por el consumo de agua contaminada.

Sobre la hepatitis D

El virus delta o virus D (VHD) es un virus defectuoso que necesita la presencia del virus de la hepatitis B para producir una infección. El virión tiene una envoltura de lipoproteínas formada por HBsAg y una estructura de proteína interna donde reside el genoma viral, constituido por una sola hebra de ARN que forma un complejo con el único antígeno codificado por el propio virus, HDAg. La infección es muy común en niños y personas jóvenes. La transmisión es permucosa o percutánea y se favorece con la falta de higiene. La infección por HDV debe sospecharse en pacientes que provienen de áreas endémicas (países de Europa oriental, Mediterráneo y América Central) y en usuarios de drogas administrados por vía parenteral y nunca en ausencia de infección por VHB. Diferentes situaciones clínicas relacionadas con la infección por VHD, como la coinfección VHB / VHD, La superinfección por HDV en pacientes ya infectados con HBV o infección crónica por HDV se puede caracterizar mediante el estudio de la presencia o ausencia de ARN viral, HDAg y anticuerpos anti-VIH. –VHD.

Las presentaciones clínicas de la infección pueden variar desde formas benignas agudas, formas crónicas a veces asintomáticas hasta hepatitis fulminante. La infección simultánea con HDV y HBV (coinfección) generalmente conduce a hepatitis aguda, a menudo autolimitada e indistinguible de la hepatitis aguda por VHB sola. La infección por HDV en pacientes previamente infectados con HBV (superinfección) generalmente tiene un peor pronóstico, causa hepatitis aguda grave o una exacerbación de la hepatitis B crónica. La evolución a una forma crónica de hepatitis debida al HDV ocurre en casi todos los pacientes.

La presencia de VHD no debe buscarse en ausencia de VHB. El diagnóstico microbiológico de HDV se basa en la detección y / o cuantificación de antígenos, anticuerpos y el genoma del virus. Las muestras de elección son suero y, en ciertos casos, biopsia hepática.

Sobre la hepatitis E

Es la principal causa de hepatitis e ictericia en el mundo con 20 millones de nuevas infecciones, 3 millones de hepatitis aguda y 57,000 muertes cada año. La hepatitis E es una infección viral de transmisión típicamente orofecal, principalmente a través de agua contaminada. Sus características clínicas son las de una hepatitis aguda similar a la producida por el VHA.

El virus de la hepatitis E (HEV) pertenece a la familia Hepeviridae y constituye el género Hepevirus. Es un virus de ARN, de polaridad positiva y tamaño pequeño, sin envoltura, e icosaédrico. Se describen 4 genotipos, de los cuales I y II afectan exclusivamente al hombre y III y IV al hombre y los animales, especialmente los cerdos. Su mecanismo de transmisión es muy similar al de la hepatitis A y, como en este caso, la hepatitis E generalmente no se vuelve crónica. Aunque la enfermedad generalmente presenta una baja mortalidad (0.2-0.3%), puede ser extremadamente grave en mujeres embarazadas, donde con frecuencia causa insuficiencia hepática fulminante con tasas de mortalidad entre 20-30% y en pacientes inmunocomprometidos.

El período de incubación promedio para la hepatitis E es de aproximadamente 40 días. La elevación de los valores séricos de enzimas hepáticas generalmente ocurre entre 30 y 120 días después de la infección. La excreción fecal de HEV comienza aproximadamente una semana antes de la aparición de los síntomas de la enfermedad y continúa durante 2 o 3 semanas después. La fase “ictérica” ​​se caracteriza por la aparición de una coloración amarillenta en la piel y las membranas mucosas, asociada a una afección similar a la gripe. También puede observar coluria (presencia de elementos biliares en la orina), heces de color arcilla, hepato y esplenomegalia (agrandamiento del hígado y el bazo), eritema y erupción por picor, etc.

Los inmunoensayos enzimáticos son la principal herramienta de diagnóstico para la detección de anticuerpos contra el HEV. El genoma (ARN) del HEV se puede detectar en heces y suero mediante RT-PCR. Su detección indica infección activa. El diagnóstico de la infección por HEV es muy similar al de la infección por HAV y se basa en la detección indirecta de anticuerpos específicos de tipo IgM e IgG que constituyen los marcadores serológicos de la infección.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment