¿Cuáles son los signos clásicos del síndrome de Horner?

Sobre el Síndrome de Horner

El Síndrome de Horner se refiere a una condición médica que produce una variedad de síntomas debido a una anomalía en la vía nerviosa que conecta el cerebro con la cara y los ojos. Los síntomas del síndrome de Horner son unilaterales. Un individuo con esta afección tiende a tener una pupila de tamaño pequeño con la caída del párpado, y una hipohidrosis o disminución del sudor alrededor de la región facial.

El síndrome de Horner normalmente se produce como resultado de ciertas afecciones médicas como un derrame cerebral o cáncer. Una lesión en la columna vertebral también es una de las razones del síndrome de Horner. A partir del tratamiento, no hay especificidad con respecto a esto, pero tratar la causa subyacente a menudo alivia los síntomas de esta afección.

La vía nerviosa que se altera en el síndrome de Horner pertenece al sistema nervioso simpático. Esta parte del sistema nervioso controla el tamaño de la pupila, la frecuencia cardíaca, la sudoración y otros sistemas corporales que requieren alteraciones inmediatas cada vez que se produce un cambio en el entorno en el que se encuentra el individuo.

Es importante conocer los signos del síndrome de Horner para poder brindar el tratamiento adecuado para prevenir cualquier complicación injustificada.

¿Cuáles son los signos clásicos del síndrome de Horner?

Como se dijo, el síndrome de Horner es generalmente unilateral y afecta solo a un lado de la cara. El síndrome de Horner hace que las pupilas del área afectada se vuelvan más pequeñas y hay una diferencia notable entre las pupilas de los dos ojos. Esto se conoce médicamente como anisicoria. Las pupilas también se dilatan en iluminaciones que no son brillantes.

La ptosis del ojo afectado es otra característica o signo de presentación clásico del síndrome de Horner. Los ojos aparecen como si se hubieran hundido hacia dentro, lo que es uno de los síntomas únicos del Síndrome de Horner. Una persona con síndrome de Horner también tiene una sudoración mínima alrededor del área afectada de la cara, incluso en condiciones climáticas extremas. En algunos casos, incluso toda la cara puede estar involucrada y no tener sudor.

Sin embargo, la caída de los párpados y la anhidrosis son tan mínimas que en algunos casos ni siquiera se pueden observar. Los niños con síndrome de Horner tienen un color de ojos que es diferente en ambos ojos, con el ojo afectado que tiene un tono más claro que el ojo no afectado. Esto se observa principalmente en recién nacidos y bebés que están en su primer año de vida.

El lavado facial en el lado afectado también es deficiente en los niños con síndrome de Horner. Este enrojecimiento es observable cuando el niño está bajo estrés o muestra algún signo de emociones como el dolor o la felicidad. Además, si los signos clásicos del síndrome de Horner aparecen inmediatamente después de una lesión, se recomienda llevar al paciente a la sala de emergencias más cercana para un chequeo completo, ya que puede causar complicaciones.

En general, junto con los síntomas del síndrome de Horner, habrá trastornos de la visión, mareos, falta de control muscular y coordinación, brotes repentinos de dolor de cabeza.

Para resumir, el Síndrome de Horner es un trastorno del sistema nervioso simpático en el cual la vía nerviosa se altera causando una variedad de síntomas como anhidrosis y ojos caídos. El síndrome de Horner normalmente afecta solo un lado de la cara. La vía nerviosa que causa el síndrome de Horner normalmente se ve afectada debido a ciertas afecciones médicas como un tumor maligno o después de un derrame cerebral.

Sin embargo, a veces una lesión en la médula espinal también causa el síndrome de Horner. Por lo tanto, si los signos clásicos del síndrome de Horner aparecen inmediatamente después de una lesión, se recomienda acudir a la sala de emergencias para una evaluación para descartar cualquier lesión grave y recibir tratamiento para ella.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment