Dieta y Nutricion

Dieta para espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis que afecta la columna vertebral y causa dolor con rigidez en el cuello y la parte baja de la espalda; especialmente al dormir, trabajar en la computadora portátil, etc. En la espondilitis anquilosante, las vértebras espinales se fusionan entre sí dando como resultado una columna vertebral rígida. Los cambios durante las etapas iniciales de la espondilitis anquilosante son leves y los síntomas consisten en dolor gradual, que también parece ser un dolor muscular. La espondilitis anquilosante, cuando se descuida durante mucho tiempo, provoca una postura corporal encorvada.

Los médicos recomiendan vigilar el dolor lumbar persistente que, si se ignora, puede necesitar un tratamiento importante, como la cama reposo o cirugía.

Dieta para la espondilitis anquilosante

Para aliviar los síntomas de la espondilitis anquilosante, el paciente debe seguir una dieta que reduzca los depósitos de grasa del cuerpo. Si el paciente tiene sobrepeso, entonces el paciente necesita reducir el peso para lo cual se debe seguir una dieta saludable. La dieta para la espondilitis anquilosante necesita tener lo siguiente:

Suplementos de Omega-3

Omega-3 es un suplemento muy beneficioso para el cuerpo humano y está disponible externamente en abundancia y debe ser incluido en la dieta para la espondilitis anquilosante. Omega-3 ayuda a reducir los efectos de la espondilitis anquilosante, ya que este suplemento ayuda a la limpieza del estómago y libera erosiones gástricas. Omega-3 está presente en varios productos comestibles enumerados a continuación:

  1. Nueces .
  2. Soja.
  3. Aceite de canola.
  4. Semillas de lino.
  5. Salmón.
  6. Atún.
  7. Agua pescado.
  8. También puede agregar espinacas y brotes en ensalada para aumentar la cantidad de omega-3 en su dieta.

Vegetales y frutas para espondilitis anquilosante

Por lo general, todas las verduras de hoja verde y las frutas integradas con fibra en su dieta son beneficiosas; sin embargo, uno debe consumirlos a una determinada hora del día para que pueda obtener los minerales y vitaminas necesarios. Comer frutas durante la tarde y antes del atardecer es muy saludable, ya que liberan ciertos nutrientes en el cuerpo que ayudan a la circulación sanguínea adecuada en el cuerpo sin la formación de coágulos de sangre. En realidad, cuando la sangre se espesa, se forman coágulos en las piernas o en las regiones de la pantorrilla, lo que provoca un pie pesado o dificultad para caminar. Por lo tanto, el consumo de frutas es bueno para los pacientes que sufren de espondilitis anquilosante y otros.

Los pacientes que sufren de espondilitis anquilosante deben incluir verduras en el desayuno y en el almuerzo. Las calabazas para biberones y las papas de lixiviación son beneficiosas para los almuerzos. Siempre cocine las comidas en aceite de canola, ya que tiene el menor contenido de colesterol integrado con omega-3. En caso de que quiera comer arroz, asegúrese de que sea arroz integral o arroz extraído de almidón.

Granos y alimentos integrales para la espondilitis anquilosante

Los granos enteros son ricos en fibra, por eso la harina multigrano se debe usar para hacer tortilla. Varios síntomas son provocados por ciertos planes de dieta y el grano integral es muy esencial para inculcar en la dieta diaria para la espondilitis anquilosante. Tener avena para el desayuno es una buena fuente de energía durante todo el día. Sin un desayuno saludable, no puede tener un día activo. La avena mantiene el estómago lleno hasta altas horas de la tarde. Para compensar la pérdida de energía, también debe beber suficiente agua durante todo el día. Beba diariamente de 10 a 12 vasos de agua para eliminar las toxinas del cuerpo.

Evite los alimentos altamente procesados ​​

Deben evitarse los alimentos con azúcar que tienen contenido de azúcar en conserva. El azúcar, el sodio, los productos alimenticios grasos y los productos lácteos agravarán la inflamación en la espondilitis anquilosante. Evite los alimentos que contengan los siguientes 3 ingredientes en la caja:

  1. Grasas trans o aceites hidrogenados.
  2. Grasas saturadas.
  3. Conservantes.

Suplementos dietéticos para la espondilitis anquilosante

No puede perder peso ni mantenerse en forma sin una dieta nutricional y balanceada. Como es importante seguir una dieta balanceada a diario, no siempre es posible introducir todo tipo de verduras o vitaminas en una sola comida. Aquí es donde los suplementos dietéticos entran en juego. Hay varias compañías que están vendiendo suplementos dietéticos creíbles para mantener una buena salud. Se recomienda tomar suplementos de fibra dietética, que son recomendados por su médico o un dietista.

Di no al alcohol

El alcohol puede interferir con algunos medicamentos que se administran para tratar la espondilitis anquilosante. El alcohol también es conocido por destruir vitaminas que están presentes en el cuerpo, lo que agrava aún más la espondilitis anquilosante.

¿Quién se ve afectado por la espondilitis anquilosante y qué cuidados debe tener la espondilitis anquilosante?

La espondilitis principalmente anquilosante ocurre en personas mayores de 40 años. La espondilitis anquilosante se desarrolla en adolescentes o niños debido a algún accidente, lesión o está presente por el nacimiento. Uno necesita cuidar la columna vertebral mientras el tratamiento está en curso, de lo contrario, cualquier tipo de descuido puede ocasionar daños graves. La postura del paciente con espondilitis anquilosante se vuelve anormal y el paciente sufre de dolor agudo todo el tiempo, lo que desalienta al paciente a abandonar la casa, ir a trabajar o participar en actividades sociales. La columna vertebral de los pacientes con sobrepeso se ve gravemente afectada ya que el peso en la parte inferior del abdomen no permite que la columna permanezca flexible. Por lo tanto, es muy importante que los pacientes que sufren de espondilitis anquilosante bajen de peso para obtener resultados positivos del tratamiento de la espondilitis anquilosante.

Reflexión final sobre la dieta para la espondilitis anquilosante

Una persona con sobrepeso no puede mantener su cuerpo derecho porque la columna vertebral se ve gravemente afectada por las deposiciones de grasa. Cuando hay demasiada presión o esfuerzo en el área rígida de la columna vertebral, el paciente tiene un aumento en el dolor y la rigidez de la espondilitis anquilosante. Para evitar complicaciones mayores, el paciente debe evitar agacharse y sostener objetos pesados ​​mientras camina, ya que todo esto puede aumentar la rigidez de las vértebras espinales y agravar la espondilitis anquilosante. Además de la dieta, los ejercicios de la columna deben realizarse según lo recomendado por el ortopedista y el fisioterapeuta, ya que los ejercicios pueden ayudar a restaurar la flexibilidad de la columna vertebral y ayudan a la recuperación rápida de la espondilitis anquilosante.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment