¿El síndrome mielodisplásico desaparece?

El síndrome mielodisplásico es un tipo de trastorno sanguíneo y es difícil de tratar. Muchos pacientes pueden controlar los síntomas a través de medicamentos y en algunos pacientes se requiere una transfusión de sangre para controlar los síntomas, como dificultad respiratoria, riesgo de infección y aumento del sangrado.

El síndrome mielodisplásico es el trastorno en el cual las células sanguíneas son inmaduras y no pueden realizar la función fisiológica. La condición conduce al bajo nivel de RBC, WBC y plaquetas. La condición causa una variedad de síntomas y reduce la calidad de vida. En general, las células madre presentes en la médula ósea forman las células inmaduras que se diferencian en diferentes tipos de células. Estas células inmaduras maduran y realizan su función respectiva. En el síndrome mielodisplásico, las células no maduran y, a su debido tiempo, la sangre se inunda con células inmaduras que no pueden funcionar normalmente, lo que conduce a una falta de aire, riesgo de infección y mayor riesgo de sangrado. La condición es crónica y el objetivo del tratamiento es controlar los síntomas a través de medicamentos o transfusiones de sangre.(2)

¿El síndrome mielodisplásico desaparece?

El síndrome mielodisplásico es difícil de tratar la condición. El objetivo principal del tratamiento es controlar los síntomas de la enfermedad. El síndrome no se puede curar completamente con los medicamentos, ya que los medicamentos no impiden la producción de células sanguíneas inmaduras. Actualmente, la única cura permanente para el síndrome mielodisplásico es el trasplante de células madre. Además, en algunas personas, el trasplante puede curar completamente la enfermedad, mientras que en algunos pacientes la terapia puede retrasar la recaída del síndrome mielodisplásico. Sin embargo, debido a sus efectos secundarios y complicaciones, la mayoría de las personas no son candidatas para el trasplante de células madre. En este tratamiento, todas las células de la médula ósea, incluidas las células anormales, se eliminan mediante la combinación de quimioterapia y radioterapia. Hay dos tipos de trasplante de células madre. Un tipo es el trasplante alogénico del tallo. En este tipo de trasplante, la célula madre de otra persona se trasplanta después de matar todas las células de la médula ósea. Una gran variedad de reacciones adversas, como las reacciones alérgicas, son altas en este tipo de trasplante y es un requisito previo que las células del donante se correspondan con las células del paciente. Otro tipo de trasplante que no está disponible para el paciente con síndrome mielodisplásico es el trasplante autólogo de células madre. Este trasplante no sirve para pacientes del síndrome mielodisplásico porque la médula ósea del paciente contiene células madre anormales. Una gran variedad de reacciones adversas, como las reacciones alérgicas, son altas en este tipo de trasplante y es un requisito previo que las células del donante se correspondan con las células del paciente. Otro tipo de trasplante que no está disponible para el paciente con síndrome mielodisplásico es el trasplante autólogo de células madre. Este trasplante no sirve para pacientes del síndrome mielodisplásico porque la médula ósea del paciente contiene células madre anormales. Una gran variedad de reacciones adversas, como las reacciones alérgicas, son altas en este tipo de trasplante y es un requisito previo que las células del donante se correspondan con las células del paciente. Otro tipo de trasplante que no está disponible para el paciente con síndrome mielodisplásico es el trasplante autólogo de células madre. Este trasplante no sirve para pacientes del síndrome mielodisplásico porque la médula ósea del paciente contiene células madre anormales.

Las complicaciones graves se producen debido al trasplante de células madre. Los efectos secundarios iniciales se deben a la quimioterapia y radioterapia. Todas las células madre del paciente se eliminan, lo que conduce a un déficit de glóbulos blancos y plaquetas. Esto aumenta el riesgo de infección y sangrado. Los efectos secundarios pueden ser más graves después del trasplante de células madre. El cuerpo puede tener reacciones severas de injerto contra huésped en las cuales las células inmunes desarrolladas a partir de las células transplantadas actúan contra los tejidos del cuerpo y causan complicaciones en los diversos órganos vitales. Esta es una condición que amenaza la vida.

El trasplante de células madre generalmente se aconseja a las personas jóvenes y sanas. Además, este tratamiento es efectivo cuando la condición no ha progresado a leucemia. Las personas también pueden morir debido a complicaciones del trasplante de células madre. La mayoría de los médicos opinan que debe realizarse un trasplante de células madre si las otras opciones de tratamiento no logran controlar la enfermedad y la enfermedad ha avanzado a una etapa avanzada. (1)

Conclusión

El trasplante de células madre es el método para curar el síndrome mielodisplásico. En algunos pacientes, cura la enfermedad, mientras que en algunos pacientes la recaída de la enfermedad se retrasa. Debido a las complicaciones y los efectos adversos graves, no todos los pacientes son candidatos para estas opciones de tratamiento.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment