Diabetes

Etapas de la retinopatía diabética

La retinopatía diabética es el resultado debido al alto contenido de azúcar en la sangre desarrollado debido a la diabetes. Estos niveles de azúcar causan daño en la parte posterior del ojo y ocasionan pérdida de la visión si no se atiende.

No es posible que un oftalmólogo detecte la presencia de retinopatía diabética en una etapa temprana. Es porque la enfermedad no muestra ningún síntoma. El individuo sufre de síntomas leves, moderados y severos de retinopatía diabética a lo largo de los años. Una mejor manera de minimizar la escalada de la retinopatía diabética es controlando los niveles de azúcar en la sangre y asistiendo a las citas de exámenes oculares.

¿Cómo afecta la diabetes a los ojos?

La retina es una capa sensible a la luz situada en la parte posterior del ojo. Convierte la luz entrante en señales eléctricas y las envía al cerebro. El cerebro convierte las señales en imágenes. La retina requiere un suministro constante de sangre. Lo recibe a través de pequeños vasos sanguíneos. Los niveles altos de azúcar dañan estos pequeños vasos sanguíneos lo que lleva al desarrollo de la retinopatía diabética.

¿Cuáles son las etapas de la retinopatía diabética?

El persistente contenido de azúcar en la sangre causado por el colesterol alto y la presión arterial daña los vasos sanguíneos de la retina en tres etapas diferentes. No es necesario que un individuo diagnosticado con una retinopatía diabética experimente las tres etapas. Sin embargo, si se diagnostica en una etapa temprana, los cambios en el estilo de vida y el tratamiento brindan la oportunidad de reducir la progresión de las etapas de la retinopatía diabética.

  1. Antecedentes de la retinopatía: etapa I

    En esta etapa de la retinopatía diabética, el individuo desarrolla protuberancias pequeñas o microaneurismas en los pequeños vasos sanguíneos que suministran sangre constantemente a la retina. Debido a esto, las posibilidades de derrame de sangre son altas. Un individuo detectado con la etapa I tiene el riesgo de desarrollar problemas de visión en el futuro. Aunque no requiere tratamiento, es posible prevenir la propagación cuando se detecta temprano. Si no se atiende, la progresión es del 25% en tres años.

  2. Retinopatía pre-proliferativa – Etapa II

    En la etapa de retinopatía preproliferativa, el individuo sufre un daño generalizado en la retina. Se produce en forma de sangrado excesivo por los vasos sanguíneos. En esta etapa de retinopatía diabética, el riesgo de pérdida de visión es alto. Además, el oftalmólogo le pedirá al paciente que asista a las citas de evaluación por cada 3 o 6 meses. La detección frecuente ayuda a controlar la progresión de la etapa.

  3. Retinopatía proliferativa – Estadio III

    No recibir un tratamiento apropiado empuja al paciente a la etapa de retinopatía proliferativa. En esta etapa de retinopatía diabética, el nacimiento de nuevos vasos sanguíneos ocurre dejando tejido cicatrizal en la retina. La situación aumenta el sangrado y conduce al desprendimiento de retina. El paciente tiene un alto riesgo de perder la visión. Aunque el oftalmólogo proporciona estabilización usando los procedimientos de tratamiento disponibles, no es posible restablecer ninguna pérdida de visión.

Tratamiento

Al detectar o identificar la etapa de la retinopatía diabética, es posible que el oftalmólogo proceda con el tratamiento apropiado. El tratamiento de pacientes está disponible solo para aquellos que muestran retinopatía diabética en estadio III o muestran síntomas de maculopatía diabética. Independientemente de los resultados obtenidos a través del examen ocular, es esencial controlar la diabetes.

Controlar la diabetes será útil para prevenir la propagación de la retinopatía diabética. Así evitará que se desarrollen los problemas de visión. Si la retinopatía diabética alcanza el estadio III, dependiendo del avance, el oftalmólogo opta por el tratamiento con láser. El tratamiento, que crea quemaduras, ayuda a cerrar las fugas de los vasos sanguíneos. La acción evitará el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos y la acumulación de sangre en la región. Dependiendo del daño a la retina, el paciente puede tener que someterse al tratamiento con láser por más de dos o tres veces.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment