¿Existe una cura para la hipertensión pulmonar?

La hipertensión pulmonar (HP) es una enfermedad progresiva y potencialmente mortal en la que existe una presión arterial elevada en las arterias que irrigan los pulmones. Los vasos sanguíneos afectados con hipertensión pulmonar son la arteria pulmonar, la vena pulmonar y los capilares pulmonares. El flujo sanguíneo desde el corazón a los pulmones se interrumpe debido a la constricción en los vasos sanguíneos que causa una presión arterial pulmonar elevada. Las presiones normales en las arterias pulmonares son de 15 a 30 mm Hg de presión sistólica y de 4 a 12 mm Hg de presión diastólica. Si la presión es mayor que 30/12 mm Hg, entonces se conoce como hipertensión pulmonar.

El diagnóstico de la hipertensión pulmonar es difícil de hacer ya que los síntomas de la hipertensión pulmonar a menudo se superponen con otras enfermedades del corazón y los pulmones, como fatiga , dolor de pecho , mareos, falta de aliento, taquicardia. Por lo tanto, no se diagnostica hasta que se vuelve muy grave, lo que lleva a un mal pronóstico de la enfermedad. Los diferentes enfoques diagnósticos incluyen pruebas de función pulmonar, ciertas pruebas de imagen como cateterismo cardíaco derecho, ecocardiograma (ecografía cardíaca), radiografía de tórax, tomografía computarizada, electrocardiograma, prueba de esfuerzo y exploración pulmonar de medicina nuclear. El plan de tratamiento se basa en los resultados de estas pruebas, ya que estas también ayudan a descubrir la causa de la enfermedad.

¿Existe una cura para la hipertensión pulmonar?

La hipertensión pulmonar es una enfermedad progresiva, que es potencialmente mortal si no se trata con una tasa de supervivencia de solo 2 a 3 años en ausencia de tratamiento. Ha habido avances en las modalidades de tratamiento con un aumento de la tasa de supervivencia de 5 a 10 años y más medicamentos en el mercado. Desafortunadamente, no existe un tratamiento / cura definitivos para la hipertensión pulmonar. El objetivo del tratamiento se centra en retardar / retrasar el progreso de la enfermedad al mejorar la calidad de vida del paciente con medicamentos. El objetivo del tratamiento es tratar la causa subyacente y reducir los síntomas de la presión pulmonar elevada en los vasos sanguíneos para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Hay varias opciones de tratamiento que incluyen:

Medicamentos orales

Prostacyclin Analogue reduce la presión arterial al relajar los vasos sanguíneos pulmonares. La relajación de los vasos sanguíneos provoca un aumento del flujo sanguíneo a los pulmones, lo que reduce la carga de trabajo en el corazón. La prostaciclina utilizada es treprostinil, que puede tomarse por vía oral (Orenitram), inhalado (Tyvaso), IV (Remodulin) y por vía subcutánea.
Los antagonistas de los receptores de endotelina (ERA, por sus siglas en inglés) son un grupo de medicamentos que previenen el estrechamiento de los vasos sanguíneos o la vasoconstricción. Por lo general, se toman por vía oral y las distintas ERA utilizadas son ambrisentan (Letairis), macitentan (Opsumit) y bosentan (Tracleer).

Inhibidores de la fosfodiesterasa-5 (los inhibidores de la PDE 5 causan vasodilatación de los vasos sanguíneos pulmonares mediante el aumento de cGMP y NO. Los inhibidores de la PDE 5 utilizados son sildenafil (Revatio) y tadalafil (Adcirca) en forma oral

El agonista selectivo del receptor de IP ayuda a relajar los vasos sanguíneos en los pulmones mediante la activación del receptor de prostaciclina. El ejemplo es selexipag (Uptravi) tomado por vía oral.

La Guanylate Cyclase (sGC) soluble relaja los vasos sanguíneos pulmonares al aumentar la interacción de sGC con NO. El ejemplo incluye riociguat (adempas).

Los medicamentos intravenosos que se utilizan son Flolan (epoprostenol), Remodulin y Veletri para el alivio sintomático del dolor en el pecho y la falta de aliento. Ventavis y Tyvaso se usan en forma inhalada para aliviar la falta de aliento.

Las opciones de tratamiento convencionales incluyen bloqueadores de los canales de calcio que ayudan a disminuir la presión arterial. Los anticoagulantes (anticoagulantes) que previenen la coagulación de la sangre también se usan en forma de warfarina (Coumadin). La digoxina ayuda a bombear mejor el corazón al aumentar la fuerza de contracción del músculo cardíaco. La presión sanguínea elevada en los vasos pulmonares (capilares) causa una fuga de líquido en los espacios intersticiales y otras partes del cuerpo que causa hinchazón. Los diuréticos se utilizan para eliminar el líquido extra y para reducir la hinchazón. El paciente también puede ponerse oxígeno artificial si es necesario.

Los casos graves de HP que no responden a los medicamentos pueden considerar las opciones de trasplante de pulmón o la septostomía auricular (orificios entre el corazón derecho e izquierdo), que conllevan su propio riesgo y efectos secundarios. Las terapias más nuevas, como la terapia con células madre, también están bajo investigación.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment