Golpe de bala en el abdomen

Las heridas de arma de fuego como parte de las heridas por arma de fuego contribuyen a una cantidad de muertes relacionadas con lesiones en las ciudades urbanas y se están convirtiendo cada vez más en un importante problema de salud pública. Estas heridas son causadas por una bala propulsada, que transfiere energía y causa grados variables de daño.

Las heridas de bala en el abdomen son comunes, que generalmente involucran estructuras abdominales como intestino delgado, colon, hígado y otros vasos sanguíneos abdominales. Las heridas por arma de fuego son la causa más común de lesiones abdominales penetrantes, en las cuales la cavidad abdominal se lesiona por la penetración de una lesión que causa un arma. Estos pueden causar sangrado y daño a los órganos internos.

Herida penetrante de bala en el abdomen y su impacto

Las heridas abdominales con bala penetrante generalmente son de velocidad de densidad media a alta y pueden causar daños graves. La gravedad de estas lesiones depende de varios factores como las características del arma, detalles y ubicación de la bala y también está influenciada por la distancia desde la que se disparó la bala.

Algunas balas tienen una cubierta llamada cubierta, que puede causar una penetración más profunda . Entonces, el tipo y la intensidad de una lesión depende de varios factores y las características de la lesión deben estudiarse en detalle. Las heridas de bala pueden aparecer como heridas de entrada, donde la bala permanece dentro o ambas heridas de entrada y salida, donde la bala atraviesa el cuerpo.

Las lesiones abdominales causadas por heridas de bala se deben principalmente al aplastamiento de los tejidos y la penetración en los órganos vitales. seguido de sangrado. En general, se encuentra que una lesión en el centro de los órganos principales como el hígado puede causar más sangrado y una lesión en el lado derecho puede ser más grave. Los intestinos y el estómago pueden lesionarse causando la ruptura y el derrame de sus contenidos aumenta el riesgo de infección. Las heridas en la región del flanco son más propensas a afectar órganos como los riñones, la vejiga, los uréteres, el duodeno, el páncreas, el colon, el recto y los principales vasos sanguíneos abdominales.

Evaluación y evaluación de herida de bala en el abdomen

El equipo médico de emergencia necesita evaluar meticulosamente los casos de heridas de bala abdominales, que comienzan en la escena misma. La evaluación y la información sobre la ubicación de la herida de bala, el número de disparos recibidos por las personas en los alrededores y la posición de la víctima cuando se disparó, ayudan a determinar la trayectoria de la bala y las posibles lesiones abdominales causadas.

La cantidad de sangre perdida en la escena puede dar una idea del alcance de las lesiones sufridas, pero necesita una evaluación adecuada. La naturaleza de la hemorragia puede ayudar a identificar cualquier implicación de los principales vasos sanguíneos. Es importante evaluar el nivel inicial de conciencia del paciente y observar los signos de vida, que incluyen la respuesta de la pupila, la frecuencia cardíaca, el pulso y la respiración. Como una evaluación inicial estos parámetros junto con signos de sangrado externo se notan.

En un paciente, que está despierto, signos como dolor abdominal, dolor referido a los hombros u otras áreas, se examinan físicamente la sensibilidad al rebote y otras características. En un paciente que no responde, pueden aparecer hematomas abdominales y distensión debido a una hemorragia interna.

Otros signos que se evalúan para determinar la gravedad de la herida y para guiar la decisión de la intervención quirúrgica incluyen presión arterial baja, aumentada o disminuida frecuencia respiratoria y una presión de pulso estrecha. Otros signos de insuficiencia de la perfusión del órgano terminal pueden indicar una lesión intraabdominal importante y pueden requerir una intervención quirúrgica.

Investigaciones que incluyen un perfil completo de laboratorio como recuento sanguíneo, electrolitos, creatinina, niveles de calcio y glucosa y análisis de gases arteriales. Los estudios de imágenes como los rayos X: tórax y abdomen, el ultrasonido puede ser muy útil para determinar el alcance de las lesiones y la afectación de órganos. La tomografía computarizada abdominal es de gran valor en el tratamiento de lesiones intra abdominales y en la región del flanco, el hígado y el compromiso del bazo. Se pueden usar otros estudios como lavado peritoneal diagnóstico, laparoscopia, laparotomía y otros, dependiendo de la lesión y la condición del paciente.

Tratamiento de herida de bala en el abdomen

Como muchas heridas de bala abdominales conducen a sangrado severo, pueden ocurrir muertes antes de la hospitalización del paciente. La atención de emergencia entregada en el lugar, la evaluación inicial del paciente y el transporte rápido a un centro médico o de trauma de emergencia desempeña un papel importante.

La administración de líquido intravenoso se considera de acuerdo con la condición del paciente y la duración del viaje; se puede administrar un suplemento de oxígeno inmediato. El tratamiento puede incluir presión directa en la parte lesionada, vendaje o vestirse. En pacientes hemodinámicamente estables, el abordaje de tratamiento depende del área afectada del abdomen.

En el caso de una serie de heridas por arma de fuego, existen posibilidades de lesiones en múltiples órganos y estructuras vasculares; por lo tanto, controlar la hemorragia es primordialmente importante. Los procedimientos operativos se deciden y, en consecuencia, se realizan si es necesario. Se pueden requerir cuidados y consideraciones especiales en el caso de mujeres y mujeres embarazadas que sufren heridas de bala en el abdomen.

Pronóstico de herida de bala en el abdomen

Las heridas de bala con lesiones intraabdominales son más preocupantes. Un mal pronóstico se indica por la presión arterial baja en el momento del ingreso en el hospital, lesiones de órganos múltiples y grandes volúmenes de pérdida de sangre que requieren un reemplazo sanguíneo excesivo. Muchas muertes por heridas de bala en el abdomen también ocurren debido a un choque secundario.

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment