Salud mental

Hemofobia o miedo a la sangre: causas, síntomas, tratamiento, complicaciones, recuperación

¿Qué es la hemofobia o el miedo a la sangre?

La hemophobia se refiere a una afección médica en la que un individuo desarrolla temor a la sangre. La vista de la sangre que sale de su propio cuerpo o de cualquier otra persona o animal puede asustar fácilmente a una persona con hemofobia o miedo a la sangre. Tienden a relacionar la sangre con lesiones graves que podrían causar la muerte.

Algunas personas con hemofobia o miedo a la sangre pueden mostrar un aumento repentino en la frecuencia cardíaca y la presión arterial (PA) como parte de la reacción fóbica a la sangre, mientras que otras pueden mostrar descenso en la frecuencia cardíaca y la presión arterial. El último caso de reacciones fóbicas es más severo ya que puede causar debilidad o incluso desmayos. Esto aumenta el riesgo de desarrollar miedo a desmayarse.

La hemofobia o el miedo a la sangre se reconoce como una de las fobias resultantes de una “lesión por inyección de sangre” segmentada en el DSM-IV (Manual diagnóstico y estadístico, Cuarta edición)

Causas de la hemofobia o el miedo a la sangre

El miedo a la sangre es algo natural ya que vemos derramamiento de sangre en la mayoría de los eventos de Halloween y en las películas de terror. Una serie de películas durante la década de 1980 también contribuyó a esto y mostró miedo a la sangre. Una de las escenas de Psycho de 1960 que incluía una ducha sangrienta también mostró que nuestra mente puede crear todo. Era una película en blanco y negro en la que no había sangre penetrante o de color rojo, pero aún así se considera una obra maestra y aún creaba una ilusión de ataque real con mucha sangre.

Aunque nuestra mente tiene miedo de sangre, pero cuando se enfrenta con sangre derramada por todas partes, los que sufren de hemofobia o miedo a la sangre no pueden quitarles los ojos. Muchos programas de televisión como “Survivoroften” de CBS también aumentaron el miedo al mostrar lesiones con sangre en alta definición y, a veces, hacer un acercamiento para crear más miedo.

La hemofobia o el miedo a la sangre está claramente relacionada con nuestro miedo natural a la sangre y puede convertirse fácilmente en fobia. La hemofobia o el miedo a la sangre a menudo se asocia con otros tipos de fobia, como la fobia a las agujas, la fobia a los médicos y dentistas, etc.

  • No sería erróneo considerar el miedo a la medicina y otros campos relacionados con el dolor, las lesiones inyecciones, sangre, etc … también pueden causar hemofobia o miedo a la sangre.
  • La hemofobia o el miedo a la sangre también pueden ser causados ​​por películas, televisión e imágenes que muestran asesinatos en serie, asesinatos, películas bory blood e historias o escenas similares.
  • El sangrado es principalmente el reflejo de una situación en la que alguien resulta herido o lesionado. Por lo tanto, la hipocondría o nosofobia está estrechamente relacionada con la hemofobia o el miedo a la sangre, ya que ambas enfermedades están relacionadas con la fobia a la enfermedad o enfermedades.
  • La hemofobia o el miedo a la sangre también pueden estar relacionados con el miedo preexistente a los gérmenes denominados Mysofobia.
  • Otra fobia comúnmente asociada es la thanatophobia, que es el miedo a la muerte.
  • Las personas que sufren de hemofobia o miedo a la sangre tienen la tendencia a desmayarse cuando ven sangre. Esta es en realidad la reacción del cuerpo, una especie de mecanismo de auto protección para evitar daño o estrés en el cuerpo.
  • Como la mayoría de los otros casos de fobia, la hemofobia o el miedo a la sangre también pueden estar relacionados con cualquier evento traumático que pueda han ocurrido durante la infancia con un individuo.

Signos y Síntomas de Hemofobia o Miedo a la Sangre

Los signos y síntomas comunes de hemofobia o miedo a la sangre son los siguientes:

  • Vómitos.
  • Ansiedad.
  • Desmayo.
  • Náuseas.

Es completamente natural sentir cierta incomodidad o miedo a la sangre, pero puede convertirse en una preocupación cuando un individuo permite que crezca su miedo. La hemofobia o el miedo a la gente de la sangre no solo tienen miedo a su propia sangre sino también a la sangre de otros. Esta hemofobia o miedo a la sangre puede crecer con el tiempo. Las personas y las personas pueden desarrollar temor a la sangre de otros animales y criaturas. En casos extremos de hemofobia o miedo a la sangre, una persona puede fácilmente asustarse con solo una mera idea de sangre o una imagen de sangre. Es importante tomar esta fobia en serio y buscar el tratamiento adecuado lo antes posible para evitar más complicaciones.

Complicación de la hemofobia o el miedo a la sangre

La hemofobia o el miedo a la sangre es una fobia grave y tiene un alto riesgo de conducir a otras complicaciones. Algunas de estas complicaciones pueden incluso ser potencialmente mortales o al menos peligrosas. La hemofobia o el temor a la sangre pueden hacer que un individuo evite acudir al médico de patología para un chequeo de sangre. Las personas hemofóbicas también temen el tratamiento dental y la cirugía que pueden empeorar la situación.

Puede ser muy difícil para un padre con hemophobia o miedo a la sangre atender cualquier herida de su hijo o incluso aplicar una venda y lo haría. pídale a su cónyuge que se encargue de tales cosas. Las personas con hemofobia a menudo reaccionan de forma extraña a lesiones menores y las hacen verse muy serias. Pueden llamar a la sala de emergencias de forma innecesaria para incidentes pequeños que pueden ser atendidos fácilmente en el hogar.

Un individuo también puede comenzar a mantenerse alejado de actividades en las que siente que puede haber una lesión. Esto puede hacer que se segregue y dejar de participar en actividades como correr, acampar, caminar, etc. Incluso un simple paseo en un deporte o un carnaval puede parecer peligroso. Tales conductas pueden llevar fácilmente a una persona a una vida aislada. Puede convertirse gradualmente en fobia social y agorafobia en casos extremos. Incluso puede comenzar a obstaculizar tus relaciones y tu vida personal y hacerte sentir deprimido sin ningún motivo.

Pruebas para diagnosticar la hemofobia o el miedo a la sangre

La hemofobia o el miedo a la sangre es diferente y no puede determinarse mediante ningún tipo de análisis de laboratorio. Existen pautas de diagnóstico específicas que incluyen entrevistas clínicas para detectar hemofobia o miedo a la sangre. La entrevista consiste en preguntas relacionadas con los síntomas y el historial médico.

La hemofobia o el miedo a la sangre se diagnostican sobre la base de los criterios de diagnóstico establecidos por la Asociación Psiquiátrica Americana en el Manual Estadístico de los Trastornos Mentales. El manual funciona como un estándar para ayudar a los médicos a determinar la condición de los pacientes. También es utilizado como estándar por las compañías de seguros.

Tratamiento para la Hemofobia o el Miedo a la Sangre

Siempre es posible encontrar formas de superar su hemofobia o miedo a la sangre con opciones de tratamiento adecuadas. Sin embargo, es necesario encontrar un buen médico y solicitar una referencia a un profesional de la salud relevante. La hemofobia o el miedo a la sangre también pueden causar problemas mentales, como depresión . Es necesario compartir sus problemas con amigos cercanos y familiares y tratar de encontrar formas de combatir los miedos. Es una respuesta natural de una persona hemofóbica evitar cualquier evento que pueda implicar derramamiento de sangre o lesiones.

Una persona que sufre de hemofobia o miedo a la sangre se expone gradualmente a sus temores de una manera planificada. El nivel de exposición aumenta con el tiempo hasta que una persona se sienta lo suficientemente segura como para enfrentar sus miedos. Algunas otras opciones de tratamiento incluyen hipnosis, discusiones periódicas, terapia conductual, etc. Todas estas terapias son conocidas por tener un impacto positivo en la mente y la salud. Los médicos también alientan a los pacientes hemofóbicos a enfrentar sus miedos en lugar de evitarlos. Estas situaciones pueden incluir cualquiera de las actividades deportivas o actividades de rutina con riesgo de lesión. Algunas otras terapias que son útiles para tratar la fobia a la sangre incluyen terapias de comportamiento cognitivo, terapias conductuales, hipnosis, etc.

Prevención de la hemofobia o el miedo a la sangre

En caso de cualquier síntoma de temores irracionales, es importante consulte a un psicólogo lo antes posible, especialmente si tiene hijos. Es posible que los miembros de su familia no generen hemofobia o miedo a la sangre genéticamente, pero observar a alguien con fobia puede crear fobia en los niños. Por lo tanto, se vuelve aún más importante recibir tratamiento para la hemofobia o el temor a la sangre y evitar que se transmita a los niños. Incluso un médico no puede definir inicialmente una definición de recuperación de corrección, pero puede predecirse basándose en la tasa de recuperación.

Hacer frente a la hemofobia o el miedo a la sangre

Hacer frente a cualquier tipo de fobia es difícil, pero con el tratamiento profesional adecuado, puede manejar fácilmente los síntomas de la hemofobia o el miedo a la sangre. Los siguientes métodos también ayudan a una persona a sobrellevar los síntomas de hemofobia o miedo a la sangre:

  • Prepararse para enfrentar los temores a fin de enfrentar mejor la hemofobia o el miedo a la sangre. Busque ayuda de sus terapeutas, familiares y amigos para ayudarlo a enfrentar sus miedos en lugar de evitarlos.
  • Otra forma de lidiar con la hemofobia o el miedo a la sangre es buscar ayuda. Existen varios grupos de apoyo que pueden ayudarlo a unir sus manos con otras personas que padecen la misma hemofobia o miedo a la sangre.
  • Siga sus medicamentos según lo prescrito para un afrontamiento adecuado. Dejar de tomar medicamentos puede provocar síntomas de abstinencia y, por lo tanto, debe consultar a su médico antes de omitir cualquier medicamento.
  • Cuídese. Necesita mantenerse sano tanto mental como físicamente para ayudarse a sí mismo a luchar contra los síntomas de manera efectiva.

Cómo ayudar a su hijo a sobrellevar la hemofobia o el miedo a la sangre

Es común tener algo de miedo como el miedo a los monstruos, la oscuridad, etc. en el caso de los niños, pero la mayoría de ellos puede vencer sus miedos a medida que crecen. Sin embargo, si su hijo tiene dificultades para superar los miedos, es necesario que busque ayuda de un médico.

También puede ayudar a su hijo a lidiar con la hemofobia o el miedo a la sangre de las siguientes maneras:

  • Hablando de hemofobia o miedo a la sangre. Puede ser un gran error ignorar el miedo a sus hijos o darles por sentado. En lugar de eso, hable con su hijo acerca de sus miedos y ayúdelo a vencer.
  • Ayude a su hijo a enfrentar el miedo en lugar de huir. Como padre, necesita ayudar a su hijo a enfrentar sus miedos o evitar los miedos. Apoye a su hijo al ofrecer una exposición gradual al miedo. Por ejemplo, si su hijo le teme al perro del vecino, quédese con él y apóyelo para darle seguridad y confianza en lugar de tomar otro camino.
  • Demuestre a su hijo cómo enfrentar los temores. Los niños aprenden rápidamente al observar y es importante establecer un modelo positivo para ayudarlos a aprender cómo enfrentar el miedo y reaccionar frente a él.

Período de recuperación / tiempo de curación para la hemofobia o el miedo a la sangre

Período de recuperación / curación de la hemofobia o miedo a la sangre no se puede definir ya que depende de varios factores, incluida la gravedad de la fobia, el modo de tratamiento, etc. Es mejor buscar ayuda de su médico para encontrar un período de tiempo tentativo para la recuperación.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment