Hipertensión ocular: causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento, pronóstico, epidemiología

La hipertensión ocular es un término médico utilizado para definir una afección caracterizada por presión ocular elevada, es decir, presión intraocular. La presión intraocular es la presión del fluido presente dentro del ojo. Se mide utilizando un tonómetro calibrado para medir la presión ocular en milímetros de mercurio (mmHg). La presión ocular oscila entre 10-21 mm Hg en circunstancias normales. En la hipertensión ocular, la presión ocular es superior a 21 mm Hg.

¿Qué es la hipertensión ocular?

En general, se observa una presión ocular elevada en presencia de problemas oftálmicos y glaucoma. Sin embargo, si la presión parece elevada en ausencia de trastornos oculares, se denomina hipertensión ocular. Los individuos diagnosticados con hipertensión ocular se clasifican como “ glaucoma sospechoso” y deben ser monitoreados de manera rutinaria para el inicio de los síntomas.

La hipertensión ocular generalmente se confirma si los siguientes parámetros son positivos:

  • Presión intraocular por encima de 21 mm Hg en uno o ambos ojos, en dos o más visitas consecutivas.
  • No hay anomalías en los nervios ópticos.
  • No se observa evidencia de glaucoma o pérdida visual en pruebas de campo visual.
  • Ángulos abiertos anatómicamente normales en examen gonioscópico.
  • Ausencia de otras anomalías oculares.

Síntomas de la hipertensión ocular

La hipertensión ocular no tiene ningún síntoma obvio. Por lo general, pasa desapercibido para el paciente. Es detectado por un oftalmólogo durante el examen ocular de rutina. La hipertensión ocular no causa ningún cambio visual u otras anormalidades y por lo tanto no se detecta.

Epidemiología de la hipertensión ocular

Los estudios han demostrado que entre 3 y 6 millones de la población, incluyendo 4.5 a 9.4 por ciento de los individuos mayores de 40 años en los Estados Unidos de América tienen hipertensión ocular. Las mujeres posmenopáusicas son más propensas a la hipertensión ocular que otras mujeres. Los hombres que tienen hipertensión ocular tienen un mayor riesgo de desarrollar glaucoma. Además, la incidencia de glaucoma ocular es más entre afroamericanos que en otras razas.

Pronóstico de la hipertensión ocular

La hipertensión ocular, si no se trata, puede ocasionar glaucoma y otras complicaciones. El riesgo de glaucoma aumenta con una mayor presión intraocular y un menor grosor corneal central.

Causas de la hipertensión ocular

  • Hipertensión ocular causada por producción acuosa excesiva: El humor acuoso es un fluido transparente que se produce por una estructura detrás del iris llamada cuerpo ciliar. El humor acuoso fluye a través del iris y llena el espacio entre la córnea y el iris. El aumento de la producción del humor acuoso por parte del cuerpo ciliar causa hipertensión ocular.
  • Hipertensión ocular como resultado del drenaje inadecuado del humor acuoso: El drenaje inadecuado del humor acuoso de los ojos puede provocar la alteración del producción normal y drenaje de líquidos en los ojos. Esto a su vez puede aumentar la presión ocular.
  • Hipertensión ocular causada por efectos secundarios de los medicamentos: Ciertos medicamentos, como los esteroides que se recetan para el asma y después de LASIK y las cirugías refractivas, pueden elevar la presión ocular a la hipertensión ocular.
  • Hipertensión ocular causada por trauma y lesiones: Las lesiones y los traumatismos en los ojos pueden provocar un desequilibrio en la producción y el drenaje de los fluidos oculares causando hipertensión ocular.
  • Eye Trastorno como causa de hipertensión ocular: La hipertensión ocular es más común en individuos con afecciones oculares como síndrome de dispersión pigmentaria, arco corneal y síndrome de pseudoexfoliación.

Factores de riesgo de hipertensión ocular

La hipertensión ocular es más común entre personas con antecedentes familiares de glaucoma y en presencia de antecedentes personales de miopía y diabetes. Los posibles factores de riesgo incluyen:

  • Cirugías o enfermedades en el pasado
  • Uso prolongado de ciertos medicamentos
  • Envejecimiento
  • Afroamericanos
  • Herencia genética
  • Antecedentes familiares de glaucoma
  • Miopía / miopía
  • Trastornos sistémicos subyacentes como enfermedad cardíaca, migraña diabetes presión arterial elevada, trastornos vasculares.
  • Factores de estilo de vida inducidos como obesidad consumo de alcohol fumar estrés y ansiedad.

Complicaciones en la hipertensión ocular

La hipertensión ocular puede dañar el nervio óptico gradualmente. Esto conduce a una condición llamada glaucoma. El nervio óptico transmite imágenes al cerebro. Si el daño al nervio óptico continúa, puede provocar cambios en la visión e incluso ceguera permanente. El tipo más común de glaucoma causado por la hipertensión ocular es el glaucoma de ángulo abierto. Aquí la estructura del ojo permanece normal, pero hay un flujo anormal de líquido en el ojo.

Diagnóstico de hipertensión ocular

La hipertensión ocular generalmente se detecta durante una visita regular a un oftalmólogo. Se lleva a cabo una amplia serie de exámenes y exámenes oculares para una evaluación y gestión posteriores. Esto incluye:

  • Tonometría para diagnosticar la hipertensión ocular: Esta prueba se realiza para medir la presión en los ojos. Se hace con un instrumento llamado tonómetro.
  • La gonioscopía ayuda a diagnosticar la hipertensión ocular: Esto ayuda a evaluar el ángulo de drenaje de los ojos. Esto se hace usando una lente espejada.
  • Oftalmoscopia para identificar la hipertensión ocular: Se usa un oftalmoscopio para inspeccionar y detectar daños en el nervio óptico.
  • Prueba de campo visual para diagnosticar la hipertensión ocular: Este estudio ayuda a detectar manchas en blanco en el campo visual. Un instrumento en forma de cuenco llamado el perímetro se usa para realizar esta prueba.
  • Paquimetría para diagnosticar la hipertensión ocular: Se usa una sonda llamada paquímetro para medir el grosor de la córnea.
  • Otras pruebas para diagnosticar la hipertensión ocular: Como la prueba de lámpara dividida.

Tratamiento de la hipertensión ocular

Una vez diagnosticada, es importante controlarla de cerca para evitar complicaciones posteriores, como pérdida de la visión o daño a la misma. nervio óptico. También es muy importante educar al paciente sobre la posibilidad de progresión al glaucoma. Se debe realizar una prueba de campo visual regularmente para determinar la presión intraocular ideal del individuo. Se aconseja mantener al paciente a su presión intraocular ideal. Se prescriben medicamentos para reducir la presión intraocular, como pilocarpina, timolol, acetazolamida y clonidina. En casos avanzados, se puede considerar la terapia quirúrgica y la terapia con láser (trabeculoplastia láser selectiva). Se recomienda derivar a un especialista en glaucoma o un neurooftalmólogo. Se le pide al paciente que realice un seguimiento de forma regular durante toda la vida para evitar daños relacionados con el glaucoma en el ojo.

Prevención de la hipertensión ocular

Es difícil prevenir la hipertensión ocular; sin embargo, el examen ocular regular puede ayudar a la detección temprana y prevenir complicaciones adicionales.

Conclusión

La hipertensión ocular es una condición caracterizada por un aumento en la presión intraocular por encima de 21 mmHg. Esta condición no se presenta con síntomas particulares y, por lo tanto, generalmente pasa desapercibida para el paciente. Por lo general, se detecta durante una visita de examen ocular regular. La hipertensión ocular, si no se trata, puede causar complicaciones como glaucoma, daño al nervio óptico y pérdida visual. La afección generalmente se trata con medicamentos que disminuyen la presión ocular. En ciertos casos, se puede requerir intervención quirúrgica. Una vez detectado, se recomienda visitar a un oftalmólogo de forma regular para evitar complicaciones en el futuro.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment