Inestabilidad del detrusor: causas, síntomas, tratamiento, pronóstico

¿Qué es la inestabilidad del detrusor?

La inestabilidad del detrusor, conocida también con el nombre de síndrome de vejiga hiperactiva, es una afección patológica de la vejiga en la que el individuo afectado experimenta un aumento de la urgencia urinaria junto con la nocturia y la incontinencia urinaria como resultado de la inestabilidad del músculo detrusor. El músculo detrusor forma una capa de la pared de la vejiga y juega un papel activo en el control de la vejiga. La inestabilidad del detrusor la mayoría de las veces es de naturaleza idiopática. La inestabilidad del detrusor puede ser una causa de gran vergüenza en las personas que padecen este trastorno y puede incapacitar a las personas debido a su necesidad frecuente de ir al baño para orinar.

¿Qué causa la inestabilidad del detrusor?

Como se dijo, la inestabilidad del detrusor no tiene una causa conocida, pero se sabe que se ve más en las mujeres que en los hombres. El riesgo de sufrir inestabilidad del detrusor aumenta con la edad. Ciertos trastornos neurológicos como enfermedad de Parkinson cualquier lesión de la médula espinal, neuropatía diabética esclerosis múltiple accidente cerebrovascular y similares aumentan el riesgo de inestabilidad del detrusor. Una próstata agrandada también puede causar inestabilidad del detrusor.

¿Cuáles son los síntomas de la inestabilidad del detrusor?

Algunos de los síntomas de la inestabilidad del detrusor son:

  • Aumento de la frecuencia urinaria
  • Nocturia
  • Dolor o molestia en el área abdominal
  • Incontinencia urinaria de urgencia, más prevalente en mujeres.

¿Cómo se diagnostica la inestabilidad del detrusor?

Para diagnosticar la inestabilidad del detrusor, para comenzar, el médico ordenará un estudio de medición con orina junto con una orina midstream muestra para análisis de laboratorio para verificar si hay una infección del tracto urinario. También se pueden realizar pruebas para descartar condiciones como la disfunción renal y similares como causa de la inestabilidad del detrusor. Se puede realizar un diagnóstico confirmatorio de la inestabilidad del detrusor mediante estudios urodinámicos que muestren claramente la contracción involuntaria de la vejiga.

¿Cómo se trata la inestabilidad del detrusor?

El tratamiento para la inestabilidad del detrusor es múltiple y se describe a continuación: Modificación de estilo de vida para tratar la inestabilidad del detrusor: El tratamiento para la inestabilidad del detrusor comienza con ciertas modificaciones de estilo de vida como limitar la ingesta de cafeína, modificar la ingesta de líquidos para que la vejiga no se llene rápidamente, aunque esto puede conducir a la orina cada vez más concentrado, irritando los músculos de la vejiga. En pacientes con sobrepeso, se fomenta la pérdida de peso para controlar los síntomas de la inestabilidad del detrusor.

Entrenamiento de la vejiga: Este es el siguiente paso para tratar la inestabilidad del detrusor. Esto requiere un período mínimo de seis semanas antes de que se puedan lograr resultados positivos. Esto se hace programando vacíos cronometrados, lo que significa ir al baño para evacuar a intervalos de tiempo específicos para evitar la incontinencia de urgencia.

Medicamentos para tratar la inestabilidad del detrusor: Algunas veces, ciertos medicamentos también son útiles para tratar síntomas de inestabilidad del detrusor. Las drogas de elección son las drogas anticolinérgicas como la oxibutinina que tiende a relajar los músculos de la vejiga, reduciendo así las contracciones involuntarias del músculo detrusor y aumenta la capacidad de la vejiga. Estos medicamentos se agregan dependiendo de la gravedad de los síntomas y la duración de los mismos. Todavía no está claro si el tratamiento es efectivo a largo plazo o cuándo se suspenden los medicamentos.

Técnicas de intervención para tratar la inestabilidad del detrusor: También existen ciertas técnicas de intervención que se usan para tratar la inestabilidad del detrusor. Algunas de las técnicas utilizadas son:

Toxina botulínica A: Una inyección de este en la vejiga es bastante efectiva para tratar la inestabilidad del detrusor si los tratamientos conservadores no son efectivos para controlar los síntomas. Esta forma de tratamiento conlleva un riesgo de infecciones del tracto urinario.

Estimulación nerviosa: Esta es también una forma de técnica de intervención utilizada para el tratamiento de la inestabilidad del detrusor. Esto se hace estimulando el nervio sacro y estimulando el nervio tibial posterior percutáneo.

Cirugía: Esto está reservado solo para aquellos pacientes que están gravemente afectados por la inestabilidad del detrusor y no responden en absoluto a los tratamientos conservadores. La cirugía que se realiza se llama cistoplastia de aumento. Otro procedimiento que puede realizarse para la inestabilidad del detrusor se llama derivación urinaria en caso de que el paciente no sea candidato para cistoplastia de aumento.

¿Cuál es el pronóstico de la inestabilidad del detrusor?

En más del 80% de los casos, la inestabilidad del detrusor es controlado adecuadamente por modificaciones de estilo de vida y terapia conservadora sola con excelentes resultados a largo plazo y el individuo puede volver a la vida activa sin preocuparse por los síntomas causados ​​por la inestabilidad del detrusor.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment