¿Puede la infección bacteriana causar opresión en el pecho

¿Puede la infección bacteriana causar opresión en el pecho?

Un individuo, especialmente los niños, puede contraer una infección del tracto respiratorio tocándose la nariz, los ojos y otras salidas del cuerpo con las manos contaminadas o estar cerca de un individuo afectado por una infección del tracto respiratorio. Dado que la mayoría de las infecciones del tracto respiratorio son virales, por lo tanto, son altamente contagiosas e incluso tocar a una persona infectada puede hacer que la infección se propague. En la mayoría de los casos, los síntomas de una infección respiratoria viral comienzan a desaparecer en cuestión de una semana. Por lo general, una infección del tracto respiratorio causa opresión en el pecho junto con tos y secreción nasal , y congestión en el tórax.

La infección viral puede desaparecer en el individuo afectado, pero la congestión en el tórax que causa conduce a la producción de moco que proporciona un caldo de cultivo para las infecciones bacterianas. Cuando las bacterias comienzan a multiplicarse en la mucosa, esto conduce al desarrollo de una infección bacteriana que afecta la región del pecho. Esto puede causar opresión en el pecho junto con tos productiva , fiebre, sibilancias y, en casos graves, dificultad para respirar.

Como se dijo, las infecciones bacterianas son causadas por la mucosidad que se forma como resultado de la congestión del pecho que lleva a la opresión en el pecho. Algunas de las afecciones que pueden ocurrir como efecto secundario de una infección bacteriana y causar opresión en el pecho son:

Bronquitis bacteriana: esta afección generalmente se presenta después de un ataque de resfriado. Una bronquitis bacteriana causa la inflamación de los bronquiolos que terminan en el árbol bronquial. Esta inflamación hace que el individuo afectado se queje de opresión en el pecho junto con fiebre, que puede alcanzar los 103-104 grados Fahrenheit y puede durar bastante tiempo. El individuo afectado también puede tener tos productiva de moco verdoso que confirma una infección bacteriana.

Algunos de los otros síntomas de una bronquitis bacteriana son dificultad para respirar y sibilancias, especialmente en temperaturas frías. La mejor manera de diagnosticar una bronquitis bacteriana es tomar un esputo o un cultivo de moco para identificar el tipo de bacteria y la mejor manera de tratar la infección. Los antibióticos de amplio espectro son la forma más preferida de tratamiento para una bronquitis bacteriana que causa opresión en el pecho.

Neumonía bacteriana: la neumonía bacteriana es una forma potencialmente grave de neumonía, ya que interfiere con la capacidad de los pulmones para intercambiar dióxido de carbono con oxígeno. Esto puede causar un suministro reducido de oxígeno al cuerpo, lo que ocasiona una variedad de complicaciones graves. También puede haber acumulación de líquido dentro de los pulmones y la posibilidad de que la infección se propague a otras partes del cuerpo, lo que puede ser aún más grave.

La principal característica de presentación de una neumonía bacteriana es la presión y la opresión en el pecho, especialmente después de un ataque de frío. Además, el individuo puede experimentar ataques severos de tos productiva, escalofríos y sudores alternados, y dificultad para respirar. También puede haber fiebre de alto grado en algunos casos de neumonía bacteriana.

La neumonía bacteriana es una afección que requiere evaluación y tratamiento de emergencia y, por lo tanto, se recomienda que si se sospecha que una persona tiene una neumonía bacteriana, acuda al proveedor de atención médica más cercano para que la revisen y la traten.

El tratamiento de primera línea para la neumonía bacteriana es un curso prolongado de antibióticos. Para evitar que la neumonía viral se convierta en una infección bacteriana, el médico puede prescribir antibióticos preventivos para prevenir la neumonía bacteriana que causa opresión en el pecho.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment