Parálisis de Bell: causas, signos, síntomas, tratamiento, diagnóstico

El desarrollo de debilidad o parálisis de los músculos faciales en un lado de la cara se conoce como parálisis de Bell. Esto ocurre debido a daños o lesiones en el nervio facial, que controla los músculos de un lado de la cara, dando como resultado la caída del lado afectado de la cara. El daño al nervio facial también puede afectar el sentido del gusto del paciente y la producción de saliva y lágrimas. La parálisis de Bell se desarrolla repentinamente (generalmente durante la noche) y a menudo mejora por sí sola en unas pocas semanas.

El ataque isquémico transitorio (AIT) o el  accidente cerebrovascular no pueden causar parálisis de Bell. Sin embargo, la parálisis facial puede ocurrir debido a accidente cerebrovascular y ataque isquémico transitorio (TIA), pero no existe asociación entre ninguna de estas condiciones y la parálisis de Bell. Si el paciente ha desarrollado una debilidad repentina en un lado de la cara, entonces es importante que el médico lo revise inmediatamente para excluir causas más graves.

Causas de la parálisis de Bell

Causa desconocida: se desconoce la causa exacta de la parálisis de Bell.

Virus del herpes: en la mayoría de los pacientes, se cree que se produce por el virus del herpes que es responsable del herpes labial.

Daño en el nervio facial: en la mayoría de los casos de parálisis de Bell, el nervio facial responsable de controlar los músculos de un lado de la cara se daña debido a la inflamación.

Otros problemas médicos: Aparte de esto, hay varios problemas de salud que pueden causar parálisis o debilidad en la cara. Si no se puede encontrar una causa exacta, entonces la condición se conoce como parálisis de Bell.

Signos y Síntomas de la Parálisis de Bell

  • El paciente presenta un cuadro de parálisis o debilidad repentina en un lado de la cara que provoca la caída del lado facial afectado. Este es el síntoma principal de la parálisis de Bell.
  • Al paciente le resulta difícil cerrar el ojo en el lado afectado de la cara.
  • Es probable que el paciente con parálisis de Bell tenga síntomas de babeo.
  • La pérdida de la capacidad de probar es también uno de los síntomas de la parálisis de Bell.
  • El entumecimiento se siente en el lado afectado de la cara.
  • El paciente que sufre de parálisis de Bell experimenta otros problemas oculares, como ojo seco o lagrimeo excesivo del ojo.
  • El dolor se siente en la oreja o detrás de la oreja.
  • Hay una mayor sensibilidad al sonido.

Diagnóstico de la parálisis de Bell

El médico realiza un examen físico y le hace múltiples preguntas al paciente para diagnosticar la parálisis de Bell, que incluye el momento y el método de desarrollo de los síntomas. El examen neurológico se realiza para verificar la función del nervio facial. Para diagnosticar aún más la causa de los síntomas, se realizan diversas pruebas que incluyen exámenes de sangre, tomografía computarizada y exploración de IRM.

Tratamiento de la parálisis de Bell

Sin tratamiento: la mayoría de los pacientes que sufren de parálisis de Bell tienen una recuperación completa dentro de uno o dos meses y sin ningún tratamiento. Esto es más cierto para los pacientes que aún tienen movimiento parcial en sus músculos faciales. Sin embargo, hay una pequeña minoría de pacientes que pueden tener debilidad muscular permanente u otros problemas relacionados con el lado afectado de la cara.

Medicamentos:El tratamiento para la parálisis de Bell consiste en medicamentos, como corticosteroides (prednisona), que ayudan al paciente a recuperar el movimiento facial completo. Los corticosteroides actúan mejor si se toman inmediatamente después del desarrollo de los síntomas, es decir, dentro de un par de días. Los medicamentos antivirales (aciclovir) también se pueden agregar a los medicamentos con corticosteroides para tratar la parálisis de Bell en algunos casos. Sin embargo, no hay pruebas contundentes del beneficio del uso de medicamentos antivirales en la parálisis de Bell. Pueden ayudar a algunos pacientes, pero en general no afectan la recuperación del paciente. En algunos casos, los pacientes pueden tener otros problemas de salud debido a los cuales no pueden tomar medicamentos con corticosteroides. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, la mayoría de los pacientes que sufren de parálisis de Bell se recuperan completamente sin tener ningún tratamiento.

Ejercicios faciales para la parálisis de Bell: el paciente puede hacer ejercicios faciales en casa, que incluyen tensar y relajar los músculos de la cara. Estos ejercicios ayudan a fortalecer los músculos faciales y acelerar el proceso de recuperación de Bells Palsy.

Masaje para aliviarse de la parálisis de Bell: se puede hacer un masaje en las mejillas, la frente y los labios usando una crema o aceite para un beneficio adicional.

Cuidados para la boca: si el paciente no tiene sensibilidad y tiene muy poca saliva en un lado de la lengua, entonces la comida se queda atrapada en ese lugar, lo que provoca caries o enfermedad de las encías. Es importante usar hilo dental y cepillarse los dientes varias veces para prevenir estos problemas. Para evitar problemas con la deglución, el paciente de Bell’s Palsy necesita comer lentamente y masticar la comida lentamente y bien. También se recomienda comer alimentos suaves y suaves, como puré de arroz y yogur.

Cuidados del ojo: si el paciente no puede cerrar o abrir y cerrar completamente el ojo del lado afectado, puede ocasionar sequedad en el ojo, lo que a su vez puede causar llagas y problemas en la visión. Para evitar estos problemas y mantener el ojo húmedo y protegerlo, el paciente debe hacer lo siguiente:

  • Use su dedo para cerrar y abrir el párpado varias veces durante el día.
  • Usar ungüento o gotas para los ojos (“lágrimas artificiales”). Las gotas se pueden usar durante el día y la pomada se puede usar durante la noche antes de dormir.
  • Se recomienda usar un parche en el ojo cuando se duerme y usar gafas / gafas durante el tiempo restante.
Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment