¿Qué es la pérdida auditiva congénita y cómo se trata?

¿Qué es la pérdida de audición congénita?

La pérdida de audición congénita, también llamada sordera congénita es un defecto físico que está presente en el momento del nacimiento. Los expertos opinan que casi el 50% de todos los problemas de audición de general a complicada son de naturaleza congénita. La pérdida de audición congénita se gana de dos maneras diferentes. El más obvio es hereditario, pero hay otros problemas de pérdida auditiva congénita que pueden ser de naturaleza no hereditaria. A veces los médicos encuentran difícil diagnosticar la causa real de la pérdida de audición congénita, ya que puede deberse a una combinación de dos genes recesivos que un bebé recién nacido ha recibido de ambos padres o puede deberse a un incidente problemático durante el nacimiento.

¿Cuáles son las causas de la pérdida de audición congénita?

Según el tipo de pérdida de audición congénita, hereditaria o no hereditaria, las causas pueden variar. Veamos las causas de la pérdida de audición congénita causada por cada tipo.

Causas no hereditarias de pérdida de audición congénita:

Las dos causas principales de pérdida de audición no hereditaria son las siguientes:

  • Fármacos teratogénicos: Las drogas teratogénicas no son seguras para el feto. Si la madre está expuesta a uno o más de estos medicamentos, como quinina, Reticonic y Talidomida, etc. durante los primeros días del desarrollo del feto, sigue habiendo la posibilidad de defectos congénitos, incluida la pérdida de audición congénita.
  • Infecciones víricas: Algunos tipos de infecciones virales como la rubéola, la sífilis, el herpes simple, el citomegalovirus y la toxoplasmosis durante cualquier etapa del embarazo pueden ser muy dañinas para el feto. La pérdida de audición congénita en el feto puede ocurrir si cualquiera de estas infecciones de virus ocurre durante el desarrollo del oído interno en el feto. La infección por el virus inmediatamente después del parto, como la septicemia neonatal o la meningitis también puede ser perjudicial para el oído.

Otros factores visibles de la pérdida de audición congénita no hereditaria son los siguientes:

  • Nacimiento prematuro del bebé o debajo del peso estándar
  • Lesiones durante el parto
  • Diabetes de la madre durante el embarazo
  • Ictericia en el bebé
  • Consumo de alcohol durante el nacimiento
  • Falta de oxígeno o anoxia en el bebé.

Causas hereditarias de pérdida de audición congénita:

La ​​pérdida de audición debido a un defecto genético se puede detectar al nacer o puede desarrollarse más adelante a medida que el niño crece con la edad. La pérdida auditiva hereditaria puede ser autosómica recesiva o autosómica dominante.

  • Pérdida de la audición autosómica recesiva: Los genes son portados por ambos padres y se los pasan al niño. En más del 70% de la pérdida de audición congénita hereditaria, esta es la causa principal.
  • Pérdida de audición autosómica dominante: Se produce cuando cualquiera de los padres transmite un gen anormal mientras que el otro padre pasa una coincidencia normal gene. En este caso, el gen anormal se convierte en gen dominante. Más del 15% de la pérdida auditiva congénita hereditaria se debe a esta razón.

Se produce algún problema de pérdida de audición congénita hereditaria debido a un cromosoma sexual defectuoso o una constitución mitocondrial defectuosa.

Epidemiología de la pérdida de audición congénita

La aparición de pérdida hereditaria la pérdida auditiva congénita es más generalizada en países en desarrollo y subdesarrollados que en las naciones desarrolladas. Más de 30,000 bebés nacen con este problema cada año en China. En los Estados Unidos, de 1 a 6 recién nacidos de cada 1000 nacidos con esta enfermedad y aproximadamente 6 niños de cada 10000 en los Estados Unidos muestran varios síntomas de pérdida auditiva temprana. Se encuentra que el problema empeora entre la edad de 2 a 5 años, por lo que cualquier problema de audición en bebés y niños debe tomarse en serio y necesita un tratamiento adecuado.

No hay estadísticas claras disponibles sobre la pérdida auditiva congénita en el mundo debido a infraestructura deficiente y falta de metodologías científicas para registrar los casos en los países en desarrollo y subdesarrollados.

Diagnóstico de pérdida de audición congénita

En general, un especialista en otorrinolaringología trata a un niño con un problema de audición. El médico investiga a fondo el problema con el historial médico y el diagnóstico físico del niño. Algunos procesos importantes de investigación física incluyen lo siguiente:

Se usa un otoscopio neumático para verificar el canal auditivo externo por cualquier anomalía o presencia de cualquier cuerpo extraño y la movilidad de la membrana timpánica contra los cambios de presión.

Si es necesario, el especialista puede realizar la prueba de Weber que puede diferenciar entre las pérdidas auditivas conductivas y neurosensoriales.

La ​​prueba Rinne se realiza para garantizar si el problema está presente en ambos oídos o es una pérdida auditiva unilateral.

Además, otros métodos modernos de diagnóstico como la audiografía llevado a cabo si es necesario. Además de estos procesos de diagnóstico, el médico que lo atiende también puede realizar una prueba del habla y examinar el cuello, la cabeza y los nervios craneales.

Los médicos consideran los siguientes indicadores de alto riesgo mientras detectan la pérdida auditiva congénita de cualquier naturaleza y determinan si es hereditaria o de naturaleza no hereditaria:

  • Pérdida de audición congénita en el primer mes de vida:
    • Anormalidades relacionadas con el nacimiento
    • Antecedentes familiares
    • Infección viral de la madre durante el embarazo
    • Rasgos físicos del lactante
    • Presencia de cualquier síndrome asociado con la pérdida de audición congénita
  • Pérdida de audición congénita dentro del segundo mes de nacimiento
    • Informes del cuidador o de los padres
    • Antecedentes familiares de pérdida auditiva congénita en la infancia
    • Presencia de cualquier otro síndrome genético que puede causar pérdida de audición congénita o anormalidad física
    • Lesión en la cabeza de cualquier tipo
    • Neurological trastornos como el síndrome de Hunter.

Tratamiento de la pérdida de audición congénita

La pérdida de audición congénita en un niño debe tratarse lo antes posible. La investigación ha revelado que el diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden ayudar al niño a desarrollar habilidades de comunicación. Hay varios tipos de procedimientos de tratamiento disponibles, pero se consideran los siguientes factores antes de iniciar un tratamiento para la pérdida de audición congénita:

  • La edad del niño
  • El nivel de pérdida de audición
  • La personalidad del niño
  • Presencia de cualquier otra cuestión
  • Condición económica de la familia

Siempre es posible tomar la opinión de un experto antes de seleccionar un procedimiento de tratamiento. Cierto tratamiento depende de la edad y la personalidad del niño, mientras que otros procedimientos de tratamiento se pueden aplicar a cualquier niño con pérdida auditiva congénita. Con el avance de la tecnología, el tratamiento para este problema está mejorando con el tiempo. Algunas pérdidas auditivas congénitas se pueden tratar con audífonos. Un audífono amplifica el sonido y lo hace audible para los pacientes que no pueden aceptar frecuencias normales. Además, los niños también reciben capacitación científica para comprender los símbolos y hablar en consecuencia. Estos días, los implantes Cocleares también se sugieren para bebés que tienen 12 meses de edad.

Conclusión

La ​​pérdida de audición congénita no es una enfermedad rara, pero tampoco es endémica. La detección de los problemas lo antes posible es importante para la salud general del bebé o niño; por lo tanto, cualquier tipo de anormalidad en el comportamiento de un niño debe ser informado al pediatra. También es necesario tomar precauciones suficientes durante el embarazo. El uso de cualquier medicamento solo debe ser de acuerdo con el consejo de un médico. La pérdida de audición congénita es una enfermedad difícil ya que un niño no puede comunicarse adecuadamente y expresar sus necesidades. Con el tratamiento y la capacitación adecuados, el problema se puede eliminar en gran medida.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment