¿Puede mi hijo superar la encopresis?

Table of Contents

¿Qué es la encopresis?

La encopresis, comúnmente conocida como ensuciamiento fecal, es una condición común que normalmente se observa en los niños y se debe principalmente al estreñimiento prolongado o abstenerse de ir al baño cuando surge la necesidad. Esta condición se observa en niños entre el grupo de edad de 3 y 7 años. Es bastante común que los niños tengan este problema de estreñimiento y abstenerse de ir al baño durante bastante tiempo antes de que se detecte [1].

Ha habido casos en que la encopresis se ha asociado con síntomas del tracto urinario o incontinencia urinaria. Es extremadamente importante que los padres estén conscientes de esta condición para poder detectar los síntomas temprano y buscar tratamiento. Algunos padres pueden ver a su hijo ensuciar la ropa como un problema de comportamiento y no saber que es algo que está fuera de su control [1].

La gestión de primera línea de la encopresis implica la extracción de las heces en su totalidad desde el recto. Esto se puede hacer con medicamentos o ablandadores de heces. Los enemas también se usan a veces para despejar el recto. Los ablandadores de heces deben continuar ablandando las heces para que el niño pueda defecar sin dolor o molestia y evitar que las heces se acumulen nuevamente [3].

Una vez que se ha tratado la encopresis, existe una pequeña posibilidad de que se repita, por lo que los padres también deben estar cansados ​​de ella. Sin embargo, más del 50% de los niños con encopresis tienden a tener movimientos intestinales normales sin ensuciar su ropa con tratamiento en un lapso de un año. ¿Puede un niño superar la encopresis es lo que se ha tratado en el siguiente artículo [1]

¿Puede mi hijo superar la encopresis?

La respuesta a esta pregunta es, sí, muchos niños superan este problema cuando tienen entre 7 y 8 años de edad. En los casos restantes, responden positivamente al tratamiento. El tratamiento para la encopresis implica modificaciones en la dieta, medicamentos y mucha motivación por parte de los padres [2].

Si un niño tiene encopresis debido al miedo o al estrés, el asesoramiento psicológico es beneficioso, aunque en tales casos el tratamiento demora un poco más. A pesar de esto, los padres no deben sentirse mal, ya que los niños responden favorablemente a todos los tratamientos y terminan teniendo movimientos intestinales normales [2].

El tratamiento para la encopresis se realiza en tres etapas. La primera etapa consiste en el uso de medicamentos para vaciar el recto de todas las heces acumuladas. La elección del medicamento se realiza en función de la edad del niño. Los ablandadores de heces y los laxantes se prescriben para suavizar las heces de modo que se puedan pasar fácilmente. En algunos casos, el médico también puede recomendar administrar enemas para despejar el recto [3].

Para los niños que se abstienen de ir al baño porque temen que les cause dolor, que se sientan avergonzados de ir a lugares públicos como la escuela o que no comprendan las indicaciones para ir al baño, se necesita asesoramiento y motivación. Los niños deben ser entrenados para entender los signos de la necesidad de defecar y no abstenerse de ir al baño [3].

La evacuación programada es la mejor manera de inculcar este hábito. Haga que el niño vaya al baño después de cada comida mientras esté en casa. Esto le permitirá prestar atención a los signos de la necesidad de defecar. El asesoramiento psicológico ayudará a deshacerse de cualquier vergüenza o ansiedad de ir al baño en escuelas u otros lugares públicos si tienen acceso al baño [3].

Los ablandadores de heces deben continuarse hasta el momento en que el niño comience a tener movimientos intestinales normales y la incidencia de “accidentes” se reduzca al mínimo y luego se destete gradualmente [3].

En conclusión, un niño definitivamente puede superar la encopresis. De hecho, casi el 50% de los niños con esta afección tienden a superarlos con la edad y la madurez. Los niños restantes requieren tratamiento en forma de asesoramiento, medicamentos y ablandadores de heces a los que responden positivamente [2].

Por lo tanto, los padres no deben preocuparse por que sus hijos tengan “accidentes” mientras están en la escuela o en lugares públicos. De hecho, deberían tomar nota de la cantidad de movimientos intestinales que el niño tiene en una semana para ver si están estreñidos [2].

Si los padres sienten que su hijo está bajo algún tipo de estrés, la motivación y el asesoramiento pueden ayudarlos. Los medicamentos siempre están ahí para ayudar a los niños con encopresis y estreñimiento y para ayudar al niño a deshacerse completamente de esta condición [2, 3].

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment