¿Puede una prohibición de grasas trans menores tasas de ataque al corazón?

Desde que se sabe que los ácidos grasos trans aumentan el sabor y la vida útil de los alimentos, se han utilizado ampliamente en todo, desde galletas y galletas hasta comidas rápidas como papas fritas desde la década de 1890. Desafortunadamente para los consumidores, estas grasas trans son un notorio bloqueador de la arteria y se han relacionado con la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón.

Entonces, ¿puede una prohibición de grasas trans reducir las tasas de ataque cardíaco ? Sigue leyendo para saber la respuesta.

Las grasas trans son básicamente un subproducto de los aceites parcialmente hidrogenados y son extremadamente dañinos para la salud cardiovascular. Estas grasas no saludables comenzaron a usarse en alimentos procesados ​​en los años 50 y 60, en el momento en que las grasas saturadas se vincularon por primera vez con enfermedades del corazón. Las grasas trans se hicieron populares a lo largo de los años 80, cuando se usaban en alimentos “saludables” que tenían “no grasas saturadas” en su etiqueta. No fue hasta la década de 1990 que las grasas trans, que antes se creía que eran más saludables que las grasas saturadas, se reconocían como peligrosas para la salud.

Las grasas trans, que siempre se consideraron seguras, son en realidad las grasas más dañinas en los alimentos. Entonces, ¿pueden las grasas trans reducir las tasas de ataque cardíaco? Para aquellos que se preguntan acerca de esto, es importante saber que el contenido de grasas trans está relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas y evitarlas es la única salida. Encontradas en productos como papas fritas, productos horneados, alimentos fritos y galletas, estas grasas no saludables aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas y ataques cardíacos. Por lo tanto, es importante minimizar o eliminar las grasas trans de la dieta para disminuir sustancialmente la tasa de apoplejía y ataque cardíaco. Una prohibición de las grasas trans puede reducir las tasas de ataque cardíaco y se deben tomar los pasos apropiados en esta dirección.

Política pública sobre las grasas trans

Sin embargo, a la sociedad todavía le tomó un tiempo sorprendentemente largo renunciar a las grasas trans para siempre. Las políticas públicas tienen el poder de impactar la salud cardiovascular de una población. Esto fue comprobado por las comunidades que restringieron las grasas trans en los alimentos. Fueron testigos de una disminución en la tasa de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular después de la imposición de la prohibición. Dinamarca prohibió las grasas trans en 2004, y estudios posteriores demostraron la efectividad de la prohibición para salvar vidas. En 2007, Nueva York siguió los pasos de Dinamarca. Se impusieron prohibiciones de grasas trans en algunos países del estado de Nueva York en EE. UU. 3 años después de que se implementó la prohibición de las grasas trans, el caso de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares en estos condados disminuyó un 6,2% adicional más allá del promedio nacional. Todos estos resultados indican claramente que las prohibiciones funcionaron con éxito y una prohibición de las grasas trans puede reducir las tasas de ataque cardíaco.

Prohibición de la FDA de grasas trans

De acuerdo con las pautas de etiquetado anteriores de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), hasta 0,49 gramos de grasas trans por porción se podrían etiquetar como 0 gramos. Así que la gente no estaba al tanto de las grasas trans ocultas que consumían. Sin embargo, con la última regulación de la FDA, este problema se resolverá. El reglamento de la FDA de 2018 prohíbe completamente el uso de aceite parcialmente hidrogenado en los alimentos. Esto implica que las grasas trans no saludables ya no se utilizarán en alimentos preparados por la industria. Debido a esta prohibición, un gran número de fabricantes han reemplazado las grasas trans con aceite de palma. A pesar de que el aceite de palma conduce a la deforestación y es alto en grasas saturadas, todavía es libre de grasas trans. Aunque la grasa saturada no es buena para la salud, aún es mejor que las grasas trans, por lo que este reemplazo es beneficioso en general.

Toma final

Sin embargo, siempre se debe recordar que no existe un nivel seguro para las grasas trans producidas artificialmente, y es mejor evitar todos los productos que contienen aceites parcialmente hidrogenados. No hay tal cosa como la “moderación” cuando se trata de las grasas trans, por lo que la abstinencia total es el camino correcto para evitar las enfermedades del corazón. Lo mejor sería evitar por completo los productos que contienen grasas, en particular anular el uso de grasas trans para disminuir las tasas de ataque cardíaco.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment