¿Puedes vivir con un pulmón colapsado?

Si hay un colapso pulmonar muy pequeño, entonces puedes vivir con él. El neumotórax es una enfermedad muy grave que debe tratarse con urgencia tan pronto como su médico lo reconozca, ya que es una afección que pone en peligro la vida. Sin embargo, estas medidas terapéuticas dependerán de la gravedad del mismo, ya que en caso de colapso pulmonar pequeño, el médico esperará hasta que se reabsorba espontáneamente.

El pulmón colapsado o el neumotórax es una condición que ocurre cuando el aire ingresa al espacio entre la pared del tórax y el pulmón (espacio pleural). A medida que aumenta el aire, aumenta la presión dentro del espacio pleural y causa el neumotórax. La presión también evita que el pulmón se expanda cuando intenta inhalar, causando dolor en el pecho y dificultad para respirar.

No se supone que haya aire entre el pecho y el pulmón. Cuando el aire se escapa del pulmón a la capa torácica o del exterior al pulmón, es un pulmón colapsado o neumotórax.

Tipos de pulmón colapsado

Hay dos tipos de pulmón colapsado, el primario espontáneo y el secundario.

Los niños y los niños pequeños son más propensos al pulmón espontáneo colapsado. Este tipo de colapso pulmonar puede ocurrir sin razón aparente y es muy raro. En los Estados Unidos, aparece en 7 por 100,000 hombres y 1 en 100,000 mujeres. Puede ocurrir, probablemente, porque la persona tiene un defecto de nacimiento leve; tenían una burbuja de aire al nacer donde las dos membranas están separadas. En este caso, el pulmón colapsado o el neumotórax pueden ocurrir en cualquier momento, ya sea cuando la persona está descansando o ejerciendo un mayor esfuerzo.

En esos pacientes, la probabilidad de que vuelva a ocurrir otro colapso pulmonar es del 25%. Lo que los médicos saben es que si fuman, el riesgo aumenta. También podría ser un factor de herencia.

Hay ciertos factores que predisponen y pueden aumentar el riesgo de tener un pulmón primario colapsado espontáneo. Estos son niños o jóvenes que sufren de asma, fibrosis quística y aquellos que han tenido neumonía necrotizante. Hay casos muy raros de neumotórax catamenial, que se producen en asociación con la menstruación.

El pulmón colapsado espontáneo se ve con más frecuencia en hombres que en mujeres, y aunque se ve en hombres altos y delgados, esto no significa que sea un factor de riesgo.

El pulmón colapsado secundario se produce en adultos. Los factores de riesgo son fumar, tener una enfermedad pulmonar crónica, un paciente con cualquier tipo de cáncer de pulmón, neumonía o tuberculosis. Hay otros grupos de personas que están en riesgo, quienes inhalan cocaína, quienes fuman marihuana, pacientes con asma o quienes han sufrido algún trauma.

Si el colapso es total, el médico le colocará un tubo torácico, un tubo que extrae el aire del interior del pecho. Pero si no está completo, si es pequeño, se observa para ver si se reabsorbe. En aquellos casos en que el pulmón no se expanda espontáneamente, sería necesario operarlo, abrir el tórax para pegar el pulmón a la caja torácica.

Los síntomas del pulmón colapsado

Cuando se produce un colapso pulmonar por primera vez, es posible que sienta un dolor agudo en el pecho que empeora cuando tose. También puede tener problemas para respirar o dificultad para respirar.

Puede experimentar más síntomas si el colapso afecta una porción más grande de su pulmón. Estos síntomas incluyen ritmo cardíaco rápido, una sensación de opresión en el pecho; se cansa fácilmente, el tono azulado de la piel, la presión arterial baja, las fosas nasales se inflaman al respirar.

Pruebas y exámenes para el pulmón colapsado

El médico escuchará sus pulmones con un dispositivo médico llamado estetoscopio mientras le pide que inhale profundamente y exhale. Si su pulmón se ha colapsado, su médico tendrá problemas para escuchar los sonidos pulmonares del pulmón afectado. El médico examinará los segmentos pulmonares para determinar dónde se ha producido el colapso.

Su médico también puede ordenar pruebas de imagen para examinar mejor sus pulmones. Con frecuencia, se utiliza una radiografía de tórax para diagnosticar un pulmón colapsado. El médico también puede realizar una tomografía computarizada para ver el pulmón afectado con más detalle.

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment