Hígado

¿Qué es hemobilia y cómo se trata?

¿Qué es la Hemobilia?

La hemobilia es una afección en la que el paciente presenta hemorragia en el árbol biliar debido a la formación de una fístula entre el sistema biliar intrahepático o extrahepático y el vaso de la circulación esplácnica. Los síntomas de la hemobilia consisten en hemorragia digestiva alta aguda y dolor abdominal superior especialmente si el paciente tiene antecedentes de instrumental hepático o lesión. El órgano abdominal más comúnmente dañado es nuestro hígado y la hemobilia causa complicaciones en aproximadamente el 2% de los pacientes que sufren lesiones hepáticas significativas.

Causas de la hemobilia

La causa más común de hemobilia es un trauma que puede ser por accidentes o podría ser de ciertos procedimientos quirúrgicos, como la colecistectomía, afecciones inflamatorias como la ascariasis u otras afecciones como tumores, malformaciones vasculares, coagulopatía y biopsia hepática.

Como se mencionó anteriormente, la hemobilia postraumática es una causa común de esta condición y representa más de la mitad de los casos de Hemobilia. Los accidentes automovilísticos y los crímenes violentos en los que hay una lesión contundente y penetrante en el hígado también pueden causar hemobilia. El manejo de las enfermedades hepatobiliares por el uso de técnicas de intubación y biopsia percutánea también conduce a una lesión del hígado y produce Hemobilia.

Síntomas de Hemobilia

El síntoma principal de la Hemobilia es la tríada de Quincke, que está presente en aproximadamente 23 % de pacientes y consta de:

  • Hemorragia gastrointestinal superior (sangrado).
  • Dolor en la parte superior del abdomen.
  • Ictericia .

Si el paciente tiene una hemorragia grave, puede ser extremadamente fatal En el caso de hemobilia menor, el paciente con frecuencia se mantendrá hemodinámicamente estable incluso si hay pérdida de sangre severa aparente.

Diagnóstico de hemobilia

Para hacer un diagnóstico correcto de hemobilia, es importante primero descartar otras causas comunes de hemorragia del tracto gastrointestinal superior. Se realizan pruebas como tomografía computarizada, angiografía y esofagogastroduodenoscopia (EGD) y su combinación. Las investigaciones dependen de la situación clínica del paciente. También debe tenerse en cuenta que la hemobilia puede estar presente incluso después de que hayan pasado muchos días después de la lesión. La colangiografía se realiza si se realiza una CPRE o si hay un acceso percutáneo.

¿Cómo se trata la hemobilia?

En la mayoría de los pacientes, la hemorragia leve de la hemobilia resultante de la instrumentación se resuelve espontáneamente sin ningún tratamiento.

sobre la causa de la hemobilia La anatomía específica debe evaluarse cuidadosamente antes de decidir sobre las opciones de tratamiento, como la angiografía o la cirugía. Si el árbol biliar es accesible a través de un tubo percutáneo, entonces el éxito para la fotocoagulación o electrocoagulación con endoscopia biliar es bueno. A veces, las pruebas preoperatorias pueden ser negativas, y la exploración quirúrgica puede ser la única opción diagnóstica y terapéutica disponible.

Si hay una hemorragia grave, el objetivo del tratamiento es detener la hemorragia y eliminar cualquier obstrucción presente para que se restaure la bilis. fluir. Algunas de las modalidades para lograr esto incluyen la angiografía con embolización, intervención quirúrgica y fotocoagulación o electrocoagulación. Después de una cuidadosa consideración, el médico debe decidir entre la embolización endoscópica y la ligadura quirúrgica de la arteria hepática.

Embolización transarterial (TAE): El método preferido es la embolización transarterial (TAE), ya que tiene menos complicaciones y una alta tasa de éxito. En este procedimiento, hay un cateterismo selectivo de una arteria hepática y luego una oclusión embólica. La cirugía debe realizarse si el TAE no tiene éxito.

Angiografía: También se considera un método eficaz para controlar la fuente del sangrado intrahepático y tiene una tasa de éxito muy alta. Se ha demostrado que la embolización angiográfica es beneficiosa para controlar el sangrado extrahepático incluso si la cirugía ha fallado.

La cirugía es necesaria en los casos en que el paciente tiene sangrado de la mucosa de la vesícula biliar o de los tumores del conducto biliar. Aparte de esto, si el paciente tiene cicatrices de cirugías previas, entonces dificulta la efectividad quirúrgica para tratar la hemobilia. En tales casos, se debe evaluar la anatomía exacta del paciente para detectar hemobilia de regiones extrahepáticas, y si es técnicamente posible y es seguro, se debe considerar la embolización. Sin embargo, la cirugía es muy exitosa para controlar la hemobilia intrahepática. La cirugía también es útil en pacientes que tienen hemobilia como resultado de un traumatismo cerrado en el hígado, donde es necesario el drenaje, el desbridamiento y la ligadura de los vasos. La colocación de drenajes ayuda a reducir la posibilidad de acumulación de bilis.

También se debe considerar la cirugía en los casos en que la causa subyacente de la hemobilia es una afección que también requiere cirugía para repararla, como la colecistitis, la colelitiasis o las neoplasias resecables.

Observación: La ​​observación expectante se realiza para controlar la hemobilia en los casos en que el sangrado ocurre como resultado de una biopsia hepática o colangiografía percutánea; en cuyo caso, la hemorragia cesará espontáneamente.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment