Remedios caseros para la morfea

La morfea es una enfermedad rara de la piel que se sabe afecta a menos de 3 de cada 1 millón de personas. También se conoce como esclerodermia localizada, ya que este tipo es más común que otras variantes, como las formas generalizadas, lineales o panscleróticas. Es más frecuente en mujeres que en hombres y generalmente se encuentra en la parte del tronco del cuerpo que en cualquier otra parte seguida de extremidades y en casos raros de cara. Es causada por la sobreactivación de los fibroblastos responsables del aumento de la producción de colágeno, cuya causa aún no está clara. Esto puede conducir al endurecimiento y engrosamiento de la piel en el área afectada.

Table of Contents

Remedios caseros para la morfea

Desde entonces, la causa de la condición de Morphea es desconocida y se han formulado muchas hipótesis, incluida la autoinmunidad, el traumatismo repetido en el sitio afectado, las infecciones predisponentes, la irradiación y el tratamiento con ciertos medicamentos. Es aconsejable que los pacientes realicen ciertos cambios en el estilo de vida con dieta y ejercicio para evitar todos estos factores desencadenantes que podrían aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad. Tener otra enfermedad autoinmune predispone a una persona a una enfermedad autoinmune adicional, por lo que los pacientes con otra enfermedad autoinmune deben consultar a sus proveedores de atención médica y hacerse una prueba de detección adecuada para cualquier otra afección autoinmune.

Tener una nutrición equilibrada es un buen remedio casero y juega un papel importante en la salud y el bienestar de una persona. Comer alimentos frescos y frutas ha sabido que alivian los síntomas de la enfermedad y también retrasan la progresión. Los cambios incluyen minimizar la ingesta de alimentos de origen animal, junto con la leche y los productos lácteos y consumir una dieta baja en proteínas y alta en carbohidratos. Se sabe que las fuentes de alimentos con altas concentraciones de ácidos grasos omega-3 tienen un efecto benéfico en las afecciones de la piel relacionadas con la morfea, por lo que es recomendable comer fuentes de ácidos grasos omega-3 ricos como los peces y las nueces. Se sabe que los alimentos con fuentes animales consisten en hormonas, ingredientes y toxinas que pueden desequilibrar los niveles hormonales de un individuo y afectar la inmunidad.

El ejercicio regular, como ejercicios aeróbicos, yoga, tai chi o qigong puede ayudar a estabilizar el cuerpo y combatir el estrés. En los casos en que las manos o las piernas están involucradas y limitan el movimiento, los estiramientos pueden ayudar. El estrés es la causa secundaria de aproximadamente el 80% de las enfermedades en el ajetreado estilo de vida actual, por lo que es importante relajar el cuerpo y la mente con técnicas de relajación, con meditación , biorretroalimentación, autohipnosis y otras técnicas que apoyan y promueven la paz interior

Rodearte de personas que te apoyen es necesario, porque esta condición puede afectar a una persona mental y emocionalmente. Es importante compartir sus experiencias y pensamientos con las personas que lo rodean para evitar el estrés emocional y mental. También puede unirse al grupo de apoyo para conectarse con personas que están pasando por el mismo dolor y saber que no está solo en este viaje.

Aunque, la condición es relativamente benigna y no presenta ninguna limitación de salud, excepto para las formas lineales o panscleróticas, que tienen una tendencia a afectar las capas más profundas de la piel, incluidos los músculos y los huesos. Pueden conducir a una deformidad física o limitación de la extremidad cuando se afecta el hueso subyacente. La morfea generalmente se presenta como una lesión asintomática u ovalada, rojiza-púrpura con un centro blanco que retrocede lentamente en 3-5 años, pero deja un área hiperpigmentada y decolorada. También tiende a repetirse en algunos casos.

La mayoría de los pacientes con morfea no buscan tratamiento, ya que esta es una condición asintomática; sin embargo, algunos pueden buscar tratamiento, ya que puede comprometer su aspecto estético o, en las variantes panscleróticas profundas, puede deberse a debilidad física, lo que requiere el manejo de los síntomas.

Las cremas e inyecciones de corticosteroides pueden ser útiles para la inflamación en las etapas tempranas de la afección. El calcipotrieno (derivado de la vitamina D) junto con tacrolimus también se ha encontrado útil en algunos casos. La fototerapia y los agentes inmunomoduladores, como el metotrexato, también se han utilizado para la morfea para reducir la gravedad de los síntomas de las lesiones profundas. Si bien, todas estas opciones de tratamiento se utilizan con éxito variable, no existe una opción de tratamiento específica para curar la afección, solo para limitar los síntomas y la progresión de la enfermedad.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment