Síndrome del compartimiento crónico o síndrome del compartimiento inducido por el ejercicio

El síndrome de compartimiento crónico también se conoce como síndrome compartimental inducido por ejercicio y compartimiento de esfuerzo.

El síndrome compartimental crónico es un raro trastorno neuromuscular inducido por el ejercicio que a menudo produce inflamación, dolor e incapacidad en los músculos afectados de los brazos y piernas.

El síndrome de compartimiento crónico implica microtraumatismo y carga repetitiva, como en la actividad física debido a que también se lo conoce como síndrome compartimental inducido por ejercicio o síndrome de compartimiento de esfuerzo.

Síndrome compartimental crónico o síndrome compartimental inducido por el ejercicio puede afectar nadie. Los atletas que participan en deportes que implican movimientos repetitivos como andar en bicicleta, nadar, correr y caminar rápido se ven afectados con el Síndrome Compartimental Crónico o el Síndrome Compartimental Inducido.
El tratamiento conservador no es útil la mayoría de las veces para tratar el Síndrome del Compartimento Crónico o Síndrome del compartimiento inducido por el ejercicio y, por lo tanto, a menudo se requiere cirugía para tratar la afección.

Epidemiología del síndrome de compartimiento crónico o síndrome compartimental inducido por el ejercicio

Determinar la prevalencia exacta del síndrome de compartimiento crónico o el síndrome del compartimiento inducido por el ejercicio es realmente difícil. Sin embargo, se estima que el síndrome compartimental anterior inducido por el ejercicio es del 14 por ciento en los Estados Unidos.

El síndrome compartimental crónico o el síndrome compartimental inducido por el ejercicio es más común entre los atletas menores de 40 años. Aunque los hombres y las mujeres se ven afectados por igual con el Síndrome Compartimental Crónico o el Síndrome del Compartimiento Inducido por el Ejercicio, pero el Síndrome Compartimental de Esfuerzo Crónico de la parte inferior de la pierna es más común en las mujeres que los hombres.

Causas y factores de riesgo del síndrome de compartimiento crónico o síndrome compartimental inducido por el ejercicio

Las piernas y los brazos consisten en muchos compartimentos de nervios, músculos y vasos sanguíneos. Cada uno de los compartimentos está cubierto por una gruesa capa de tejido conectivo conocida como fascia. La fascia es una capa gruesa inelástica que ayuda a sostener los compartimentos con el fin de mantener los tejidos de cada compartimento para mantenerlos en su lugar.

La contracción muscular repetitiva y el ejercicio presurizan los tejidos presentes en un compartimento en mayor extensión, pero debido a la inexpandabilidad de la fascia no logra expandirse con mayor estrés. La presión desarrollada en los compartimentos musculares, cuando no encuentra salida de liberación, produce compresión de los vasos sanguíneos y nervios. Esto puede comprometer el flujo de sangre debido a que los tejidos adquieren cantidades insuficientes de sangre rica en oxígeno lo que lleva a la isquemia y causa daños a los músculos y los nervios. Este fenómeno es similar a agitar una botella de refresco y dejarla sin abrir la tapa donde se acumula mucha presión en la botella.

El síndrome de compartimiento crónico o el síndrome de compartimiento inducido por el ejercicio a menudo lo sufren individuos que participan en actividades deportivas como como fútbol, ​​tenis, carrera, gimnasia, ciclismo y fútbol.

Signos y Síntomas del Síndrome Compartimental Crónico o Síndrome Compartimental Inducido por el Ejercicio

  • El dolor ardiente y los cólicos se experimentan en la extremidad afectada es uno de los síntomas del Compartimiento Crónico Síndrome o síndrome compartimental inducido por el ejercicio.
  • En general, se afecta la parte inferior de la pierna, sin embargo, el antebrazo, la mano, el muslo y la parte superior del brazo también se ven afectados en algunos casos.
  • La extremidad afectada con compartimiento crónico o compartimento inducido por ejercicio El síndrome también puede volverse rígido.
  • Hormigueo y entumecimiento en la extremidad afectada.
  • Sensación de debilidad en la extremidad afectada.
  • Algunas veces existe hinchazón y bultos también experimentados en el síndrome de compartimiento crónico o síndrome del compartimiento inducido por el ejercicio debido a la hernia muscular.
  • Exacerbación del dolor debido al ejercicio.
  • Descenso del pie en casos severos.
  • Alivio del dolor después de 15 a 20 minutos de descansando la extremidad afectada.

Tratamiento del síndrome de compartimiento crónico o síndrome de compartimiento inducido por el ejercicio

El descanso de las actividades que soportan peso y los movimientos estresantes por lo general ayuda a controlar los síntomas del Síndrome Compartimental Crónico o Síndrome Compartimental Inducido por el Ejercicio. La cirugía se realiza cuando los métodos conservadores no producen resultados satisfactorios en el tratamiento del síndrome del compartimento crónico o del síndrome del compartimiento inducido por el ejercicio.

Se realiza un procedimiento quirúrgico llamado Fasciotomía para liberar la fascia apretada. Este procedimiento se realiza haciendo una incisión sobre la región afectada para cortar el tejido apretado rodeado por el músculo, pero esto puede implicar el riesgo de cortar un nervio pequeño que ayuda a proporcionar sensación en el lado superior del pie. Sin embargo, los cirujanos tienen un buen conocimiento al respecto y pueden identificar y evitar dañar el nervio, pero aún existe un pequeño riesgo de daño a los nervios.

Pruebas para diagnosticar el síndrome de compartimiento crónico o el síndrome de compartimiento inducido por el ejercicio

Se debe realizar una revisión de los antecedentes familiares y un examen físico y subjetivo exhaustivo en busca de síntomas específicos que impliquen el Síndrome Compartimental Crónico o el Síndrome del Compartimiento Inducido por el Ejercicio. El dolor puede hacer que el diagnóstico sea más difícil ya que puede haber muchas razones para ello. Sin embargo, en muchos casos, el diagnóstico puede tomar varias semanas y, a veces, incluso meses. Se descartan otras afecciones comunes, como las fracturas por estrés y las tablillas de la espinilla, antes de llegar al diagnóstico del síndrome del compartimiento crónico o el síndrome del compartimiento inducido por el ejercicio. El examen físico normal generalmente aumenta la dificultad para diagnosticar esta afección.

Prueba de presión del compartimiento: Se usa un examen especial conocido como prueba de presión del compartimiento para diagnosticar el síndrome del compartimento crónico. Esta prueba es una prueba invasiva que implica insertar agujas en los músculos y, por lo tanto, puede ser dolorosa. Por esta razón, la medición de la presión del compartimento se realiza solo después de que las otras pruebas y el historial médico hayan implicado fuertemente la afección.

Otras pruebas para diagnosticar el síndrome de compartimiento crónico o el síndrome de compartimiento inducido por el ejercicio pueden incluir:

  • Tomografía computarizada.
  • Radiografías.
  • Estudios Doppler.
  • Ultrasonido.
  • MRI.
Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment