Arteritis de células gigantes: epidemiología, causas, factores de riesgo, signos, síntomas, tratamiento, diagnóstico, prevención

La arteritis de células gigantes también se conoce como arteritis temporal o arteritis craneal.

Las arterias son tubos flexibles que consisten en paredes elásticas gruesas. Después de abandonar el corazón, la sangre oxigenada pasa a través de la aorta, es decir, la arteria principal del cuerpo. La aorta es la arteria que consiste en pequeñas divisiones de arterias que generalmente ayudan a llevar la sangre a cada parte del cuerpo junto con los órganos internos y el cerebro.

La arteritis de células gigantes es una afección en la que se recubren algunas de estas arterias subdivididas se inflama y produce hinchazón y disminución del flujo sanguíneo. La causa exacta de la inflamación de estas arterias en la arteritis de células gigantes es desconocida, sin embargo, la arteritis de células gigantes generalmente afecta a cualquiera de las arterias medianas y grandes.

Las arterias en la cabeza, específicamente en las sienes, generalmente se ven afectadas con células gigantes arteritis debido a que a veces también se le conoce como arteritis craneal y arteritis temporal.

La arteritis de células gigantes a menudo resulta en dolor en la mandíbula visión doble o borrosa y dolores de cabeza . Las complicaciones más graves de la arteritis de células gigantes son ceguera y apoplejía, sin embargo, el accidente cerebrovascular es una afección menos frecuente en la arteritis de células gigantes.

Tratamiento oportuno del gigante La arteritis celular es crucial para la prevención de la pérdida permanente de la visión y el daño tisular. Un medicamento con corticosteroides no solo ayuda a aliviar los síntomas de la arteritis de células gigantes sino que también previene la pérdida de la visión.

Epidemiología de la Arteritis de Células Gigantes

La arteritis de células gigantes aumenta progresivamente después de los 50 años de edad. La arteritis de células gigantes es muy común en los países del norte de Europa. Las mujeres son tres veces más propensas a la arteritis de células gigantes en comparación con los hombres. Aproximadamente la mitad de las personas que padecen arteritis de células gigantes también tienen polimialgia reumática.

Causas y factores de riesgo de Arteritis de células gigantes

Aunque se desconoce la causa exacta de la arteritis de células gigantes, los factores que generalmente contribuyen a aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad pueden incluir:

  • Edad : la arteritis de células gigantes por lo general afecta a adultos mayores como en 70 años años. La arteritis de células gigantes es muy rara en individuos menores de 50 años.
  • Sexo : Las mujeres son dos veces más propensas a la arteritis de células gigantes en comparación con los hombres.
  • Europeo del norte (especialmente escandinavo) : La arteritis de células gigantes es muy común entre las personas en los países del norte de Europa. Las personas de origen escandinavo específicamente se ven afectadas por la arteritis de células gigantes.
  • Polimialgia reumática : los pacientes que sufren polimialgia reumática tienen dolor y rigidez en los hombros, las caderas y el cuello. Aproximadamente el 15 por ciento de las personas que padecen polimialgia reumática también sufren de arteritis de células gigantes.

Signos y síntomas de la arteritis de células gigantes

En algunos individuos, el comienzo de la arteritis de células gigantes puede aparecer como síntomas similares a la gripe acompañados de dolores musculares y rigidez alrededor de las caderas y los hombros, fatiga y fiebre y dolores de cabeza. Sin embargo, los síntomas de la arteritis de células gigantes pueden incluir:

  • Dolor severo en la cabeza constante y sensibilidad especialmente en la región del templo.
  • Sensación general de malestar.
  • El dolor en la mandíbula también se experimenta al masticar y abrir la boca.
  • Excesivo sudoración.
  • Fiebre.
  • Rigidez y dolor en el cuello.
  • Dolor y rigidez en la parte superior de los brazos.
  • Dolor y rigidez en los hombros.
  • Dolor y rigidez en las caderas.
  • Dolor de cabeza punzante en ambos lados de la cabeza y en la parte posterior de la cabeza.
  • Pérdida de peso.
  • Pérdida del apetito.
  • Dolores musculares.
  • Debilidad.
  • Cansancio excesivo.
  • Doble visión.
  • Visión reducida que produce ceguera en los ojos o en ambos.
  • Visión borrosa.
  • Sensibilidad del cuero cabelludo, sensación de sensibilidad al tocar el cuero cabelludo.

Otros síntomas de la arteritis de células gigantes pueden incluir:

  • Pérdida de la audición.
  • Rigidez de la articulación.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Erupciones en la boca.
  • Encías sangrantes.
  • Dolor facial.

Aproximadamente el 40 por ciento de las personas puede experimentar otros síntomas no específicos como problemas respiratorios (la mayoría de las veces tos seca) o dolor o debilidad a lo largo de varias regiones nerviosas. La parálisis de los músculos oculares es una ocurrencia rara.

Tratamiento para la Arteritis de Célula Gigante

  • El tratamiento de la arteritis de células gigantes se concentra principalmente en reducir el daño tisular que ocurre debido al flujo sanguíneo deficiente.
  • Los corticosteroides orales son la primera línea de medicamentos utilizados para tratar la arteritis de células gigantes. La aspirina también puede prescribirse.
  • Los medicamentos deben continuarse durante uno o dos años, aunque los pacientes pueden comenzar a recuperarse en pocos días. La dosis de corticosteroides debe reducirse gradualmente durante un período de tiempo.
  • También se requieren inmunosupresores en algunos casos.

El uso de corticosteroides por períodos prolongados no solo da como resultado un adelgazamiento de los huesos, sino que también aumenta la posibilidad de fracturas. Las medidas de seguridad para prevenirlas pueden incluir:

  • Dejar de fumar.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol.
  • Tomar vitamina D y calcio adicional.
  • Caminar.
  • Ejercicios con soporte de peso.
  • Hueso periódico prueba de densidad o DEXA para monitorear los huesos.

Diagnóstico de Arteritis de células gigantes

Se realiza un examen físico y subjetivo completo para diagnosticar la arteritis de células gigantes. Signos como sensibilidad y sensibilidad del cuero cabelludo junto con engrosamiento de la arteria en ambos lados o pulso débil o ausencia de pulso en la arteria afectada pueden implicar arteritis de células gigantes.

En la mayoría de los casos, la biopsia y el examen del tejido de la arteria afectada verifican el diagnóstico de arteritis de células gigantes. La biopsia se realiza de forma ambulatoria cuando el paciente está bajo anestesia local.

Otras pruebas para diagnosticar la arteritis de células gigantes pueden incluir:

  • Pruebas de función hepática.
  • Tasa de sedimentación y proteína C-reactiva.
  • Hemoglobina o hematocrito.
  • MRI.
  • Tomografía por emisión de positrones.
  • Ecografía dúplex.

Prevención de la arteritis de células gigantes

El tratamiento oportuno es esencial para prevenir la pérdida permanente de la visión y el daño a otros tejidos. El aumento de la edad, la afección y el tratamiento pueden aumentar el riesgo de ciertas afecciones, como debilidad muscular, osteoporosis presión arterial, sistema inmunitario debilitado.

Se recomienda consultar al médico y planificar un régimen de tratamiento para contrarrestar los posibles efectos secundarios del tratamiento con esteroides. Se debe considerar controlar la densidad ósea, tomar suplementos de vitaminas, calcio y vitamina D.

Además de estos, vale la pena seguir un estilo de vida saludable, que incluye una dieta sana y equilibrada para proporcionar una nutrición adecuada, muchas frutas y verduras frescas, alimentos fibrosos, pescado e ingesta adecuada de agua. Es bueno evitar el alcohol o fumar y limitar la ingesta de sal y azúcar. Mantenga el peso ideal en la medida de lo posible y haga ejercicio regularmente para preservar la salud. Caminar durante al menos 20 a 30 minutos es la forma más segura que ofrece una serie de beneficios para la salud.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment