¿Qué es la artritis purulenta y cómo se trata? | Causas, síntomas de la artritis purulenta

¿Qué es la artritis purulenta?

Purulenta La artritis es una afección patológica en la cual las articulaciones del cuerpo se inflaman como resultado de una infección bacteriana. La artritis purulenta es una afección potencialmente peligrosa, ya que puede ocasionar diversas complicaciones como artrosis articular, contracturas y, en algunos casos, infecciones más graves, que pueden diseminarse a otras partes del cuerpo e incluir abscesos e incluso sepsis, que puede ser potencialmente mortal. condición. Por lo tanto, es prudente tratarlo tan pronto como se diagnostique la afección para prevenir tales complicaciones.

En la mayoría de los casos de artritis purulenta el estafilococo es el agente ofensivo, aunque los neumococos y los estreptococos también pueden causarlo a pesar de que la ocurrencia es bastante escasa. Tanto los niños como los adultos se ven afectados por la artritis purulenta.

¿Qué causa la artritis purulenta?

Como se indicó anteriormente, las bacterias responsables del desarrollo de la artritis purulenta son los estafilococos, los neumococos y los estreptococos. Estas bacterias pueden ingresar a la cavidad articular básicamente de dos maneras: una es directa y la otra es linfogena. La manera directa a través de la cual un individuo puede verse afectado por la artritis purulenta es a través de cualquier trauma directo o lesión en una articulación, una herida abierta o durante un procedimiento quirúrgico. La forma linfogenada de las bacterias que ingresan en la cavidad articular es cuando los microorganismos se extienden por todo el cuerpo, como con linfadenitis, osteomielitis u otras infecciones. Estos patógenos se mezclan en el torrente sanguíneo y se infiltran en el líquido sinovial causando inflamación, que progresa a infección en la cavidad articular que causa Artritis purulenta.

Si un individuo tiene neumonía influenza o gonorrea, entonces hay más probabilidad de que ese individuo tenga artritis purulenta. Las articulaciones más afectadas por la artritis purulenta son las articulaciones de rodilla, cadera y tobillo. La propagación de la infección raramente se ve en niños o recién nacidos con artritis purulenta.
Algunos de los factores de riesgo para desarrollar artritis purulenta son:

  • Deficiencia de elementos esenciales en el cuerpo.
  • Obesidad .
  • Edad avanzada.
  • Atletas jóvenes que son más propensos a lesiones.
  • La composición genética también juega un papel en un individuo que está predispuesto a la artritis purulenta.
  • Las personas con diversos trastornos metabólicos también son propensas a tener artritis purulenta.

¿Cuáles son los síntomas de la artritis purulenta?

La artritis purulenta puede ser aguda o crónica con diversos síntomas. Los síntomas de la forma aguda de artritis purulenta tienen un inicio repentino e incluyen:

  • Hinchazón en el área de la articulación afectada.
  • Sensación de calor en el área de la articulación afectada.
  • Dolor intenso en la articulación afectada .
  • Disminución del rango de movimiento de la articulación.
  • Sensación de debilidad y letargo.
  • Debilidad muscular.
  • Náuseas con o sin vómitos.
  • Hiperemia en el sitio afectado.

Purulento crónico La artritis se desarrolla generalmente después de una lesión en la articulación, como resultado de lo cual la bacteria dañina se infiltra en la articulación que causa la infección. Una vez que se ha establecido la infección, hay inflamación visible del área de la articulación afectada con inflamación. También se observa eritema alrededor del área de la articulación afectada. El individuo percibe el dolor con cualquier tipo de movimiento o actividad con la articulación. Estos síntomas pueden aumentar y disminuir hasta que desaparezca la infección.

¿Cómo se diagnostica la artritis purulenta?

Como se indicó anteriormente, es extremadamente prudente diagnosticar la artritis purulenta temprano, ya que un retraso en el diagnóstico puede demorar el tratamiento. en complicaciones graves, como la diseminación de la infección en el torrente sanguíneo, que ocasiona complicaciones como la sepsis, que puede amenazar la vida o desarrollar afecciones como la osteomielitis.

También debe señalarse que los síntomas que muestra el paciente con artritis purulenta son bastante similares a otras condiciones artríticas también hacen que el diagnóstico sea mucho más difícil.

Para diagnosticar de manera confirmatoria la artritis purulenta, el médico puede ordenar diferentes pruebas de laboratorio para descartar otras afecciones que puedan tener síntomas similares. Además, se puede realizar una artroscopia para observar el estado de las articulaciones y evaluar el grado de daño a la articulación.

Los estudios radiográficos también se pueden realizar en forma de radiografías MRI y tomografías computarizadas para observar la articulación afectada. Todas estas pruebas juntas confirman la presencia de una infección dentro de la cavidad articular que confirma el diagnóstico de artritis purulenta.

¿Cómo se trata la artritis purulenta?

El objetivo principal del tratamiento de la artritis purulenta es eliminar las bacterias que causan la infección, reduciendo la hinchazón e inflamación y la reducción del dolor, y la preservación y restauración de la funcionalidad de la extremidad. El tratamiento de la artritis purulenta es dos veces.

Durante la primera etapa de tratamiento de la misma, se usan antibióticos para eliminar la bacteria causante de la infección. Si la infección es demasiado profunda dentro de la cavidad articular, entonces el antibiótico puede inyectarse directamente en la articulación. Normalmente, este tratamiento comienza después de que se conocen los resultados de los análisis de sangre para que haya información sobre el tipo de bacteria y sobre qué antibiótico es sensible la bacteria. La ampicilina y la meticilina son las drogas de elección para el tratamiento de la artritis purulenta. Además para el control del dolor, se pueden administrar analgésicos en forma de AINE y si no se logra, se puede tratar con esteroides para controlar el dolor y también calmar la inflamación.

Una vez que el dolor y la inflamación disminuye y la infección está bajo control, comienza la segunda etapa del tratamiento de la artritis purulenta. En esta etapa, el exudado que se acumula en la cavidad articular se elimina del cuerpo.

Una vez que la infección comienza a desaparecer, el paciente se deriva a fisioterapia para comenzar los ejercicios para recuperar la fuerza y movilidad de la extremidad afectada. Algunos de los ejercicios que se realizan son masajes, electroforesis y fonoforesis, ejercicios de movilidad para mejorar el rango de movimiento una vez que el individuo recibe tratamiento para la artritis purulenta.

Si no mejora después de las medidas anteriores, puede ser necesaria una cirugía último recurso. La cirugía preferida para tratar la artritis purulenta es la artrotomía, en la cual se elimina todo el pus que se ha acumulado en la articulación, se limpia la cavidad con antisépticos y se inyectan antibióticos para que la infección se elimine completamente y se considere que el individuo está completamente tratado de Artritis purulenta.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment