Dieta y Nutricion

¿Cómo cambia la necesidad dietética a medida que envejecemos?

Muchas cosas cambian a medida que envejecemos. Una de las cosas cruciales que cambia con nuestra edad son nuestras necesidades dietéticas. Hay varias maneras de cómo nuestra necesidad dietética cambia a medida que envejecemos. Lea a continuación y sepa más al respecto.

¿Cómo cambian las necesidades dietéticas a medida que envejecemos?

Cada fase de nuestra vida cambia en nuestros cuerpos; puede ser el metabolismo y la digestión de nuestro cuerpo, nuestro gusto o puede ser cualquier otro cambio en nuestro cuerpo. Por lo tanto, en consecuencia, la dieta y la nutrición que tomamos juegan un papel importante para mantenernos sanos y ser más enérgicos y prevenir las enfermedades de una mejor manera. A continuación estudiaremos más sobre los cambios en la dieta con nuestra edad.

  1. Cambio de necesidad dietética debido a los cambios relacionados con la edad en el metabolismo y la digestión:

    Nuestro cuerpo procesa los alimentos de manera diferente y más lenta a medida que envejecemos. Entonces, cuando continuamos comiendo la misma cantidad de alimentos y los mismos tipos de alimentos que solíamos comer en nuestra juventud, nos ponemos en riesgo de aumentar de peso y alterar nuestro sistema digestivo.

    Entonces, debemos ser más proactivo controlando nuestra ingesta de calorías y asegurándonos de que los alimentos que consumimos sean ricos en valor nutricional.

    • Agregue alimentos ricos en fibra en su plan de comidas. Esto ayudaría a prevenir enfermedades y también a mejorar la digestión.
    • Es esencial beber al menos 1,5 litros de agua, lo que puede ayudar a la digestión y aumentar el metabolismo de nuestro cuerpo.
    • Es bueno tener un buen hábito de tomar pequeñas comidas durante el día, lo que le da a nuestro cuerpo la oportunidad de digerir adecuadamente y usar el combustible que estamos poniendo en nuestro sistema corporal.
  2. Cambio de necesidad dietética debido a los cambios sensoriales relacionados con la edad:

    También hay cambios en nuestros sentidos para el gusto y el olfato a medida que envejecemos. En realidad, los sentidos del gusto y el olfato disminuyen con la edad. Los adultos mayores tienden a perder sensibilidad a los sabores amargos y salados al principio; por lo que podemos inclinarnos a la comida salada más intensamente que antes o durante nuestra fase adulta. Ahora, como los adultos mayores requieren menos sal que los más jóvenes, es esencial encontrar una alternativa al sodio para nuestro cuerpo, que puede contribuir a la presión arterial alta y a muchas otras enfermedades. Por otro lado, los adultos mayores retienen los sentidos de sabor dulce durante mucho tiempo, y esto a su vez puede causar un diente dulce que se consume demasiado en bocadillos azucarados.

    • Es necesario probar aceites saludables como el aceite de oliva, para los alimentos de temporada en lugar de sal.
    • La temporada baja en sodio, como el jugo de limón, el curry y el eneldo, ofrecen nuevos sabores y opciones más saludables a medida que envejecemos.
    • Puede experimentar con nuevas hierbas y especias que se ajusten a su gusto.
    • Puede tomar más alimentos dulces como frutas, ñames, etc. en lugar de agregar más azúcar para la dulzura en las comidas.
    • Pruebe muchos alimentos variados que se adapten a sus gustos. Pruebe nuevas recetas.
    • No cocine demasiado sus alimentos.
  3. Cambios en la hidratación a medida que envejecemos:

    La hidratación es una parte importante de la dieta y la nutrición en todas las fases de nuestra vida; independientemente de nuestra edad. Sin embargo, a medida que envejecemos, puede ser problemático mantener las necesidades de hidratación de nuestro cuerpo. Los adultos mayores pueden reducir su ingesta de agua voluntariamente debido a los viajes adicionales al baño, o pueden no tomar suficiente agua para mantener el cuerpo hidratado.

    La ​​hidratación es muy importante para todos nosotros; especialmente en edades más avanzadas. La deshidratación puede causar confusión aguda o varias infecciones de las vías urinarias; que casi siempre requieren visitas al hospital. Por lo tanto, para combatir la deshidratación, asegúrese de que su dieta y nutrición coincidan con los requerimientos de líquidos de su cuerpo.

    • Es importante que tenga en cuenta que a medida que envejece, beba mucha agua y evita el consumo de alcohol y cafeína, concéntrese en alimentos que son ricos en contenido de agua.
    • Pruebe el pepino.
    • Tome más sandía, uvas y apio.
  4. Las enfermedades relacionadas con la edad y el uso de medicamentos provocan cambios en la dieta:

    A medida que envejecemos, nuestro cuerpo también puede afectar la salud nutricional general. Sufrimos varias enfermedades y comenzamos a tomar medicamentos que pueden tener un impacto en nuestros cambios dietéticos. Problemas dentales, dentaduras postizas flojas o inadecuadas pueden causar una reducción en la ingesta de alimentos y conducir a una pérdida de peso o desnutrición a medida que envejecemos. También puede haber algunos problemas gastrointestinales debido a los medicamentos y los efectos secundarios u otras causas, y puede reducir el apetito, incluso el Alzheimer puede hacer que se olvide de preparar la comida o comer su comida.

    • En todos esos casos, debe estar muy seguro de ver ayuda o tener una conversación honesta con sus seres queridos.
    • Evite alimentos o suplementos que puedan interferir con la efectividad de los medicamentos que está tomando. Consulte a su médico sobre cualquier interacción que pueda surgir.
  5. Las vitaminas no se absorben bien en el cuerpo a medida que envejecemos:

    Cabe señalar que su cuerpo cambia la manera en que absorbe los minerales y las vitaminas de los alimentos que toma a medida que envejece. Esto significa que es posible que no obtenga siempre la ventaja completa de los alimentos que consume a medida que envejece. Por lo tanto, para estar seguro de que todavía está recibiendo una dosis adecuada de vitaminas, eso lo ayuda al menos con los efectos del envejecimiento, como la vitamina D y B12; necesita hablar con su geriatra acerca de comenzar suplementos de vitaminas. La vitamina B12 puede ayudar con un metabolismo lento y naturalmente aumentará la producción de energía.

Conclusión:

Es importante para nosotros estar al tanto de los cambios físicos a cualquier edad. A medida que envejecemos, nuestros requisitos nutricionales o dietéticos evolucionan y debemos hacer ajustes en el tipo de alimentos que tomamos y las formas de tomar nuestros alimentos; para mantenerse más saludable y sentirse más feliz. Los cambios en la dieta son absolutamente una parte natural a medida que envejecemos, por lo que debemos ajustar nuestros requisitos alimentarios en consecuencia y disfrutar de una vida saludable incluso si envejecemos. También tenemos que consultar al médico antes de realizar cualquier cambio en la dieta, que puede brindarnos asesoramiento profesional de acuerdo con nuestra condición médica.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment