Cáncer del conducto biliar: tipos, causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento, complicaciones

El cáncer del conducto biliar también se conoce como adenocarcinoma que crece en el conducto biliar en sí. Los conductos biliares son básicamente un grupo de tubos pequeños y delgados que transportan una forma de líquido llamado bilis desde el hígado y la vesícula hasta el intestino delgado. La bilis ayuda en la digestión de los alimentos.

Anuncio

Las diferentes partes del sistema de conductos biliares se nombran de manera diferente. En el hígado, se les conoce como conductos que transportan la bilis desde el hígado y forman grupos que se llaman conductos. Además, estos conductos se combinan entre sí para formar conductos izquierdo y derecho más grandes. Todos estos conductos dentro del hígado se conocen como conductos biliares intrahepáticos.

Los conductos hepáticos presentes en el lado izquierdo y derecho hacen una salida del hígado para crear los conductos hepáticos comunes en una ubicación particular que se llama hilum. La vesícula biliar es principalmente un órgano que almacena el conducto biliar. El conducto hepático común se une a la vesícula biliar a través de un conducto que se denomina conducto cístico. Esta combinación se llama el conducto biliar común que viaja a través de ciertas partes del páncreas antes de unirse al conducto pancreático que se vacía en la primera sección del páncreas llamada duodeno. El cáncer del conducto biliar puede ocurrir en cualquiera de estas regiones del conducto biliar.

Tipos de cáncer de las vías biliares

El cáncer de las vías biliares se puede clasificar en dos tipos diferentes. Son cánceres de conducto biliar extrahepático y cáncer de conducto biliar intrahepático.

Cáncer de la vía biliar extrahepática:

El cáncer de conducto biliar extrahepático crece desde la capa externa del hígado y se transporta al conducto biliar que está presente en el hígado. La ingesta de demasiado alcohol, hígado graso, obesidad, hepatitis C y cirrosis hepática puede conducir a la aparición de cáncer extrahepático de las vías biliares. Tiene dos categorías en función de la ubicación de su origen. Son:

  • Cáncer del conducto biliar de la región perihiliar: este es el cáncer del conducto biliar más común que comienza en la parte externa del hígado, el área donde los conductos hepáticos derecho e izquierdo se conectan entre sí. También conocida como cáncer de Hilar o tumores de Klatskin, la enfermedad, la mayoría de las veces, comienza a crecer en la región perihiliar del conducto biliar.
  • Cáncer del conducto biliar de la región distal: esta forma crece dentro de los conductos biliares justo debajo del área perihiliar y cerca del intestino delgado. Es un tipo raro que confunde a los cirujanos para identificar si el cáncer se originó en el páncreas o el conducto biliar.

Cánceres del conducto biliar intrahepático:

El cáncer de conducto biliar intrahepático se origina en la parte interna del hígado, donde se conectan numerosos conductos biliares pequeños para constituir el conducto biliar hepático derecho e izquierdo. Solo el 20% de las células malignas comienza en la región intrahepática y, en ocasiones, confunde a los médicos con el cáncer hepatocelular que crece en las células hepáticas.

Síntomas del cáncer de las vías biliares

Ictericia:

La excreción de la bilis se altera cuando se bloquea el conducto. Sin embargo, no es necesario que la bilis esté bloqueada debido a las células cancerosas. Se puede bloquear por otras razones, como la piedra de la vesícula biliar o un tejido cicatricial.

La ictericia es un síntoma muy común y primario para los pacientes con cáncer de las vías biliares. Crea una gran cantidad de bilirrubina en la sangre, lo que hace que la piel y el blanco de los ojos se vuelvan amarillos. La bilirrubina también cambia el color de la orina a un color oscuro y hace que el paso intestinal esté pálido y perturbado.

Anuncio

Debe tenerse en cuenta que la ictericia no solo es un síntoma del cáncer, sino también muchas otras enfermedades. Por lo tanto, el médico debe realizar varias otras pruebas para finalmente diagnosticar el cáncer.

Otros síntomas del cáncer de las vías biliares son:

Anuncio

  • Pérdida de peso sin causa destacada.
  • Fiebre repetida
  • Irritaciones de la piel causadas por la bilis apilada.
  • Pérdida del apetito
  • El dolor abdominal puede no experimentarse en una etapa temprana. Sólo si las células cancerosas se diseminan, el dolor aparece.

Factores de riesgo para el cáncer de las vías biliares

Años:

El 60% de las víctimas del cáncer de las vías biliares son mayores de 65 años. El cáncer de las vías biliares no es una enfermedad muy comúnmente diagnosticada entre los niños o los jóvenes.

Obesidad:

El sobrepeso y la obesidad aumentan las posibilidades de desarrollar células cancerosas de las vías biliares.

Genética:

Un historial familiar de cáncer de vías biliares aumenta el riesgo de cáncer de vías biliares en un paciente. Incluso después de eso, las posibilidades no son muy altas porque esta enfermedad es rara.

Estilo de vida como factor de riesgo para el cáncer de las vías biliares:

La ingesta excesiva de alcohol puede causar cirrosis hepática. Esto aumenta aún más el riesgo de cáncer de vías biliares. Fumar también podría poner en riesgo la causa del cáncer de las vías biliares. Exponerse a ciertos químicos como nitrosaminas, dioxinas, asbestos, bifenilos policlorados (PCB), radón y thorotrast puede aumentar el factor de riesgo de desarrollar células cancerosas en el conducto biliar.

Otras afecciones como factor de riesgo para el cáncer de las vías biliares:

Algunas afecciones, como colitis ulcerosa, cálculos biliares y colangitis esclerosante primaria, causan inflamación de los conductos biliares y cicatrización que podría aumentar el factor de riesgo de cáncer de conducto biliar.

Las enfermedades que se producen en el hígado o en el conducto biliar pueden ser peligrosas para que las células cancerosas se desarrollen. Cualquier enfermedad en estas áreas que no haya sido tratada durante un período prolongado aumenta el factor de riesgo.

Ciertas infecciones parasitarias son la clave de una enfermedad llamada hepática. Esto afecta directamente a la bilis y puede causar cáncer.

Diagnóstico del cáncer de las vías biliares

Cuando aparece la ictericia, el médico sugiere varios exámenes que indican el cáncer. Incluso la historia tiene un papel vital aquí porque el abuso de sustancias como el alcohol y las drogas puede ser la causa del cáncer de las vías biliares. Además, la pérdida de apetito, pérdida de peso, pérdida de energía, sangrado, etc., son los síntomas. La sensibilidad en el cuadrante superior derecho del abdomen también se detecta durante el examen físico.

Se realizan exámenes de sangre para verificar la función del hígado. El médico confirma el diagnóstico con el informe de biopsia obtenido de la muestra de tejido. Siguiendo con esto, se realiza una exploración con USG, MRI y CT para determinar la estructura de la vesícula biliar, los conductos biliares y el tamaño y la ubicación del tumor. La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) se realiza con una cámara de fibra óptica para probar el conducto biliar cuando ingresa al duodeno.

El riesgo de cáncer de conducto biliar depende de su etapa que va de 0 a 4. El estadio 0 de cáncer de conducto biliar indica que no hay tumor, mientras que el estadio 1 de cáncer de conducto biliar sugiere un tumor local que aún no se ha diseminado a otras áreas. La etapa 4 del cáncer del conducto biliar es una afección grave en la que hay un crecimiento significativo en el tumor a nivel local, así como en los ganglios linfáticos y en otras áreas. La respuesta de la etapa crítica a menudo se encuentra en la cirugía. Si la cirugía es exitosa, la tasa de supervivencia es alta.

Tratamiento para el cáncer del conducto biliar

Un paciente con cáncer del conducto biliar puede ser tratado de varias maneras. Los tres tipos estándar son:

Cirugía:

  • El conducto biliar se está eliminando parcialmente si el tumor está solo dentro del conducto biliar.
  • Se extrae una parte del hígado donde se encuentran las células cancerosas, también conocida como hepatectomía parcial.
  • Procedimiento de Whipple en el que se extirpa una parte del estómago y el intestino delgado, el área superior del páncreas y el conducto biliar.

Terapia de radiación:

En la terapia de radiación para el cáncer de las vías biliares, se utilizan altas radiaciones o rayos X para matar las células cancerosas o impedir que crezcan y se propaguen.

Quimioterapia para el cáncer del conducto biliar:

En la quimioterapia para el cáncer de las vías biliares, el medicamento se inyecta directamente en la vena o a través de pastillas. Cuando se inyecta el medicamento, se mezcla con la sangre y trata las células cancerosas de todo el cuerpo. La quimioterapia detiene el crecimiento de las células y evita que se propague a otras partes.

Una quimioterapia sistemática es un tratamiento ofrecido al paciente metastásico o para pacientes cuyo cáncer de conducto biliar es recurrente.

Inserción de stent:

La inserción del stent es una cirugía que ensancha y elimina los bloques en el conducto biliar. Reduce el dolor abdominal, el picor y la piel amarillenta. Un tubo hueco, es decir, se utiliza un stent para mantener el conducto abierto. El tubo o la endoprótesis se inserta a través de la garganta, llamada endoscopia o incisión. A veces, el stent también se bloquea, lo que sugiere un reemplazo del stent.

Se realizan amplias investigaciones y ensayos clínicos en pacientes de todo el mundo para descubrir mejores tratamientos. El cuerpo humano reacciona y responde a diferentes tratamientos de diferentes maneras. Sin embargo, los médicos brindan instrucciones estrictas de seguimiento durante el tratamiento del cáncer, que no deben ignorarse a ningún costo.

Complicaciones en el cáncer del conducto biliar

El bloqueo en el conducto biliar puede contribuir a la infección del sistema biliar. El cáncer podría destruir las células hepáticas que pueden provocar cicatrices y cirrosis hepática y colangitis esclerosante. Estas son señales de riesgo eminentes en pacientes con cáncer de conducto biliar.

Conclusión

Se debe tener especial cuidado para cumplir con el tratamiento aconsejado. Es muy importante no ignorar los síntomas del cáncer de las vías biliares si se observa para que la afección se pueda diagnosticar lo antes posible. Cuanto antes el diagnóstico, mejor es el resultado del tratamiento y la tasa de supervivencia.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment