Cómo ayudar a los niños a lidiar con la ira y las actividades de manejo de la ira infantil

La ira es una reacción a algo que una persona no puede tolerar. La mayoría de los niños se sienten enojados cuando pierden el poder para controlar algo. En lugar de aprender de los rechazos o fracasos, empiezan a enojarse. La ira no solo afecta la situación sino que también afecta a la persona y puede obstaculizar la salud y la vida de una persona a largo plazo. Los padres deben trabajar para ayudar a los niños con enojo. Se pueden implementar muchas actividades efectivas para controlar la ira del niño para ayudar a los niños a manejar su estrés y evitar el enojo.

El manejo de la ira del niño es un proceso que los padres deben seguir para ayudarlos a controlar su enojo. Como resulta ser, los niños pequeños tienen muchas cosas con las que enojarse, incluso si son pequeñas cosas. Sus instintos son difíciles de controlar y necesitas comprometerte o tomar las medidas necesarias para rectificar sus errores.

Ayudando a los niños a sobrellevar la ira

La mayoría de los padres se esfuerzan por comprender qué es exactamente lo que molesta a sus hijos y desean conocer diversas estrategias para analizar y gestionar la situación. Aquí hay algunas maneras en que los padres pueden ayudar a los niños a sobrellevar el enojo.

Conciencia de los sentimientos

Puede parecer obvio para los adultos, pero es posible que los niños no sepan cómo se siente la ira. Los padres pueden ayudarlos haciéndoles saber las formas de reconocer que se sienten enojados y enojados. En primer lugar, se deben explicar a los niños los signos y síntomas de enojarse, como la respiración pesada, el corazón palpitante o el calor. Los padres pueden reconocer la sensación de ira del niño y señalar la emoción diciendo “Veo que estás enojado en este momento”. Esto es necesario para que el niño tome conciencia de los sentimientos. Con el tiempo, con la ayuda requerida, los niños comenzarán a darse cuenta del tipo de situaciones que los enfadan.

Es una buena práctica enseñar ciertos sentimientos a sus hijos, como verbalizar sentimientos de frustración, enojo y decepción. Además, puede enseñarles a sus hijos sobre cómo verbalizar o identificar los sentimientos en lugar de dejarlos salir. Hacer que los niños aprendan sobre los sentimientos de enojo y hablar sobre sentimientos de enojo puede ayudarlos a apreciar mejores formas de expresar emociones en lugar de enojarse.

Modelo apropiado de habilidades de manejo de la ira

Los niños aprenden de los adultos, y se espera que los padres sean buenos modelos, especialmente cuando se trata de problemas de comportamiento y manejo de la ira. A veces los padres no hablan sobre sus sentimientos y frustraciones que suceden. Si los padres tienen problemas para controlar el enojo, se deben tomar las medidas necesarias para adoptar mejores estrategias para enfrentar la ira. Cuando se ayuda a los niños a sobrellevar el enojo, los padres tampoco deben perder la calma.

No es necesario proteger a los niños de los problemas de los adultos y también deben ver cómo maneja sus sentimientos de enojo. Crear oportunidades siempre es una buena sensación para compartir sentimientos apropiados.

  • Indique a los niños que se siente frustrado o decepcionado por su enojo o comportamiento.
  • Asuma la responsabilidad de su mal comportamiento cuando se sienta frustrado frente a su niños. Discúlpate delante de tus hijos diciendo que lo sientes por gritar hoy y que no debes repetir el mismo error otra vez.

Establece Reglas de ira

Algunas familias tienen ciertas reglas de enojo, que especifican qué acciones son aceptables y cuáles no cuando se trata de enojo. Algunas familias son estrictas sobre no levantar la voz o cerrar las puertas, mientras que otras familias tienen reglas diferentes. Puede crear una regla doméstica contra la ira y marcar un castigo con la regla. Ciertas reglas dejan claro a los niños lo que deben hacer cuando se sienten enojados.

Las reglas sobre la ira deben basarse en mejorar el comportamiento de los niños y comportarse respetuosamente el uno con el otro. Los padres tienen que dejar claro a sus hijos que sentirse enojados no les da derecho a hacer nada, ni siquiera herir a nadie o incluso a sí mismos. Los padres deben abordar algunas áreas como la destrucción de la propiedad, los insultos, la agresión física no es aceptable. En cambio, promueva la comunicación justa entre los miembros de la familia y permita que los niños expresen sus sentimientos, incluso sobre la ira.

Actividades de gestión de la ira del niño

Las actividades de manejo de la ira del niño incluyen algunos pasos que pueden tomar los padres cuando los ayudan a sobrellevar el enojo. Dichas actividades pueden ser practicadas por toda la familia, lo que no solo ayuda a controlar la ira, sino que también ayuda a los niños a entender mejor a los miembros de la familia y construir mejores relaciones interpersonales. Los niños pueden lidiar con la ira y tener sentimientos positivos en su mente, cuando se sienten seguros, protegidos y amados por los miembros de su familia. Se necesita cooperación y apoyo para asegurar que los niños crezcan de una manera saludable y positiva, al mismo tiempo que comprendan y aprendan mejores formas de sobrellevar las emociones negativas.

Formas sanas de expresión

Los niños necesitan mejores formas de lidiar con su enojo. En lugar de decirles que eviten la ira, los padres pueden decirles qué hacer cuando se sienten enojados y ayudarlos con ello. Los padres pueden usar algunas palabras especiales como “Time Out” para que los niños aprendan a tomar un descanso en el medio. La disciplina es importante para ayudar a los niños a aprender cuándo necesitan descansar y calmarse.

Las habilidades de afrontamiento ayudan a los niños a crecer y los padres deben probar diferentes estrategias para ver qué les conviene a sus hijos. Muéstreles cómo relajarse realizando otras actividades agradables, como aprender a resolver conflictos pacíficamente. Los padres pueden practicar algunas estrategias de afrontamiento para que los niños disfruten de lo mismo. Por ejemplo, pensar en los problemas y debatir sobre ellos, encontrar diferentes maneras de ver el mismo problema y hacer una lluvia de ideas sobre mejores formas de responder al enunciado del problema. Con esto, los niños pueden aprender que enojarse solo molesta a todos, mientras que hablar y tomar las opiniones de los demás con la mente abierta ayuda a lidiar con la ira.

Consecuencias apropiadas

Hay dos tipos de consecuencias que los padres pueden hacer que sus hijos sigan. Estas son las reglas que deciden las consecuencias o el resultado de cualquier acción. Las consecuencias positivas son extremadamente importantes ya que ayudan a los niños a controlar la ira. Un sistema de recompensa puede ayudar a los niños a obtener un incentivo adicional cada vez que se enojan. Un incentivo adicional puede ayudar a su hijo a usar sus habilidades de manera efectiva para manejar los sentimientos de ira de una manera segura y mejor.

Por otro lado, los padres pueden incluso planificar las consecuencias negativas, ya que también pueden ayudar a controlar la ira en las peores circunstancias o durante excepciones Dependiendo de la edad del niño, las consecuencias se pueden diseñar según los requisitos y, por lo general, es el último recurso para ayudar al niño a sobrellevar el enojo. Los padres pueden pedirle a los niños que cumplan con las reglas o se enfrenten a las consecuencias, que podrían no obtener la recompensa del día o, a veces, incluso quitarles algunos privilegios.

Rutina saludable

Una rutina saludable es imprescindible para los niños. Los cambios en la rutina o no tener una rutina adecuada promueven un comportamiento inesperado, que tiene un impacto negativo en la salud y la vida de un niño. Algunos de estos incluyen un estilo de vida saludable

  • Sueño – Los niños entre las edades de 4 a 12 deben dormir aproximadamente entre 10 y 12 horas debido a la actividad hiper-física involucrada. Esto es extremadamente importante para los niños con el fin de recargarse y también puede ayudar a regular el comportamiento. El sueño adecuado puede ayudar a evitar las emociones negativas, incluida la ira, y también hace que los niños sean más productivos para enfrentar la ira.
  • Dieta – Comer una dieta equilibrada y saludable puede ayudar a su hijo a crecer tanto físicamente como mentalmente. Con un mejor funcionamiento de las neuronas cerebrales, la mayoría de los niños muestran un comportamiento positivo, equilibrado y más tranquilo. Es igualmente importante evitar la comida chatarra, muy condimentada y procesada para promover la salud y hacer frente a la ira.
  • Consumo de agua – El consumo de buena cantidad de agua también puede ayudar a mantener un equilibrio electrolítico y mantiene a los niños bien hidratado Esto puede ayudar a controlar las emociones, haciendo que los niños se concentren más y sean capaces de manejar su estrés de una mejor manera.
  • Ejercicio y Yoga – Ejercicio regular y yoga ayuda a mejorar la sangre circulación, mejorar la fuerza muscular y promover una mejor señalización a través del cerebro. Les da confianza y les ayuda a aliviar su estrés, evitando la ira y otros comportamientos negativos. Las técnicas de respiración profunda también son útiles para practicar, cuando los niños se sienten enojados y hacen frente a la situación.

Structure Better Environment

Crear un buen ambiente es extremadamente importante para los niños. Aprenden de su entorno y brindarles un entorno saludable puede ayudarlos a convertirse en una persona mejor.

  • Inicio – Aquí es donde los niños aprenden más. Es imperativo que el entorno hogareño se cree de tal manera que los niños no aprendan nada incorrecto. Los padres deben hacer un esfuerzo adicional para garantizar que el entorno familiar se establezca de modo que no arruine el hábito del niño, sino que debe promover un buen comportamiento y prácticas saludables de control de la ira.
  • Escuela – Niños aprende la mayoría de sus hábitos de la escuela. También es el lugar correcto donde los comportamientos se pueden detectar y corregir. Un buen maestro puede ayudar a controlar el enojo de cualquier niño y también lo ayuda a cuidarlo. Los padres pueden ayudar comunicándose con los maestros y recibiendo sus comentarios para improvisar sobre él.
  • Ubicación alternativa: Se puede crear un lugar seguro donde los niños puedan liberar su enojo. Algunos padres prefieren que sea el área de césped o el patio de recreo en el hogar, donde los niños pueden desviar su ira hacia los deportes o cualquier juego. Puede ayudarlos a liberar energía negativa y comenzar a aprender de ella. La mayoría de los niños necesitan una dosis diaria de juego libre para evitar y sobrellevar la ira.
  • Actividades extracurriculares – No se puede negar el hecho de que los niños aprenden la mayoría de los hábitos de las actividades extracurriculares. Es bueno que sus hijos participen en juegos deportivos, baile, pintura, dibujo, bicicleta, saltar la cuerda, crear juegos, poemas, escribir una historia o cualquier cosa que pueda ser productiva. Incluso las actividades relacionadas con la música pueden ser realmente útiles para sus hijos. Los padres pueden encontrar el interés de sus hijos y capacitarlos para promover el pensamiento saludable y el buen comportamiento.
  • Obtenga ayuda- Si las cosas no funcionan como se espera, no es una mala idea recurrir a la ayuda profesional de expertos para obtener asesoramiento para sus hijos.

Conclusión

En el caso de ciertos niños, se vuelve difícil controlar la ira en todo momento, pero la ira puede ser un problema grave en los niños, especialmente más adelante, a medida que crecen en sus vidas. Si le preocupa el comportamiento del niño o problemas de gestión, entonces incluso puede buscar ayuda profesional. Una persona capacitada podrá descartar cualquier problema subyacente y también descartar cualquier otro problema mental que pueda requerir un plan de gestión del comportamiento.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment