¿Cómo dejar de comer emocionalmente y recuperar un peso saludable?

¿Qué es el comer emocional?

Si alguna vez deja espacio para comer algo incluso después de que está lleno o cuando se siente mal, entonces probablemente se sorprenda con una situación emocional. La alimentación emocional es utilizar alimentos para que se sienta mejor en lugar de llenar su estómago. Usar comida para recompensar cualquier momento de celebración no es algo malo. Cuando está comiendo para hacer frente a todas las perturbaciones emocionales, podría denominarse alimentación emocional.

Cuando lo primero que piensa es abrir el refrigerador y comer porciones de comida cuando está aburrido, estresado y exhausto es la primera da un paso hacia la alimentación emocional y estarás atorado en un ciclo insalubre sin nunca abordarlo realmente. El hambre emocional nunca lo hará pleno, incluso si come mucho y los sentimientos se activarán incluso si se consumen alimentos con alto contenido calórico. Te haces sufrir y no tendrás la fuerza de voluntad necesaria para combatir cosas o eventos estresantes.

Al complicar los problemas, no podrás controlar tu dieta a pesar de darte cuenta de que no es saludable. También se sentirá impotente y no tendrá la fuerza para controlar los antojos de alimentos, así como los sentimientos.

Ansia emocional por la comida vs. Hambre Físico

El factor principal que debe reconocerse cuando está atrapado en el comer emocionalmente es distinguir entre hambre física y emocional. Puede sonarle más complicado si usa alimentos para manejar los sentimientos. El hambre emocional puede ser influyente. Como resultado, puede confundirse fácilmente con el hambre física. Sin embargo, hay ciertas pistas que lo ayudarán a comprender qué es lo correcto.

  1. El hambre emocional golpea su cuerpo al instante. Este tipo de hambre te golpea en un instante y a menudo se siente urgente y abrumador. El hambre física, por el contrario, viene gradualmente y no exige una satisfacción repentina.
  2. El hambre emocional anhela ciertos alimentos reconfortantes. Cuando el hambre lo golpea físicamente, confiará en cualquier comida saludable como verduras. Pero cuando tiene hambre emocionalmente, a menudo anhela cosas poco saludables como una pizza o tarta de queso, para obtener un alivio o satisfacción instantánea.
  3. El hambre emocional se asocia con hábitos alimenticios aburridos. Antes de realmente darse cuenta de lo que ha consumido, es posible que haya terminado de comer sin disfrutar cada bocado de la comida. Por el contrario, cuando estás comiendo mientras tienes hambre física, en realidad sabes lo que estás comiendo.
  4. El hambre emocional no se calma incluso cuando te sientes lleno. Sigues anhelando comer más y continúas comiendo hasta que estás lleno. El hambre física no exige cosas tales como comer solo satisfactoriamente.
  5. El hambre emocional no se encuentra en el estómago. El hambre emocional es un estado mental que no está asociado con un estómago gruñón o hambre física.
  6. El hambre emocional dirige a la culpa, la vergüenza o el arrepentimiento. Cuando come de manera satisfactoria, es probable que nunca se sienta culpable o avergonzado. Sin embargo, cuando consumes al azar, en el fondo sabes que no comiste por razones nutricionales.

Vínculo entre el estado de ánimo, la comida y el peso

La alimentación emocional a menudo se asocia con emociones negativas como miedo, estrés, ira y aburrimiento. que son el resultado de la soledad. Tanto las molestias como varios eventos estresantes pueden desencadenar emociones negativas e interrumpir los esfuerzos de pérdida de peso. Estos pueden incluso incluir:

  • Lucha de relaciones
  • Estrés en el trabajo
  • Debilidad y cansancio
  • Cuando está desempleado
  • Presión económica
  • Problemas de salud

Aunque hay algunas personas que realmente comen menos cuando están sujetos a varias emociones fuertes, hay algunos que a menudo se atracan en todo momento. De hecho, relacionas tus emociones con los atracones, lo que te priva de pensar en las cosas que realmente estás comiendo.

Los alimentos también alivian la tranquilidad. Cuando estás estresado o guiándote por un conflicto, puedes confiar en la comida reconfortante para deshacerte de pensamientos dolorosos. Cualesquiera que sean las emociones que lo llevan a comer la comida; el resultado siempre será el mismo. Esto también puede conducir a un ciclo de atracones no saludables que puede desencadenar varios otros síntomas en el cerebro. Estas son las etapas posteriores que también pueden ser demasiado difíciles de manejar. Cuando esté triste, comerá en exceso hasta que sienta ganas de hinchazón en la comida que ha consumido.

Consejos para dejar de comer emocionalmente y recuperar peso saludable:

No hay duda de que los desequilibrios emocionales pueden obligarlo a comer mucho, pero con una mente consciente puede superarlo fácilmente y concentrarse en perder algo de peso. Pruebe los siguientes pasos para mantener la cabeza recta y evitar los desequilibrios:

  1. Domestique su estrés concentrándose en ejercicios de relajación mental. Esto puede incluir meditación, yoga o realizar algunas tareas para controlar el nivel de estrés.
  2. Realice un control de la realidad cuando lo necesite. Trate de identificar la verdadera causa de tener hambre, ya sea emocional o física. Si está ansioso por algo de comida, espere a que pase.
  3. Mantenga un diario para anotar las cosas que come cuando tiene hambre o el momento en que anhelaba algo. Esto le ayudará a conectar puntos y controlar su mente la próxima vez que comience a comer.
  4. Únase a un grupo de apoyo para obtener una comprensión completa y obtener una copia de seguridad durante la angustia. Cuando lo necesites, apóyate en amigos y familiares para obtener una solución.
  5. Aprende a distraerte cuando te golpeen con aburrimiento. Mire su película favorita, vaya a un largo viaje con un amigo o dé un paseo mientras habla con su amigo.
  6. Deshágase de todas las tentaciones. Obtenga un control emocional al excusarse de una situación estresante. Cuando esté enojado, posponga las cosas que son tentadoras, como ir de compras hasta que tenga sus emociones bajo control.
  7. Disfrute la ocasión y nunca sea demasiado duro consigo mismo. Si estás en un programa de pérdida de peso, nunca te permitas reducir el consumo de calorías al mínimo. Salga a comer ocasionalmente y coma hasta que esté satisfecho. Si se priva de hacerlo, puede desencadenar los hábitos de alimentación poco saludables.
  8. Consuma bocadillos saludables. En lugar de sumergir la lengua en una olla llena de queso, consuma una comida que tenga un buen sabor y una cantidad suficiente de calorías.
  9. Trate de aprender de las experiencias que ha escrito en su diario. De esta manera, tiendes a ser consciente la próxima vez que te golpea un episodio emocional.

¿Cuándo planificar una visita al médico?

Es necesario probar algunas técnicas de autoayuda antes de acudir a los profesionales para obtener ayuda. Sin embargo, si encuentra que le están haciendo menos bien, confíe en un terapeuta. Una terapia continua es esencial cuando estás aprendiendo a sobrellevar los atracones emocionales. También podría descubrir algo que pueda practicarse a largo plazo para retrasar los eventos emocionales. Sin embargo, esto solo puede ser posible si considera ser parte de cualquier terapia.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment