¿Cómo se cura la hematuria?

El diagnóstico de hematuria se realiza sobre la base de una prueba de orina. Una prueba de orina también ayudará a determinar si tiene una infección del tracto urinario o la presencia de minerales que podrían conducir a cálculos renales. También se requiere una prueba de imagen para encontrar la causa de la hematuria. Su médico también puede recomendar una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Por último, se realiza un examen de cistoscopia para buscar signos de enfermedad en la vejiga y la uretra. También es importante obtener un historial médico completo y su historial familiar, y especialmente cualquier historial de enfermedad renal, problemas de vejiga o trastornos de sangrado.

La hematuria se puede prevenir siguiendo un estilo de vida saludable que incluya mantenerse hidratado al beber al menos 8 vasos de líquido y evitar los cigarrillos que están relacionados con los cánceres del tracto urinario. Si la hematuria está relacionada con el ejercicio y la actividad extenuantes, entonces es beneficioso cambiar a un programa de ejercicios menos intenso. El tratamiento de la hematuria suele depender de su causa. Si está relacionado con el ejercicio, no se requiere ningún tratamiento más que modificar los programas de ejercicio. Las personas que tienen hematuria relacionada con las drogas mejorarán cuando se detenga el medicamento que está causando el problema. Los antibióticos curarán la infección relacionada con la hematuria, mientras que otras causas requerirán un tratamiento mucho más complejo.

Para los cálculos renales, beber mucho líquido es útil para eliminar los cálculos más pequeños donde está indicada la cirugía o la litotricia (donde se rompe el cálculo). El tratamiento para traumas / lesiones incluye su manejo dependiendo de su tipo y gravedad. Los tumores en la vejiga y el riñón se tratan teniendo en cuenta el tipo de cáncer, su propagación, la estadificación, la edad del paciente, su salud general y las preferencias personales. Las opciones de tratamiento incluyen cirugía, quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia que estimulan el sistema inmunológico de una persona para combatir el cáncer.

La glomerulonefritis es tratada con antibióticos y diuréticos que ayudan a aumentar la excreción de orina del cuerpo, medicamentos para controlar la presión arterial alta y cambios en la dieta para reducir la carga de trabajo en los riñones. Si es causada por una infección estreptocócica, entonces los antibióticos son suficientes, sin la necesidad de ningún tratamiento adicional. Si es causada por un trastorno autoinmune como el lupus, generalmente se recetan medicamentos para suprimir el sistema inmunológico. Los trastornos hemorrágicos, como la hemofilia, se tratan con infusiones de factores de coagulación o plasma fresco congelado.

Hematuria Pronóstico

El pronóstico para las personas con hematuria es excelente si está relacionado con el ejercicio, los medicamentos, los cálculos renales, la infección del tracto urinario o la prostatitis. Estas personas se recuperan completamente la mayor parte del tiempo. Si es infeccioso, puede provocar insuficiencia renal en casos graves. Para las personas con tumores de riñón o vejiga, si se diagnostican temprano, se puede curar. Para los trastornos hemorrágicos con nuevos avances en medicamentos, el tratamiento puede alcanzar una vida útil casi normal en estos pacientes.

La hematuria es la presencia de glóbulos rojos en la orina. Puede ser hematuria macroscópica o microscópica. La hematuria macroscópica es cuando una persona puede ver la sangre en su orina y la hematuria microscópica es cuando una persona no puede ver la sangre en su orina, pero puede verse bajo un microscopio. Por lo general, se presenta en personas que tienen agrandamiento de la próstata, tienen cálculos urinarios, toman ciertos medicamentos que incluyen anticoagulantes, aspirina y otros medicamentos para aliviar el dolor y antibióticos. Las personas que realizan actividades extenuantes y hacen ejercicio, las carreras de larga distancia corren el riesgo de desarrollar hematuria. Las personas que tienen una infección bacteriana o viral, como el estreptococo o la hepatitis, tienen antecedentes familiares de enfermedad renal o una enfermedad o afección que afecta a uno o más órganos puede desarrollar hematuria.

Los síntomas de la hematuria incluyen la excreción de orina de color rosado, rojo o marrón. El color varía de persona a persona según la cantidad de células sanguíneas en la orina. En la mayoría de los casos, las personas con hematuria macroscópica no muestran signos ni síntomas. Es posible que tengan dolor en la vejiga o dolor de espalda junto con coágulos de sangre en la orina.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment