Coriorretinopatía serosa central: síntomas, quién está en riesgo, tratamiento, diagnóstico

La coriorretinopatía serosa central es una condición en la que se acumula líquido debajo de la retina del ojo. Esto conduce a una visión distorsionada. Los hombres son más propensos a desarrollar esta condición que las mujeres. Una razón común para desarrollar la coriorretinopatía serosa central es el estrés, aunque también hay muchas otras razones. Esta condición, la mayoría de las veces, se trata en sí misma; sin embargo, hay otras opciones de tratamiento disponibles para los casos crónicos que no se resuelven por sí solos.

La coriorretinopatía serosa central es una condición en la que se acumula líquido debajo de la retina del ojo, lo que lleva a una visión distorsionada. Esta es una condición que a menudo ocurre en los hombres y se relaciona principalmente con el estrés. La fuga de líquido proviene de una capa de tejido debajo de la retina, llamada coroides. Hay otra capa de células llamada epitelio pigmentario de la retina (RPE). Cuando el RPE no funciona como debería, el líquido se acumula debajo del RPE. Como resultado, se forma un pequeño desprendimiento debajo de la retina que hace que la visión se distorsione. Echemos un vistazo a la estructura del ojo para tener una mejor comprensión de esta condición.

Como se muestra en la imagen, la retina está formada por varias capas que incluyen una capa llamada epitelio pigmentario de la retina (RPE) que separa la retina sensorial de la coroides. El RPE previene la entrada de sangre y fluidos de la coroides debajo de la retina.

La coriorretinopatía serosa central o la CSR pueden ocurrir cuando hay una pequeña ruptura en el RPE. El líquido comienza a acumularse debajo de la retina, lo que hace que el área central de la mácula se hinche.

Los síntomas de la coriorretinopatía serosa central

La hinchazón causada por la acumulación de líquido debajo de la retina puede causar visión borrosa, distorsión, puntos ciegos y objetos que aparecen más pequeños de lo que son. También es posible que tenga problemas con la luz brillante y que se pueda reducir la sensibilidad al contraste, que es lo bien que puede ver un objeto desde su fondo. A veces, la hinchazón puede no causar ningún síntoma visual.

Típicamente, un paciente con coriorretinopatía central serosa vendrá con quejas de disminución de la visión central con distorsión también. También pueden tener imágenes posteriores prolongadas donde ven imágenes de color verde o púrpura.

Los síntomas de la coriorretinopatía serosa central pueden incluir:

  • Visión central atenuada, borrosa o distorsionada.
  • Un área oscura en tu visión central.
  • Las líneas rectas pueden aparecer dobladas, torcidas o irregulares en el ojo afectado.
  • Los objetos pueden aparecer más pequeños o más alejados de lo que son.
  • Cuando miras un objeto blanco, puede parecer que tenga un tinte marrón o un color más apagado.

¿Quién está en riesgo de coriorretinopatía serosa central?

Los hombres de 30 a 50 años tienen más probabilidades de desarrollar una coriorretinopatía serosa central que las mujeres. El estrés es un factor de riesgo importante. Las personas con mucho estrés pueden tener más probabilidades de desarrollar una coriorretinopatía serosa central.

Otros factores de riesgo para la coriorretinopatía serosa central son:

  • Personas que usan esteroides por vía oral, a través de una vena o incluso inhaladas.
  • Infección por Helicobacter pylori; Un tipo de bacteria que puede infectar el estómago.
  • Enfermedad autoinmune cuando el cuerpo ataca sus propios tejidos.
  • Alteraciones del sueño como el insomnio, lo que significa tener problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido
  • Comportamiento tipo A que significa comportamiento agresivo y competitivo.
  • Hipertensión
  • Las personas que tienen el síndrome de Cushing naturalmente secretan una alta cortisona y, por lo tanto, corren el riesgo de desarrollar coriorretinopatía serosa central
  • Cuando alguien está bajo estrés, su cuerpo libera un esteroide natural en el torrente sanguíneo llamado cortisol que ayuda a su cuerpo a hacer frente.

Aunque el cortisol es esencial para nuestra salud, los niveles elevados de cortisol a veces pueden causar problemas para nuestro cuerpo. Esto puede incluir la supresión inmunológica (que reduce la capacidad del cuerpo para combatir infecciones) y una mayor fragilidad y permeabilidad de los vasos sanguíneos.

Aunque actualmente se cree que el cortisol está vinculado a la RSE, no se cree que sea el único responsable de la enfermedad y no puede explicar todos los casos de coriorretinopatía serosa central. Sobre todo, la coriorretinopatía serosa central es idiopática.

Diagnóstico De La Retinroiopatía Serosa Central

Los ojos son examinados primero por el oftalmólogo y esto se hace dilatando los ojos con gotas para los ojos. Las gotas para los ojos tardan aproximadamente 30 minutos en funcionar y el efecto de la gota se desvanece en aproximadamente 6 horas. A menudo se requieren pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico de coriorretinopatía serosa central, incluida la angiografía con fluoresceína y / o la tomografía óptica coherente.

El oftalmólogo tomará fotografías especiales de su ojo. Durante la angiografía con fluoresceína, se inyecta un tinte en una vena del brazo. El tinte viaja por todo el cuerpo, incluidos los ojos. Su médico toma fotografías de su ojo cuando el tinte pasa por los vasos sanguíneos de la retina. El tinte naranja mostrará áreas anormales en su ojo. Esto puede ayudar a encontrar áreas con coriorretinopatía serosa central.

La tomografía de coherencia óptica (OCT) también ayuda a su médico a observar la retina. Una máquina escanea la parte posterior del ojo y proporciona imágenes tridimensionales detalladas de la retina. Esto ayuda a medir el grosor de la retina y encontrar inflamación de la retina. Se requerirían gotas para dilatar a la pupila y se le pedirá que se siente frente a la OCT. Se le pide al paciente que permanezca quieto mientras la máquina examina el ojo. El proceso es indoloro y rápido.

Tratamiento de la coriorretinopatía serosa central

La mayoría de los casos de coriorretinopatía serosa central se resuelven en uno o dos meses sin ningún tratamiento. Sin embargo, si se requiere tratamiento, se puede usar láser térmico o terapia fotodinámica. Durante este tiempo, su oftalmólogo lo examinará para ver si el líquido se está yendo. A veces hay una pérdida severa de la visión o la fuga no desaparece. En estos casos, se puede utilizar el tratamiento con láser o la terapia fotodinámica. Estos tratamientos pueden sellar la fuga y restaurar la visión. En el láser térmico convencional, el oftalmólogo aplicaría el láser a la mácula y sellaría la fuga. Este tratamiento no se usaría si la fuga ocurre en la fóvea, que es el área central de la mácula, ya que deja una cicatriz que podría afectar su visión.

La mayoría de las personas con coriorretinopatía serosa central recuperan una buena visión incluso sin tratamiento. Pero la visión puede no ser tan buena como lo era antes de la condición. Alrededor de la mitad de los pacientes que han tenido coriorretinopatía serosa central tendrán que volver. Es importante tener exámenes de seguimiento regulares con su oftalmólogo. Esto se debe a que la acumulación de líquido a largo plazo puede llevar a la pérdida permanente de la visión.

La otra opción de tratamiento para la coriorretinopatía serosa central es la terapia fotodinámica (PDT). La PDT es un tipo de tratamiento con láser que utiliza una combinación de un medicamento sensible a la luz llamado verteporfina (Visudyne) y un láser de baja energía para reducir la fuga. Es poco probable que esta forma de tratamiento dañe la fóvea central y el tejido circundante. Algunas consideraciones incluyen:

  • El tratamiento para la coriorretinopatía serosa central solo debe considerarse después de 4 a 6 meses del diagnóstico inicial.
  • Si el paciente experimenta recurrencia de coriorretinopatía serosa central, el tratamiento puede considerarse antes.

El tratamiento con láser no se administra para la coriorretinopatía serosa central si el líquido se está filtrando demasiado cerca del centro de la mácula porque podría causar más daño que beneficio. Otras posibles opciones de tratamiento para la coriorretinopatía serosa central que se pueden considerar en el futuro son la medicación con factor de crecimiento endotelial antivascular (Anti VEGF), medicamentos antiinflamatorios y medicamentos antiesteroides. Siempre es mejor hablar sobre su condición con su oftalmólogo, ya que él o ella es la mejor persona para aconsejarle sobre las opciones de tratamiento adecuadas para su situación.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment